DESCENTRALIZACIÓN Y REGIONALIZACIÓN EN LA ACTUALIDAD

Tomás Austin Millán,

 Sociólogo, Antropólogo Social.

Trabajo originalmente escrito en 1991, 

pero que aun resulta esclarecedor para los que recién llegan 

a las Teorías de la Planificación Social.


Cinco tesis sobre la Descentralización, la Regionalización y el Desarrollo Local.

1. Hasta el presente podemos identificar dos paradigmas de regionalización:
  • el tradicional, antiguo, funcional al Estado centralizado.
  • el moderno y actual, funcional al NOEM y la tecnología electrónica e informática.

2. El nuevo paradigma del desarrollo regional surge de la necesidad de descentralización del Estado como respuesta a las necesidades del NOEM.

3. Hoy se nos presentan dos corrientes descentralizadoras:

  • la del Proyecto Neoliberal. y

  • el proyecto de regionalización democratizaste.

4. La regionalización es el "tratamiento" a que deben someterse las regiones del país para hacer efectiva la política de descentralización ya sea en el modelo neoliberal o en el modelo democratizaste.

5. El Desarrollo Local es el esfuerzo por el cual las diversas unidades administrativas y socioculturales (localidades) de una región se adaptan para desarrollarse a partir de una política regionalizante globalizadora.

 


¿Por qué estos temas son importantes hoy?

20 años atrás el desarrollo del país era entendido como un esfuerzo sostenido, racional y planificado centralmente desde un ministerio creado exprofeso para esa tarea nacional. Todo el país era objeto de la planificación, la que se llevaba a cabo desde el centro hacia las periferias a través de los Ministerios envueltos y sus Servicios Nacionales. El Plan de Viviendas era manejado integralmente por el Ministerio respectivo, que actuaba a través de sus oficinas regionales; el de industrialización, a través de CORFO y otros Servicios, etc.

El desarrollo regional era entendido como una excepción y sólo por la importancia estratégico económica de determinado centro urbano regional, densidad de habitantes, estrategia de polos de desarrollo etc, como el Plan de Desarrollo del Bío Bío, etc. (en el fondo, léase: Concepción)

Sin embargo los cambios en comunicaciones, transportes, abaratamiento del costo de producción, embarque del comercio al exterior, la mayor concentración urbana y el crecimiento del número de profesionales, y fundamentalmente las necesidades de inserción en el nuevo modelo de economía transnacional han dado nuevo impulso e importancia a las (sub)regiones nacionales.

Tres causas claves de la descentralización

La descentralización surge como una necesidad moderna que viene a sentirse como tal recién a partir de la segunda mitad de este siglo. En cambio el centralismo y la homogenización de la cultura fueron elementos importantes del desarrollo de nuestros países, desde que lograron su independencia de España. A decir verdad, ninguna persona culta y con intereses en la política y la administración habría concebido propuestas descentralizadoras o que reconocieran y alimentaran la legitimidad de elementos heterogéneos de la cultura y la vida nacional, por ejemplo a comienzos des este siglo o durante las décadas de los años 30 y 40.

Hoy en día, sin embargo, una descentralización eficiente y operante es una aspiración bastante corriente en la mayoría de los países de América Latina.

La demanda por la descentralización en el mundo, se origina en tres factores combinados:

  1. Las necesidades del Nuevo Orden Económico Mundial (NOEM)
  2. el desarrollo de la tecnología en las áreas de comunicaciones e informática, y
  3. una nueva concepción ética y moral que acepta la heterogeneidad social.

A) El Nuevo Orden Económico Mundial.

Al respecto Boisier dice que la "oferta descentralista" corresponde a "la fase actual del desarrollo del sistema productivo y la tecnología mundial"(1), agregando que, "la reestructuración del orden económico, a través de la apelación intensiva a las nuevas tecnologías y la internacionalización de las operaciones del capital a escala universal, corre paralela al proceso de pérdida de confianza y funcionalidad del Estado, tanto en su papel de productor de bienes y servicios, como de agente que posibilita la reproducción del sistema económico.(2)

Así, este estado de ajuste de la economía mundial conduce necesariamente hacia la descentralización del Estado. "El Nuevo Orden económico, parece estar caracterizado, de una parte, por la coexistencia de una alta concentración de la propiedad y el poder económico en un número reducido de empresas gigantes y un modelo de extremada descentralización en la producción (la economía difusa), en el cual la fricción del espacio está dejando de ser un obstáculo para la acumulación. En este sentido, el contrato social, característico del Estado de Bienestar, pierde toda justificación y utilidad. Asimismo, la reducción de las barreras proteccionistas, el debilitamiento de los estados nacionales es explicable tanto desde la lógica de las exigencias de la propia acumulación, como desde la consecuente lógica del Estado capitalista en un periodo de crisis".(3)

