5. CONCEPTO DE PARADIGMA

 

5. Concepto de Paradigma

En innumerables ocasiones los científicos han intentado comprender la forma en que se gestan algunos procesos o se presentan  diversas realidades. Dicha situación  sin lugar a dudas pasa por una adscripción a un marco comprensivo que puede posibilitar u obstaculizar una visión más holística de un fenómeno determinado. Las teorías son diversas pero pueden agruparse en aquellas que señalan que debido a un supuesto determinado se decide qué y cómo investigar, y otros que luego de la obtención  de un resultado determinan con que criterio o bajo que modelo se explicará lo obtenido. Sin embargo, las teorías no son aceptadas o rechazadas sólo por reflejar fielmente a la realidad comprobada, sino también por otros factores, donde se destaca especialmente la formación de ciertas corrientes o modelos de cómo interpretar la realidad que surgen de la epistemología que esta en su base.  Así el funcionalismo, por ejemplo, surge de la filosofía positivista y su correspondiente epistemología, mientras que los análisis fenomenológicos de la realidad sociocultural, surgen de la filosofía funcionalista y sus fundamentos epistemológicos.

El concepto de paradigma surge para referirse a los modelos explicativos o comprensivos que la comunidad científica utiliza,  uno de los primeros autores que se refiere a paradigma como tal es Thomas Kuhn (1962) quién definió el concepto de paradigma como un esquema de interpretación básico, que comprende supuestos teóricos generales, leyes y técnicas que adopta una comunidad concreta de científicos.

Otros autores definen paradigma como una imagen básica del objeto de una ciencia, sirve para definir lo que debe estudiarse, las preguntas que son necesarias de responde, y que reglas es preciso seguir para ello, señalan además que el paradigma es la unidad más general de consenso  y en ocasiones sirve para diferenciar una comunidad científica de otra.

Algunas de las  criticas que se le formulan a Kuhn, se refieren principalmente a que dentro de la concepción que realiza no incorpora la práctica (corriente defendida en otros tiempos por  Marx, Freud y otros) y todo el proceso que la vincula con la teoría, considerando tal vez en demasía la corriente positivista de la Disociación en dónde el conocimiento sólo es fruto de la razón. En lo que sí hay consenso es  en que  el paradigma actúa como un ejemplo aceptado que incluye leyes, teorías, y aplicaciones de una realidad determinada, es como un modelo de acción, que abarca la teoría y la práctica. Los paradigmas facilitan la construcción de la ciencia pues de él se derivan  reglas y normas implícitas y explicitas que regulan la investigación y la acción científica.

De acuerdo a esto la ciencia constaría de cinco pasos importantes:

Primer paso

“Individualismo Científico”

Hay tantas teorías como científicos existan, hay un total desacuerdo en lo fundamental, y un debate permanente por imponer una posición determinada.

Segundo Paso

“Acuerdo y surgimiento de un Paradigma”

Se produce un acuerdo en la comunidad científica, con respecto a cómo debe realizarse la investigación,  se construye un modelo regulatorio que permite hacer ciencia.

Tercer Paso

“Ciencia Normal”

Si existir un paradigma consensuado, comienzan a aparecer nuevos elementos científicos de acuerdo al  modelo de acción de la comunidad científica.

Cuarto Paso

“ Crisis”,

Se produce cuando aparece un hallazgo o una idea disonante con el paradigma, lo que genera un análisis para profundizar un paradigma, es en este proceso en dónde este conjunto de normas puede, crecer o deteriorarse.

Quinto Paso

“Nuevo Paradigma”,

Un nuevo paradigma surge en la medida que la comunidad científica acuerde su aprobación  luego de la revolución originada  con la crisis del paradigma anterior.

Ahora bien en la línea de la investigación existen paradigmas que actúan como intermediarios entre las concepciones filosóficas y el diseño concreto de investigación. Este  modelo permite llevar a cabo  el análisis de la realidad de una manera ordenada, sistemática y planificada, dentro de una comprensión adecuada para enfrentar con éxito  la investigación en un determinado escenario educativo.

Cada paradigma condiciona la forma en que se lleva a cabo la investigación,   regula las estrategias, define el problema, y analiza las implicancias y limitaciones que pueden presentarse en un estudio.

