LA PAGINA DEL PROFE

FECHAS DE LA PREHISTORIA 

En LA PAGINA DEL APROFE,  Tomás Austin M.

 

Iniciado con fichas en 1994, ultima puesta al día: Noviembre 2011.

 

Estas fechas y acontecimientos de la prehistoria y de la historia antigua fueron recolectados por inquietud personal, como una referencia comparativa entre las fechas de América y Europa-Asia.  Ha servido a varios colegas y ahora lo pongo a disposición de los lectores, navegantes e investigadores de Internet.   Diciembre2004.

Tabla 1: 14 millones a 1.000.000 años antes del Presente

Tabla 2: 1,2 Milones a 10.000 A.C. Años           Tabla 3: 10.000 A.C. a "0" Años

AÑOS

ACONTECIMIENTO

14 millones

INVESTIGAN RESTOS DE ANTIQUÍSIMO ANTROPOMORFO EN ESPAÑA. Especialistas españoles estudian un cráneo casi entero de un antropomorfo de unos 14 millones de años de antigüedad hallado en Hostalets de Pierola que puede aportar importantes informaciones. Investigadores del Instituto de Paleontología Miquel Crusafont de Sabadell hicieron el descubrimiento en el mismo yacimiento de Barcelona en el que se encontró Pau, el primer ejemplar de Pierolapithecus catalaunicus, acotó hoy Salvador Moyá, director de la excavación. Los restos fósiles -una mandíbula y una cara- podrían corresponder, en opinión de Moyá, a un género de ancestros comunes de los grandes simios actuales, como los humanos, chimpancés, gorilas y orangutanes.  El hallazgo forma parte de los más de 12 mil restos fósiles de vertebrados que este equipo ha desenterrado en Barcelona los dos últimos años y que confirman la excavación como una de las más prolíficas del mundo del Mioceno. Los detalles del cráneo fósil no van a ser revelados todavía ya que forman parte del secreto de sumario, porque las características que se observan en él obligan a un detallado examen antes de emitir un juicio definitivo. Los únicos datos que reveló el especialista son que los restos corresponden a un antropomorfo de la familia de los homínidos, denota una morfología relativamente moderna y claramente es más antiguo que Pau, el cual tiene más de 13 millones de años de antigüedad. Madrid, 3 nov 2005 (Prensa Latina)

11,9 Millones

DESCUBREN A UN NUEVO ANTEPASADO DE LOS HOMÍNIDOS.  El hallazgo de Lluc supone un paso adelante en la comprensión del origen de los Hominidae. El estudio de un grupo de investigadores del Instituto Catalán de Paleontología (ICP-UAB) sobre los restos fósiles de un simio de hace 11,9 millones de años hallados en 2004 en la provincia de Barcelona, apuntan a que el origen de la familia actual de los homínidos estaría en el Área Mediterránea. Los restos en los que se basa la hipótesis corresponden a los de un macho de un nuevo genero de primate ('Anoiapithecus brevirostris' y al que se ha dado el nombre coloquial de Lluc), del que se halló la cara y su mandíbula en un yacimiento de L'Abocador de Can Mata (Hostalets de Pierola), origen del 'Pierolapithecus catalaunics'. Se trata, según explicó el coordinador del estudio y director del ICP, Salvador Moyà-Solà, de un cráneo con unas particularidades muy interesantes: una cara extraordinariamente plana, que combina rasgos primitivos con otros característicos de los grandes simios antropomorfos, hallazgo que supone, afirma el investigador, un paso adelante en la comprensión del origen de los Hominidae. "Es un género de primate con una morfología craneal única y especial que ofrece información valiosa sobre el grupo del cual derivan los grandes simios actuales, los keniapitecinos", indica Moyà-Solà sobre este homínido de transición. El otro dato relevante del estudio de estos fósiles es que los keniapitecinos, los únicos simios que salieron de África, hace 15 millones de años, para colonizar Eurasia,comenzando por la zona mediterránea, son los que dieron origen al actual grupo de homínidos. El paleontólogo explica que la cara de este primate del Mioceno Medio "es muy moderna", con prognatismo facial muy reducido (que dentro de los Hominidae sólo presenta el género Homo), con una cara plana que le otorga "un ángulo facial similar al del hombre", con el que mantiene una convergencia evolutiva, sin que ello quiera decir que esté emparentado directamente sólo con el hombre actual. El estudio sobre este nuevo primate desconocido hasta ahora, y que ayudará a determinar el origen filogenético y geográfico de todos los homínidos -orangutanes, chimpancés, bonobos, gorilas y humanos- se publica hoy en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Junto a Moyà-Solà han participado en esta investigación David M.Alba, Sergio Almécija, Isaac Casanovas, Meike Köhler, Soledad De Esteban, Josep M. Robles, Jordi Galindo y Josep Fortuny, todos representantes del ICP.