Al respecto cabe agregar que el concepto de economía difusa indica que los capitales no sólo pueden estar dispersos en un amplio rango de países del mundo, sino que dentro de éstos, tanto el capital transnacional como nacional, tendrán fuertes intereses e inversiones puestos en numerosos puntos periféricos de un país, haciendo que esa periferia sea un punto importante para la resolución de problemas del capital, cobrando importancia la región periférica, a la par con la capital o centro nacional

B) Desarrollo de la tecnología en las áreas de comunicaciones e informática.

La rapidez de las comunicaciones y la cantidad de información que ésta puede portar es un elemento importantísimo de la vida de hoy, sólo piénsese en la posibilidad común de conectar dos computadoras que están a miles de Km. de distancia unos de otros, o bien, de la gran cantidad de aparatos que poseen microcomputadores en su interior (tales como las máquinas fotográficas modernas, sistemas de faxcimil, fotocopiadoras, etc.), para su funcionamiento normal. Es esta instantaneidad de las comunicaciones junto con la información cuantitativa, lo que permite que el mundo capitalista y cultural, pueda tomar determinaciones desde centros de decisiones sumamente alejados de sus periferias.

Un empresario de cualquier parte de Chile o del mundo está en posesión inmediata de información que puede afectar a su empresa o sucursal, pudiendo requerirse que las autoridades locales tengan que tomar determinaciones administrativas prontas o inmediatas, sin que sea racional o apropiado esperar a la consulta al centro nacional o al poder central, salvo en casos mayores

Por otro lado, si el centro tiende a conservar todo el poder de decisión, se ve rápidamente invadido de mensajes de todas partes de su periferia para que tome resoluciones -en muchos casos con presión colectiva- debido a la mayor facilidad de comunicación de hoy, de manera que alguna forma de descentralización pasa a ser una necesidad en vez de una dádiva del poder central.(4) Al respecto se ha dicho que la revolución tecnológica informacional requiere de un Estado y una sociedad de carácter abierto, en los cuales la información de todo tipo pueda circular libremente. Es decir, convierte en no funcionales los modelos estatistas burocrático y centralizador(5).

C) Nuevas concepciones éticas y morales ante lo heterogéneo.

El centralismo homogeneizante del pasado ha dado paso a una actitud opuesta, usualmente asociado a lo moderno o post-moderno. La década de los años 60, por ponerle un tiempo aproximado, nos trajo de golpe al mundo de los disímil, de lo heterogéneo, en la música, los estilos de vestir y de vivir, el homosexualismo y el SIDA; la amplia aceptación de la separación y el divorcio, la aceptación de una estética pública alrededor de lo sexual ("sexo de consumo", o "la erotización del ambiente") que se manifiesta en diarios, revistas, cine, TV y la música latina. Se ha aprendido lenta y dolorosamente a aceptar lo disímil, de manera que las inclinaciones individuales, gustos y tendencias deben ser moralmente respetados como parte de los Derechos Humanos mismos. Por ejemplo, hoy se aprecia como un lujo o un regalo de lo regional a la vida más simple y en contacto con la naturaleza que se vive en las regiones del país, lo mismo que la aceptación de las heterogéneas costumbres culturales y folclóricas de los distintos lugares del país, en cambio en el pasado, la vida en provincias (lo provinciano como sinónimo de bucólico, atrasado, hasta despreciable) era francamente minusvalorada en favor del modernismo ultra urbano de la capital.

Aun a riesgo de pecar por exceso de argumentos, vale la pena incluir a Jordi Borja, quien se pregunta ¿Qué tendencias empujan hoy hacia la descentralización?, , , encontrando la respuesta en los siguientes factores:

  1. Crisis de representación política del Estado moderno, en que, la creciente complejidad y diversidad de funciones y la incorporación como sujeto activo del Estado democrático, de la gran mayoría de los grupos sociales, ha dado lugar a que los mecanismos tradicionales de representación política se conviertan en cauces estrechos e insatisfactorios.
  2. Las grandes administraciones públicas han sido modernamente objeto de una fuerte crítica de su carácter tecnocrático.
  3. La existencia de desigualdades (renta, equipamiento, etc.) que se manifiesta en forma de desequilibrios territoriales (debido a la especialización funcional y a la segregación social en el espacio) a dado lugar a fuertes reivindicaciones de poder local o regional para llevar a cabo políticas de reequilibrio que tienden a igualar las condiciones de vida de las distintas áreas territoriales. La descentralización en este caso viene empujada desde aquellas zonas y por aquellos grupos que consideran que solo obteniendo cuotas de poder en su territorio podrán impulsar su recuperación económica y social.
  4. En las dos últimas décadas, a medida que las nuevas tecnologías (sobre todo los medios de comunicación social) uniformizaban la difusión de productos culturales y de pautas de comportamiento, se ha ido produciendo una reacción -complementaria más que antagónica- favorable a la recuperación o construcción de las entidades locales, desde los signos y símbolos hasta las formas de vida comunitaria. (...)
  5. La crisis económica, a su manera, ha acentuado las tendencias descentralizadoras. Los corporatismos (sociales y territoriales) y la fragmentación social requieren un representante y un interlocutor estatal próximo y diversificado.(6)

Como comentario, habría que decir que, independientemente de los argumentos sobre eficiencia, demografía, funcionalidad y democratización, el factor más poderoso que hace presión por la descentralización es el económico.

Los poderes económicos nacionales requieren desarrollar agilidad y rapidez en su gestión si quieren convertirse en empresas dinámicas y competitivas -por necesidad, desde el mismo lugar de producción- para competir eficientemente en el mercado internacional. Hoy la ubicación de las oficinas centrales de la empresa el lado mismo del lugar de producción no es un lujo o una excentricidad como habría sido en el pasado, sino una necesidad de la eficiencia y rapidez comercial. Así la imagen del productor agropecuario que acuerda el negocio con sus compradores, desde sus oficinas instaladas en el mismo lugar de producción, por teléfono o fax, mientras está al tanto de la producción y de los envíos al puerto, es hoy una necesidad de las operaciones (hechas posible por la tecnotrónica y la informática). En esas condiciones, oficinas centrales en la capital no pasan de ser un lujo inútil, pero en el pasado habría sido una necesidad imperiosa para resolver "in situ" las demandas y permisos de la burocracia centralizada del Estado. Así ocurre hoy en todas las áreas de la producción y el comercio.

Visto así, los demás argumentos resultan en una contribución, que aunque importantes, no son las presiones fundamentales para la descentralización del Estado.

¿Qué entendemos por Región?

Habiendo dejado en claro que la regionalización es la estrategia y la política con que se va a llevar a cabo la descentralización, es necesario precisar el termino región.

la palabra región evoca un área geográfica determinada, periférica o lejana al centro nacional y delimitada en sí misma.

Los criterios que permiten diferenciar una región de otra son variables y su elección depende del poder que lleva a cabo la tarea de regionalizar. Estos criterios pueden ser de carácter geopolíticos, morfogeográficos, étnicos, económicos, o bien, una combinación de ellos.

Originalmente el concepto de región se refería al socio espacio y su identidad cultural, para incluir, más tarde al sistema de relaciones sociales internas.

Ya en 1971, M. Meot, había definido la región como "...porción del espacio nacional que presenta relaciones de diversa índole, socio económicas y socioculturales, con ciertas características de coherencia y una determinada identidad"(7)

Sin embargo, hoy la definición de región tiene una connotación más directa en cuanto a la relación del socio espacio con su ligazón comercial industrial en el contexto de la economía internacional, punto que será extendido más adelante. Frente a ello Boisier se extiende en su definición, para ligarla al presente. "Una región es hoy día una estructura compleja e interactiva y de múltiples límites, en la cual el contenido define al contenedor (límites, tamaño y otros atributos geográficos). Una región es hoy una y múltiple simultáneamente, puesto que superada la noción de contigüidad, cualquier región conforma alianzas tácticas para el logro de objetivos determinados y por plazos igualmente determinados con otras regiones, a fin de posicionarse mejor en el contexto internacional"(8)

Por su parte Jordi Borja agrega, "no se trata de idealizar el territorio, pero sí de constatar que hay unidades naturales forjadas por la historia y la geografía que tiene una entidad socio cultural, un patrimonio y un signo de identidad de la población"(9)

Boisier Agrega, "...una región constituye un conjunto de sistemas (social, económico, ecológico, étnico, político, etc.) infinitamente más complejo que el país"(10)

En resumen, en la definición de región, domina la idea de conjunto que reúne ciertas condiciones socio culturales y económicas, ubicado sobre un territorio, que se estructura como sistema.