A continuación intentaremos presentar algunos de los paradigmas utilizados en las ciencias sociales, profundizando en dos modelos muy útiles para fines investigativos en educación.

El término paradigma se ha utilizado ampliamente sobre todo después de su presentación por Thomas S. Khun en su libro “La estructura de las revoluciones científicas[1], publicado por primera vez en 1962 en la que establece que los paradigmas “designan una o más realizaciones científicas pasadas, realizaciones que alguna comunidad científica particular reconoce durante cierto tiempo con fundamento para su práctica posterior.” De acuerdo con estas ideas, en ciertos momentos, empiezan a producirse algunas  anomalías o discrepancias entre la teoría de la ciencia normal y la realidad, iniciándose una transición gradual hacia un nuevo paradigma,  del cual puede seguir otra ciencia normal, estando con ello en presencia de una revolución científica.

Muchas veces utilizamos incorrectamente el término paradigma porque no tenemos claro que,  desde una perspectiva científica,  los paradigmas son acuerdos científicos que se han transformado en concepciones que se tenían por correctas y excluyentes.

Esta transformación constante del conocimiento científico nos permite comprender que tanto los paradigmas como en definitiva la ciencia son creaciones del hombre, que evolucionan al igual que el pensamiento de la humanidad.

 

5.1 Las principales diferencias entre estudios cuantitativos y cualitativos.

Tradicionalmente el concepto de Paradigma y su correspondiente debate se ha tratado dicotómicamente, enfrentando a la metodología cualitativa con la metodología cuantitativa, investigación positivista frente a investigación humanista. Esta dicotomía deriva de las dos grandes tradiciones filosóficas predominantes en nuestra cultura; realismo e idealismo.

Latorre afirma que la era de Investigación Educativa actual, se ha movido desde posiciones dominadas por la perspectiva positivistas a posiciones más pluralistas y abiertas. “la era positivista actual se caracteriza por una aceptación de la diversidad epistemológica y pluralidad metodológica.”

Ante el problema de los paradigmas se plantean diversas posiciones, una promovida por Smith y Heshusius (1986) que se refiere a la incompatibilidad entre los paradigmas, otra que es fundamentada por Cook y Reichardt (1986) que plantea la complementariedad entre los paradigmas; y una tercera propuesta por Walker y Evers (1988) que postula una unidad epistemológica; lo que significa que el origen del conocimiento y el rol del sujeto que conoce es tal que hace los paradigmas teóricos divergentes y no compatibles.

El surgimiento de la ciencia se basó en una concepción estática del mundo, el hombre conocía en la medida que le era posible experimentar, y por ende manipulaba ciertos elementos para probar el impacto que podían tener en el entorno,  la ciencia era la forma y el medio para comprender el mundo. Esta forma de pensamiento llegó a conocerse como realismo y positivismo lógico.

Fue así como el paradigma positivista  comenzó a tener varios detractores que criticaban los supuestos mecanicistas y estáticos de las ciencias naturales,  y proponían una visión humanista para comprender la realidad social que se daba en un contexto de interacción de  los individuos. Fue así como esta posición idealista (paradigma cualitativo) surgió en contra del positivismo (paradigma cuantitativo).

El paradigma cualitativo apareció presentando al mundo como una estructura en movimiento, cambiante y lleno de dinamismo, en dónde en dónde las personas son concebidas como agentes activos en la construcción de las realidades que se presentan.

Naturalmente, los estudios o investigaciones científicas de la educación, al igual que otros campos del conocimiento, han desarrollado diversos paradigmas tanto al interior de la teoría educativa en general –por ejemplo, estamos en la máxima popularidad del paradigma teórico constructivista--  de la misma manera que ha habido diversos paradigmas en el desarrollo de la investigación en educación, siendo el paradigma investigativo preferente el de los estudios cuantitativos, aunque en algunos países de América Latina se prefiere el paradigma de la investigación-acción.

Existen varios autores que se han referido a  la pugna existente entre estos dos paradigmas  Cook y Reichardt (1986) presentan el siguiente cuadro de desencuentros:

·         Paradigma Cuantitativo

  • Posee una concepción global positivista, Hipotético-deductivo,

  • Particularista,

  • Objetiva

  • Orientada a los resultados,

  •  y propia de las ciencias naturales.