 IMPORTANTE HALLAZGO El cráneo de Lluc -que en latín significa 'el que ilumina'- permite resolver algunas incógnitas clave sobre el origen de la familia Hominidae que el Pierolapithecus había dejado abiertas. El fósil se recuperó durante las obras de control en L'Abocador de Can Mata, y los trabajos fueron complicados por la fragilidad de las piezas halladas, aunque merecieron la pena por las sorpresas que deparaban. Además de la morfología facial que le acerca al hombre, el análisis de Lluc resuelve dos cuestiones del origen de la actual familia Hominidae. Hasta ahora, se tenía la sospecha de que unos hominoides primitivos denominados keniapitecinos era el grupo ancestral del que derivaban los homínidos, hipótesis que no podía confirmarse por no contar con el material paleontológico necesario. Los restos de Lluc, además de sus características modernas (una obertura nasal amplia en la base o un paladar profundo) presenta también caracteres primitivos: esmalte dental grueso o una mandíbula muy robusta, propios de los hominoides primitivos del Mioceno Medio de África (afropitécidos). Junto a esta mezcla de rasgos, Lluc comparte algunas características con los únicos keniapitecinos que salieron de África y colonizaron el Mediterráneo: 'Kenyapitecus' y 'Griphopithecus'. Como ninguno de estos dos géneros forman parte de los Hominidae, todo apunta a que el origen del grupo actual de homínidos tuvo lugar en el Área Mediterránea en el intervalo entre su llegada desde África, hace 15 millones de años, y los 12 millones en los que se data la presencia, en Hostalets, de los primeros individuos. Más adelante, los antepasados de los grandes antropomorfos africanos y seres humanos se habrían dispersado de nuevo hacia África. No obstante, los autores del estudio no excluyen que los ponginos (orangutanes) y homininos (el hombre y los antropomorfos africanos) evolucionasen por separado en Eurasia y África, de antepasados kenyapitecinos diferentes. La Tercera (Chile)  1.6.2009

7 Millones

¿EL HOMBRE APRENDIÓ A ANDAR EN LA SELVA O EN LA SABANA?  PARÍS.- El antepasado del hombre ¿comenzó a caminar en dos patas para adaptarse a las altas hierbas de la sabana? Para esclarecer este debate sobre la evolución, que enfrenta a los especialistas, un equipo de investigadores ha estudiado la vegetación africana de siete millones de años. La teoría dominante durante mucho tiempo decía que África del Este, cuna de los ancestros del hombre moderno, había estado cubierta de bosques tropicales durante millones de años, hasta que comenzaron a ceder terreno a la sabana hace ahora unos cinco millones de años. De ahí la "teoría de la sabana", de 1925, que explica como ciertos "homínidos" -ancestros del australopithecus, del hombre moderno, de los chimpancés y de los gorilas- se adaptaron a este nuevo ambiente irguiéndose y convirtiéndose en bípedos. En ese mismo momento, habrían desarrollado su cerebro y otras características que hicieron de ellos los actuales humanos. Pero esta teoría clásica ha sido puesta en entredicho últimamente. Unos científicos han demostrado que ya existían zonas desérticas antes de la transición a la sabana, al tiempo que zonas boscosas se prolongaron durante mucho tiempo en aquella región. El debate entre especialistas es tan encarnizado que el mismo término "sabana" puede definir desde una región semidesértica a una zona forestal, según el caso. Un equipo de geólogos y de biólogos ha decidido poner en orden esta cuestión estudiando, gracias a las diferentes formas de carbono dejadas por las plantas en los sedimentos, la evolución de la capa vegetal en las dos regiones del este de África más ricas en fósiles homínidos: el valle del Awash, donde Yves Coppens descubrió los restos del australopithecus Lucy, y la cuenca del Omo Turkana, ambos en Etiopía.