Elementos que se incorporan a partir de las definiciones anteriores.

  1. Espacio geográfico.

  2. Una comunidad humana implicando,

  3. Una historia Regional,

  4. Una identidad cultural formada o en formación, y
  5. Un conjunto de actividades económicas.
  6. Finalmente, la idea de sistema estructurante de los factores mencionados, que le proporcionan coherencia a la interacción de los mismos.

?Qué sentido tiene la regionalización hoy día?

Hasta el presente podemos identificar dos paradigmas de regionalización:

  1. El paradigma original de la planificación, funcional al estado centralizado y limitado a la Planificación Regional de espacios escogidos dentro de un país.
  2. El moderno y actual, funcional al NOEM y la tecnología electrónica e informatizada.

El paradigma original surgió como una respuesta del Estado para desarrollar ciertas áreas geográficas densamente pobladas que presentaban ciertas ventajas, producto de su ubicación, puertos naturales estratégicos para la economía, áreas de alta productividad económica, de necesidades apremiantes por pauperismo progresivo, o por haber sido destruidas por la guerra.

A lo largo de las décadas se ensayaron diversas alternativas estratégicas de desarrollo regional: el desarrollo de cuencas hidrográficas, de polos de crecimiento, desarrollo rural integrado, etc.(11)

La característica de este modelo radicaba en constituirse sólo en programa para el desarrollo económico de la región geográfica objetivo, manteniendo -o fortificando- el estilo centralista de la administración y gestión del Estado.

En cambio el paradigma moderno, actual, presupone un completo cambio de actitud frente a la gestión, administración y en la política frente al Estado, incluyendo por lo tanto cambios en las esferas cultural, social y política.

El nuevo paradigma apunta a conceder cierto nivel de autonomía en la gestión o en la administración, dependiendo, en su naturaleza, de las concepciones que se tengan tanto como de la capacidad y voluntad política imperante en el país que esta aplicando políticas regionalizantes.

A lo anterior se agrega que todo el país, subdividido en regiones, es sujeto de la política de regionalización, a diferencia del modelo anterior, donde, como ya se indicó, sólo algunas áreas geográficas del país son objeto de políticas de desarrollo regional.

Lo central en el cambio de modelo de desarrollo regional ha sido, como es de notar, la actitud frente a la participación del Estado en la vida regional, reconociéndose que el estado debe dar paso a una mayor autonomía de las regiones en la toma de decisiones respecto de las materias y actividades que le atañen, con evidente pérdida del Estado y de los grupos de poder político que lo controlan, del poder de decisión absoluto sobre la marcha total del contexto geográfico nacional y sus (sub)regiones.

ESTADO CENTRAL

AMBIENTE REGIONAL

Autonomía

_________________

Poder político

Crecimiento económico

Competencia administrativa

Fortalecimiento de la Identidad Regional

"En otras palabras, mientras el Estado tradicional y centralizado se hace cada vez más lento y estático, para la administración del territorio nacional, el aspecto más importante de las aglomeraciones industriales, de los racimos industriales y de los basamentos económicos, es que ellos son dinámicos y no estáticos"(12)

Tres ejes de análisis para considerar la descentralización

Según Coraggio, el tema de la descentralización del Estado se debe analizar a partir de tres ejes de análisis:

  1. El eje Administrativo. Relativo a las "autonomías" (regionales) mediante el traspaso de funciones, recursos, competencias, etc. (Usualmente en manos del Estado, que las usa y esgrime en nombre de la "eficiencia"), presuntamente disminuida por una centralización excesiva que aleja a los que toman las decisiones de los ambientes y sujetos afectados por tales decisiones.
  2. El eje Económico. Que consiste en una privatización que consiste en traspasar recursos y partes completas del aparato estatal (empresas) a la iniciativa privada, por ser ésta mejor motivadora y orientador de la gestión, que el interés público o general (es decir, el Estado). Asimismo, se propugna que las leyes naturales del mercado, la competencia, la acumulación, etc. operan mejor como mecanismos de (auto) regulación, que la regulación arbitraria "externa" del Estado, que en su función de arbitro o mentor del proceso nacional ha multiplicado intervenciones, leyes y regulaciones en una maraña que se vuelto inmanejable.
  3. El eje Político. Que consiste en la reforma de los mecanismos de decisión política que predomina en la sociedad, y sobre todo, de la devolución a la sociedad de parte del poder político alienado al Estado.