·         Paradigma Cualitativo

  • Postula una concepción global fenomenológica, Inductiva,

  • Estructuralista,

  • Subjetiva

  • Orientada al proceso

  • Y propia de la  antropología social

De acuerdo a estos antecedentes  estamos en condiciones de conocer ambas formas como caminos válidos para  acceder y analizar los fenómenos de índole social. Sus disimilitudes son muchas y abarcan todos los campos de los fundamentos de las ciencias, vale decir que difieren en aspectos ontológicos, epistemológicos, lógicos y metodológicos.  A continuación puede examinar un conjunto de características de los dos paradigmas de base, en que se aprecian su principales diferencias:

 

CUADRO COMPARATIVO DE LOS PARADIGMAS EN LA INVESTIGACIÓN

PARADIGMA CUANTITATIVO

PARADIGMA CUALITATIVO

Surge de las Ciencias Naturales. La investigación cuantitativa recoge información empírica (de cosas o aspectos que se pueden contar, pesar o medir) objetiva y que por su naturaleza siempre arroja números como resultado.

Surge de las Ciencias Sociales, en particular de la Antropología. Este tipo de investigación recoge información de carácter subjetivo, es decir, que no se percibe  por los sentidos, como el cariño, la afición, los valores, aspectos culturales, etc. Por lo que sus resultados siempre se traducen en apreciaciones conceptuales (en ideas o conceptos), pero de la más alta precisión o fidelidad posible con la realidad investigada.

Abarca el fenómeno en tal forma que pueda cuantificarse. La selección de los participantes es aleatoria. La planificación de la investigación se hace en forma anticipada. 

Abarca el fenómenos culturales, que tienen que comprenderse, especialmente para explicar el sentido que tiene un fenómenos para quienes lo viven. La selección de los participantes es intencionada (no aleatoria). La planificación se hace en la marcha. 

La naturaleza de la información es traducida a números y termina con datos numéricos

Recoge cualidades, palabras, significados y sentidos, por medio de entrevistas, videos, grabaciones, guías de observación, etc. Esta investigación termina con datos de apreciaciones conceptuales

La relación sujeto - objeto de investigación es impersonal. Se mantiene una cierta distancia del objeto don el propósito de no sesgar los resultados. 

Relación sujeto - objeto de investigación: Hay una comunicación directa. Entre más cerca, se está más adentro y se capta mejor el fenómeno. La relación entre el investigador y el participante es personal, cercana. 

Enfasis en la descripción de “variables explicativas”, Solo en el método cuantitativo.

No se consideran variables de ese tipo.

Tipo de data: numérica y fácilmente analizable

Cualitativa, a menudo difícil de analizar.

Sus métodos más apropiados son: el Experimental, el Cuasiexperimental y el Correlacional. 

Sus métodos más apropiados son: el Etnográfico y el Histórico. 

Limitaciones: 1) Exagerado control de las variables, 2) Artificialidad de las situaciones a tal punto que se alejan de "retratar" lo que ocurre en la realidad. 

Limitaciones; 1) Por lo general tiene un carácter subjetivo la interpretación de la información, 2) Incapacidad para manipular variables independientes producto de la selección no aleatoria. 

Énfasis en confiabilidad:  Generalmente mucha

Énfasis en confiabilidad:  Generalmente poca, puesto que se sabe que las observaciones difieren entre observadores y que son especificas de  una situación; sin embargo, se intenta evaluar diferencias entre observadores por la vía de la reflexibilidad y la triangulación.

Compromiso con la generalización: Generalmente mucho

Usualmente menos

Controla todas las variables extrañas a través de la aleatorización.  No, si es puramente una descripción; de otro modo, generalmente controla mucho.

Valida la información a través de la triangulación. Depende de las etapas de la investigación y el enfocamiento progresivo.

Preocupación relativa con la valides interna y externa. Las encuestas pueden ser más fuertes en términos de la valides de población y a lo mejor en valides ecológica (dependiendo en dónde, cómo y por quién se realizan las entrevistas).  sin embargo, por necesidad, son más débiles que las investig. experimentales en valides interna: es decir, en el control de hipótesis rivales que pudieran explicar los hallazgos para un contexto particular de investigación; aun así, ‘la ventajas de los experimentos sobre la encuesta en permitir mejor control son solo relativos, no absolutos.