Otros enigmas Los resultados, publicados el miércoles por la revista Nature, "muestran que espacios abiertos existieron, de manera ininterrumpida, durante los últimos seis millones de años en las regiones del este de África donde se hallaron los fósiles protohumanos más significativos", resume el profesor de la Universidad de Utah (en Estados Unidos) Thure Cerling. Más precisamente, la capa vegetal no sobrepasaba el 40% en la inmensa mayoría de las zonas del Awash y del Omo Turkana. "En algunos momentos, (la capa) tenía más maleza y en otros momentos tenía menos", pero se trataba esencialmente de "praderas", en otras palabras, "sabanas", estima Cerling, autor principal el estudio. Con estos datos, la "teoría de la sabana" continuaría siendo válida, pero el estudio revela otros enigmas, según un comentario separado de Craig Feibel, especialista en geología y paleontología de la Universidad Rutgers (en Estados Unidos). "Mientras que las criaturas que algunos consideran los más ancianos bípedos predominaban en hábitats abiertos, un bípedo más reciente, el australopithecus, se desarrolló en hábitats boscosos", indicó. Hay en curso investigaciones para tratar de "cruzar" estos datos ecológicos con los conocimientos disponibles sobre los fósiles para conocer mejor la repartición espacial y los hábitos de vida de nuestros ancestros entre estos diferentes medios "abiertos" y "cubiertos". "La mayoría de los fósiles descubiertos han sido hallados allá donde el individuo murió o en el lugar donde sus huesos fueron transportados, pero no necesariamente donde vivió", apunta Feibel.  LA SEGUNDA (Chile) 3.8.2011

4,5 - 4,3 millones

Etiopía: hallan fósiles homínidos. Antropólogos trabajando en Etiopía desentierran los restos de por lo menos nueve homínidos primitivos de entre 4,5 y 4,3 millones de años de antigüedad. Los fósiles, que fueron descubiertos en As Duma en el norte del país, son en su mayoría dientes y fragmentos de mandíbula, pero también incluyen partes de las manos y los pies. Todos los restos pertenecen a la misma especie -Ardipithecus ramidus- que fue descrita por primera vez hace una década. Los detalles del descubrimiento aparecen en la más reciente edición de la revista Nature.  Los científicos dicen que los aspectos de una falange, o hueso del pie, encontrada en el yacimiento demuestran que el homínido al cual pertenece probablemente caminó erguido como un humano.  "Es un hallazgo muy importante porque confirma que los homínidos definitivamente caminaban erguidos sobre dos pies hace 4,5 millones de años", declaró el principal autor del estudio Sileshi Semaw, del Instituto Craft Stone Age de la Universidad de Indiana en Bloomington, EE.UU.  Ardipithecus ramidus también se distingue por sus caninos superiores en forma de diamante, que son mucho más parecidos a los humanos que los caninos en "v" de los chimpancés. Sin embargo, la criatura probablemente se parecía más a un simio que a un humano.  La edad de los restos se estimó tras fechar el material volcánico alrededor del yacimiento. "Se están abriendo unas ventanas en África que permite ver la evidencia fósil de los homínidos primitivos", explicó el Dr. Semaw.  "Ahora tenemos más de 30 fósiles de por lo menos nueve individuos de entre 4,3 y 4,5 millones de años".  Otra especie Ardipithecus, A. kadabba, vivió en Etiopía entre 5,54 y 5,77 millones de años atrás.  Ancestro común.  Estudios genéticos señalan que el ancestro común de los simios modernos y los humanos pudo haber existido hace unos seis millones de años. Ardipithecus bien podría representar uno de los primeros pasos en el camino que condujo a los humanos modernos, como también a una serie de otros homínidos extintos. Otros fósiles encontrados en el lugar muestran que Ardipithecus ramidus vivió lado a lado con monos, topos y animales de tipo vacuno.  Sin embargo, los autores no saben a ciencia cierta sobre el hábitat de la especie.  La zona en que se descubrieron los restos pudo haber sido un pantano, con riachuelos, como también un área sometida a sequías estacionarias.  El primer Ardipithecus ramidus fue descubierto en la region media de Awash en Etiopía en 1994 por los paleoantropólogos, Tim White, Gen Suwa y Berhane Asfaw. BBC Mundo, 20 enero 2005