En este eje se asocian las habilidades de la democracia con el ámbito territorial: así, lo local es más democrático porque el encuentro cara a cara de representantes y representados permite el control de sus actos, mientras que lo nacional es inalcanzable para la participación , a la vez que profundiza la separación entre gobernantes y gobernados

Modelos alternativos del paradigma de la descentralización - regionalización

Según puede apreciarse en la literatura actual, y como ya se ha anunciado, existen dos modelos de descentralización modernizante.

1. El proyecto neoliberal.

Sus agentes más visibles serían el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y directamente diversas instancias de la Administración y agencias de ayuda de los Estados Unidos de Norteamérica. Su fuerza radica en el acondicionamiento de créditos, ayudas internacionales y el chantaje abierto por la deuda externa. Aquí la idea de descentralización puede equipararse a desestatización, contribuyendo a ese otro fenómeno, encubierto pero que acompaña al proyecto descentralizador como su sombra: la concentración del poder económico a escala mundial, y que implica abrir las economías nacionales y regionales al juego de la competencia internacionales, permitiéndole abrir sus mercados (y abaratar costos y materiales al implementarse).

2. El proyecto de descentralización democratizante.

Enfatiza el eje político de la descentralización en aquellos aspectos que significan una ampliación de la practica democrática, al dar una participación efectiva a los actores sociales en la marcha, administración o gestión de la región.

Para ello se busca: "...impulsar sin ambigüedades la participación extendida de la población en la discusión y resolución de los problemas nacionales sectoriales y regionales," como encuentro entre el conocimiento técnico, el interés privado y las necesidades directas de los ciudadanos.

* "Dar impulso a proyectos políticos regionales, asociados al resurgimiento del municipio y a la redemocratización de la sociedad latinoamericana"(13)

Donde:

  1. La región decide qué produce y qué vende
  2. Desarrollando su propio banco de proyectos y fuentes de financiamiento,
  3. Evaluando sus propias necesidades y potenciales para el uso de sus recursos humanos y de empleo (capacitación de mano de obra, orientación de profesiones, etc.)
  4. Desarrollo de imagen corporativa (implica identidad y visión de lo que la región ofrece al comercio internacional como un cuerpo bien organizado)

Coraggio agrega "despertar el sentido de la descentralización "incorporando la dimensión de autogestión a escalas que permitan mantener una adecuada visión y práctica respecto del todo, como empresas de cogestión Estado, Municipios, empresas privadas con trabajadores, etc.(14)

 ¿De qué forma el tema de la Descentralización se convierte en el tema de la Regionalización?

La Descentralización transfiere la importancia de la gestión originalmente en manos del Estado centralizado y centralizador, hacia las gestión regional.

En su versión primera, la descentralización del modelo neo liberal, el proceso de regionalización se desarrolla debido a la necesidad de realzar y potencializar el rol económico de los espacios geográficos, como estrategia de desarrollo e incorporación de estos espacios al mercado mundial, considerando a la regionalización como un camino para descentralizar el Estado. El modelo democratizador, por su parte, le agrega a la región un mayor papel en el desarrollo de una práctica de participación ciudadana en la gestión regional, de manera que se consolide y desarrolle la democracia; para que se desarrolle una fuerte identidad regional que contribuya con su impulso a para que se promuevan con mas eficacia medida de equidad lo mismo que soluciones más eficaces a las injusticias sociales.

El mismo criterio supone y propone que los actores sociales regionales deben mantenerse bien informados de las medidas que los agentes especializados de la región están decidiendo; que tienen la capacidad y conocimientos adecuados para comprenderlos, y que existen canales adecuados para que esos actores tomen parte activa en la toma de decisiones sobre materias que los involucran en la gestión de la región.

Al tomar en cuenta estos últimos antecedentes de la regionalización, salta a la vista que el modelo descentralizador democratizante requiere de un esfuerzo de "construcción" de la cultura participativa regional. Ese esfuerzo constructivo regional debe traducirse o convertirse en una estrategia "tanto de pensamiento como de acción"(15), que implique pasos para acercarse al modelo ideal (que además, recuérdese, implica un eje económico y otro administrativo). Tal estrategia naturalmente, debe apuntar a orientar una serie de medidas que implican cambios económicos, sociales, culturales y políticos, que acerquen a la región al modelo que se estima es el más deseable.

Elementos de una propuesta de política de regionalización.