Una de las fortalezas de la investigación etnográfica (cualitativa) es el énfasis en el naturalismo, el proceso y el holismo; esto provee las bases para una mayor valides ecológica (generalizaciones sobre otros lugares, etc.): es menos preocupado por la valides de la población.  A través de su compromiso con la comprensión y múltiples perspectivas, también se preocupa por la valides interna en situaciones donde la hipótesis exploratoria alternativa tiene que ver con posibles interpretaciones diferentes de los actores que participan en el estudio.

Enfasis en la profundidad de conocimiento del lugar y contexto:   generalmente poco

En gran medida.

Fortalezas particulares que conducen a la generalización.

  1. alta valides de constructo

  2. alta confiabilidad

  3. alta valides de población.

 

  1. Alta valides ecológica *

  2. alta inclusividad *

  3. (*indica puntos fuertes)

Tipos de investigación para la que es más apropiada

  1.  De gran escala

  2. Para establecer asociación estadística entre variables.

  3. en resultados obtenidos por otros métodos, en grandes muestras representativas, permite valides cruzada.

 

  1. Inicial en trabajos exploratorios de pequeña escala, para descubrir áreas que valga la pena investigar por otros métodos.

  2. En contextos naturales, validación cruzada en resultados sostenidos por otros métodos.

  3.  Investigaciones de fenómenos sociales relativamente desconocidos en detalle y en sus contextos naturales para desarrollar teorías que puedan ser posteriormente validados por otros métodos.

 

5.2. La Superación del Conflicto

Actualmente existen varios autores trabajando para resolver este dilema cualitativo-cuantitativo, proponiendo alternativas de  complementariedad  o equilibrio entre estos dos modelos. Martín (1991), agrupa las posturas que defienden este equilibrio.

Se presentan tres elementos que confirman el postulado de Reichardt, ellos son

·         Objetivos múltiples, una  buena investigación debe interesarse tanto por el proceso(cualitativa) como por el resultado(cuantitativo),  cuidando   comprobar , valorar, conocer y explicar, para lo cuál necesariamente requerirá de técnicas cualitativas y cuantitativas.

·         Vigorización reciproca, Un ejemplo de ello es cuando a raíz de una investigación cuantitativa se  presentan hallazgos que motivan al investigador a profundizar cualitativamente dichos fenómenos que no le hubiesen llamado la atención si el estudio estadístico no se hubiera realizado. Esto no quiere decir que ambos modelos sean sencillos de combinar pero que al poder hacerlo presentan  hallazgos mas completos e interesantes para el investigador.

·         Triangulación, El uso de ambos métodos facilita en ocasiones  la corrección de errores que se encuentran presentes en los métodos de investigación, el hecho de que ambos modelos por separado empleen procedimientos para garantizar la rigurosidad de su investigación,  permite que al unirlos aumenten las probabilidades de disminuir los sesgos que aparecen en los estudios.

 

5.3 La Complementariedad de modelos

Filstead (1998) señala que los métodos cualitativos proporcionan una base para entender el significado sustantivo de las relaciones  estadísticas que se descubren. Esta base fenomenológica para el conocimiento resulta esencial  para el proceso de investigación educacional.

Reichardt, (1998)  propone complementar ambos modelos de acercamiento a la realidad, señala que ambos métodos pueden “vigorizarse mutuamente  brindando percepciones que ninguno de los dos modelos podría conseguir por separado”.

Todos estos elementos nos llevan a pensar que la elección de un método de investigación depende en gran parte de las exigencias de la situación, y no necesariamente del paradigma que “teóricamente”  representa nuestra forma de comprensión del mundo.

Cook y Reichardt (1998) hacen un análisis de la posible complementariedad de ambos paradigmas, considerando elementos tales como:

  • Positivismo lógico y Fenomenología. El investigador que sigue  el paradigma cuantitativo no necesariamente debe ser un positivista, así como  aquel que usa el método cualitativo no necesariamente milita en la fenomenología

  • Observación naturalista y medición controlada,  no necesariamente deben ser polares puesto que la investigación cualitativa también puede ser penetrantes y rigurosos.

  • Objetivo y Subjetivo, no podemos identificar lo objetivo con lo cuantitativo, y lo subjetivo con lo cualitativo pues los hechos se inspiran en la teoría de lo que se desprende cierta subjetividad, y además la objetividad siempre está sujeta a apreciaciones personales.