4,4 millones

ARDI, UN FÓSIL CLAVE EN LA HISTORIA DE LA EVOLUCIÓN HUMANA Es uno de los esqueletos más antiguos del ancestro del hombre. Un tesoro oculto de fósiles de 4,4 millones de años de antigüedad, hallado hace 15 años en el desierto de Etiopía, echa por tierra ideas afianzadas sobre la primera evolución de los humanos y cómo llegaron a caminar erguidos, según se publicó ayer la revista Science. Se trata del Ardipithecus ramidus, a quien ya se bautizó extraoficialmente como "Ardi" en la presentación de sus características, un arduo trabajo que terminaron de completar recientemente investigadores estadounidenses. Su esqueleto -casi completo- prueba que los primeros antepasados de los humanos no se parecían en nada a un chimpancé o a otros primates de gran tamaño, como se cree por lo general. Su hallazgo sugiere, además, que el último ancestro común de los humanos y primates, que habría existido cerca de 2 millones de años antes, era una criatura primitiva que compartía pocos rasgos con los miembros de la actualidad de estos dos grupos.El descubrimiento también indica que nuestros ancestros comenzaron a caminar erguidos sobre bosques y no en verdes sabanas como especulaban generaciones anteriores de investigadores. "El Ardipithecus ramidus es una de las revelaciones más importantes para el estudio de la evolución humana" observó el paleoantropólogo David Pilbeam de la Universidad de Harvard, que no participó de la investigación. "El hallazgo en sí es extraordinario, al igual que el trabajo que supuso la reconstrucción de un esqueleto casi imposible de reparar" dijo Pilbeam al diario Los Angeles Times. No todos coinciden en que se trató de un trabajo único. Para Rodolfo Raffino, del Conicet y director del Departamento de Arqueología del Museo de Ciencias Naturales de La Plata, "desde los dinosaurios hasta la actualidad pasaron muchas cosas. Africa y Asia son los dos grandes continentes donde está el nacimiento de la humanidad y allí es donde se van a seguir haciendo descubrimientos". La arqueóloga Nora Franco, del Conicet y la UBA sostiene que "somos más semejantes a los chimpancés que a los monos, porque hace menos tiempo que nos apartamos de ellos. El grado de similitud se relaciona con el tiempo transcurrido desde la separación de un tronco común. Lo que estamos encontrando son piezas que nos ayudan a reconstruir cómo se dio esa separación y a qué velocidad se produjo la evolución". Ardi fue hallada en Afar, una zona que hoy es un desierto. Por: Marcelo Bellucci. Clarín.com (Argentina) 4.10.09

4 millones

El periodo Paleolítico comenzó hace 4 millones de años y terminó cerca del año 10 mil antes de nuestra era (Paleolítico superior)                            

Tabla de las glaciaciones

 

Nombre

Años

Era

Postglacial

Actual

8.000

Holoceno

Glacial

Würm o Wiurm

80.000

Pleistoceno

Interglacial

Riss-Wiurm

140.000

Glacial

Riss

200.000

Interglacial

Midel-Riss

390.000

Glacial

Midel

580.000

Interglacial

Giunz-Midel

750.000 

Glacial

Günz o Giunz

1,1 m.a. 

Interglacial

Donau-Giunz

1,4 m.a.

Glacial

Donau

1,8 m.a.

Interglacial

Biber-Donau

2 m.a.

Glacial

Biber

2,5 m.a.

Glacial

Oligoceno

37 m.a.

Cenozoico

Interglacial

Eoceno superior

40 m.a.

Glacial

Paleógeno

80 m.a.

Interglacial

Cretácico

144 m.a.

Mesozoico

Las glaciaciones más antiguas no fueron puestas en este cuadro.