Uno de los analistas que más ha contribuido en presentar una estrategia para la regionalización del país es Sergio Boisier. La obra de Boisier es extensa y no corresponde verla en su totalidad en este curso introductorio, pero a través de ella podemos apreciar elementos básicos que deben tenerse en cuenta para comprender la estrategia del desarrollo regional democratizante.

Estos serían:

  1. Una clara comprensión del rol de la regionalización en el proceso descentralizador que estamos viviendo.
  2. El alcance y rol que debe tener la planificación en este proceso de regionalización. Reconociéndose que si bien "está de moda hablar de crisis de la planificación ésta es posible en el alcance medio de las regiones, donde   probablemente un enfoque de 

  3. carácter sistémico, esto es, que privilegie la complejidad organizada de la región, así como la interacción entre sus elementos constitutivos, sea de mayor utilidad que los tradicionales análisis sectoriales.

  4. Boisier agrega que alcanzar un estado de desarrollo para la región exige elaborar un proyecto político para ésta, no solo una estrategia tal como usualmente se entiende este concepto.(16)

  5. Aunque no está explícitamente dicho, el trabajo de Boisier plantea la necesidad de buscar, como antecedente diagnóstico, el conocimiento profundo de las bases o fundamentos de la sociedad regional y de su cultura, tanto en el sentido diacrónico, (histórico), como sincrónico (conocimiento amplio y profundo del estado actual de la región).
  6. Reconocer el factor activo representado por los temores y posibles frenos que pueda ejercer el centralismo en el desarrollo del proceso regional, en lo político, tanto como en lo administrativo (autodefenza de los aparatos de poder establecidos). Al mismo tiempo que se debe estar atento a los frenos que en puedan ejercer sectores de poder de la región misma, que por temor a no resistir el cambio traten de minimizarlo o volcarlo a su favor.
  7. El factor decisivo es la construcción de una identidad regional sólida, que agregue impulso al esfuerzo regionalizador, junto con la formación de un conjunto de Actores Sociales que contribuyan a hacer efectiva la participación, impulsen el desarrollo regional y se constituyan en salvaguarda de sus propios intereses regionales cuando éstos se vean amenazados.

NOTAS

  1. Sergio Boisier, La construcción social de las regiones, en DESARROLLO REGIONAL: TAREA NACIONAL, Universidad de La Frontera, Temuco, 1989, pág.36.
  2. Boisier, op. cit. pág.37
  3. Boisier, id.
  4. Jordi Borja, en Dimensiones teóricas, problemas y perspectivas de la descentralización del Estado, en DESCENTRALIZACIÓN DEL ESTADO, MOVIMIENTO SOCIAL Y GESTIÓN LOCAL, FLACSO, Santiago, 1987.
  5. En materia de los cambios mundiales que está provocando la tecnología moderna, Ver la trilogía de Alvin Toffler: EL SHOCK DEL FUTURO, LA TERCERA OLA y EL CAMBIO DEL PODER.(1991).
  6. J. Borja, Id. Nota 3.
  7. Méot, Henri, 1971, El Concepto de Región, Santiago, CEPAL-ILPES, 1971.
  8. Sergio Boisier, La Construcción (democrática) de las regiones en Chile: una tarea colectiva. Documento, ¿1990?
  9. Jordi Borja, 1987, Dimensiones teóricas, problemas y perspectivas de la descentralización del Estado, en DESCENTRALIZACIÓN DEL ESTADO, MOVIMIENTOS SOCIALES Y GESTIÓN LOCAL, FLACSO, Santiago, pág. 36.
  10. ID, op. cit.
  11. Ver, Carlos A. de Mattos, Paradigmas, modelos y estrategias en la práctica Latinoamericana de planificación regional, en PENSAMIENTO IBEROAMERICANO Nº10, Julio-Diciembre 1986. (Fotocopia en biblioteca).
  12. Sergio Boisier, REVISTA PARAGUAYA DE SOCIOLOGÍA, Nº82, 1971, La gestión de las regiones en el nuevo orden internacional: cuasi-estados y cuasi-empresas, pág. 10.
  13. Boisier, Revista Paraguaya 1991:14

  14. Coraggio 1991:70

  15. Boisier, La construcción (democrática) de las regiones en Chile: Una tarea colectiva. ILPES, Documento 90-8-1264.

    16.  Lo cual implica comprender y conocer qué es un proyecto político en la planificación (regional) y qué es una estrategia  de planificación. Sobre El proyecto político de Boisier, ver Dcto. 90-81264, pág. 3.