  • Aislamiento y Participación, el investigador cuantitativo realmente no se aisla de los datos, pues es él mismo quien manipula las variables, realiza sus propios experimentos o acude directamente al campo a  cautelar la recolección de los datos.

  • Verificación y Descubrimiento, no necesariamente los procedimientos cualitativos son  exploratorios e inductivos y  los cuantitativos son confirmatorios y deductivos., pues los métodos cualitativos no sólo pueden ser empleados para descubrir las preguntas interesantes de formular sino también pueden ser empleadas para responderlas. Por tanto no existe tal exclusividad entre verificación y descubrimiento.

  • Proceso y  Resultado. En ocasiones es muy valioso para una prueba de hipótesis conocer algunos elementos del proceso porque ayudaría a descartar algunas de las hipótesis alternativas.

  • Fiabilidad y Validez, ni la fiabilidad ni la validez son atributos inherentes a un instrumento de medición.  Hay ocasiones en que el ojo y el oído humano constituyen el instrumento mas preciso y significativo, mientras que en otros casos un instrumento mas cuantitativo sería más válido y más fiable.

  • Casos aislados y Generalización , los estudios cualitativos no tienen porque limitarse a casos aislados,  Rist (1979) por ejemplo da cuenta de un estudio etnográfico en el que se examinaron sesenta lugares distintos para estar en condiciones de generalizar, además la generalización  no es exclusiva de los métodos cuantitativos (Cronbach, 1978).

  • Particularistas y Holistas,  un investigador puede estudiar una conducta o situación particular, usando tanto un método cualitativo como uno cuantitativo, y viceversa, por lo que no se pude establecer una clara diferencia.

  • Estabilidad y Cambio, ninguna estrategia de valoración supone una realidad fija e inmutable, los procedimientos cuantitativos  contemplan  estrategias en que se miden  los cambios naturales de un determinado fenómeno.

Definitivamente, no se trata que la investigación social -educativa o no- sea cuantitativa o cualitativa, sino de que se usa el tipo de investigación que uno necesita para  la investigación que tiene entre manos. A lo mejor una investigación cuantitativa, por mucho que se crea que no es posible adquirir conocimiento por medios cuantitativos, resulta ser la mejor manera de obtener una tendencia o un guarismo que asegura lo que podría ser la dirección futura para nuevos experimentos e investiaciones, todo depende de las necesidades del investigador.

Todos estos elementos nos llevan a pensar que la elección de un método de investigación depende en gran parte de las exigencias de la situación, y no necesariamente del paradigma que “teóricamente”  representa nuestra forma de comprensión del mundo.

 

6. Los principales modelos de investigación educativa.

La investigación en educación es la respuesta a las inquietudes de los pueblos frente a cómo mejorar su educación, con miras a un futuro mejor.  A lo largo del tiempo se han desarrollado varios modelos o paradigmas de base epistemológica diferente y que centran su atención sobre la educación, pero teniendo diferentes centros de atención en lo que acontece en el fenómeno educativo.  Cada paradigma ha necesitado de diferentes modelos de metodología de investigación, los que han hecho uso de todas las técnicas de recolección de datos conocidas, tanto cuantitativas como cualitativas, pasando por el uso de técnicas mixtas para asegurar una mayor confiabilidad y valides de los datos recogidos.

Los modelos que conoceremos aquí serán los siguientes:

  • El estructural-funcionalismo y la educación

  • La investigación de corte neomarxista

  • La sociología de la educación de Pierre Bourdie.

  • Los estudios sociolingüísticos de Basil Bernstein.

  • Modelo Weberiano de investigación educacional.

  • El Credencialismo fuerte de Randall Collins.

  • El credencialismo débil de Lester Thurow.

  • La “nueva” sociología de la educación

  • El interaccionismo, la fenomenología y la etnometodología en educación.

  • Indigenismo y Genero al final del siglo.

                                                                                 Tomados de Tomás Austin M., LA SOCIOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN Segunda Mitad del Siglo XX.
 

[1] Thomas S. Kuhn, La estructura de las Revoluciones Científicas, Fondo de Cultura Económica, Breviarios, México.

ANTERIOR -SIGUIENTE