Fuente:  http://www.portalciencia.net/enigmaglac.html

4.000.000 – 3.800.000

ENCUENTRAN AL ESQUELETO BÍPEDO MÁS ANTIGUO DEL MUNDO Los restos de un homínido de unos 3,8 a 4 millones de años de antigüedad fueron descubiertos en el nordeste de Etiopía, a 60 kilómetros de donde hallaron a Lucy, el más primitivo descubierto hasta ahora. ADDIS ABEBA: Los restos de un homínido que vivió entre 600 y 800 mil años antes que "Lucy", el esqueleto más antiguo hallado hasta hoy, fueron descubiertos en el nordeste de Etiopía, anunció el equipo de paleontología de Addis Abeba.  El esqueleto bípedo más antiguo del mundo, de 3,8 a 4 millones de años de antigüedad, fue encontrado a 60 kilómetros del lugar donde se descubrió a Lucy, en 1974.  "Es el bípedo más antiguo del mundo. Esto revolucionará la manera de observar la evolución de la humanidad", se felicitó uno de los investigadores del equipo y director del museo de historia natural de Cleveland, Estados Unidos, Bruce Latimer, durante una conferencia de prensa en el museo nacional etíope.  El primer hueso fue descubierto hace tres semanas en la región de Afar. El resto óseo del tobillo encontrado permitiría demostrar que era bípedo, según el equipo de investigadores, dirigido por Yohannes Haile Selasie y Latimer.  "No podría explicar con detalle al día de hoy cómo caminaba, pero viendo el tobillo, sabemos que caminaba", dijo Latimer.  DERF, 5 de marzo de 2005 (Fuente: AFP y ANSA)Hallan esqueleto más antiguo que la célebre "Lucy".  El descubrimiento de 12 fósiles de homínidos que se estima vivieron hace 3,8 y 4 millones de años será muy importante para entender las fases de la evolución humana. ADDIS ABEBA.- Los restos de un homínido que vivió entre 600 y 800 mil años antes que "Lucy", el esqueleto más antiguo hallado hasta hoy, fueron descubiertos en el nordeste de Etiopía, anunció el equipo de paleontología de Addis Abbeba. "El descubrimiento de 12 fósiles de homínidos que se estima vivieron hace 3,8 y 4 millones de años será muy importante para entender las fases de la evolución humana antes de Lucy (de 3,2 millones de años)", dijo el director del equipo, el etíope Yohannes Haile Selassie.  "Se espera que el nuevo descubrimiento permitirá a los científicos unir todos los elementos, favoreciendo nuestro conocimiento de la evolución humana", dijo Selassie en una rueda de prensa.  "Es el más antiguo bipedo descubierto en el mundo", subrayó Bruce Latimer, director del Museo de Historia Natural de Cleveland, Estados Unidos.  ANSA. LA SEGUNDA (Chile) 5.3.05

3,6 millones

ANTROPOLOGÍA: HALLADO EL ESQUELETO DE UN HOMÍNIDO DE HACE MÁS DE 3 MILLONES DE AÑOS.   Un equipo de investigadores surafricanos ha descubierto el cráneo y el esqueleto de uno de los más antiguos antepasados del hombre, según informó el 9 de diciembre la revista The South African Journal of Science. Los paleontólogos explicaron que los restos fosilizados podrían ser anteriores hasta en 2 millones de años al esqueleto de homínido más antiguo que se conocía hasta la fecha. Se espera que este hallazgo revele nuevos datos acerca de la anatomía y la evolución de los humanos primitivos y podría situarse entre uno de los avances paleoantropológicos más importantes de la historia.  Es uno de muchos eslabones perdidos entre el mono y el hombre”, afirmó Ronald J. Clarke, antropólogo en la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo y jefe del equipo que realizó el descubrimiento.   Los fósiles fueron desenterrados en el yacimiento de las cuevas de Sterkfontein, cerca de Krugersdorp, en el noroeste del país. Se trata de parte del esqueleto de un homínido adulto de pequeño tamaño, 1,2 metros de altura y unos 32 kilos de peso, que el equipo de Clarke ha datado en unos 3,6 millones de años de antigüedad.  Se cree que los huesos pertenecen a un australopitecino (primate ya extinguido, clasificado dentro de la subfamilia de los Homínidios, grupo en el que también se incluye a los seres humanos) del que aún se desconocen muchos datos, ya que gran parte del esqueleto, que al parecer se encuentra casi intacto, sigue todavía incrustado en roca caliza en la cueva donde fueron localizados los primeros restos fósiles. Los paleontólogos no podrán estudiar e identificar por completo el espécimen hasta que terminen las tareas de excavación, un proceso que se encuentra en su fase preliminar y que se calcula puede durar cerca de un año.  Antes de este descubrimiento, el australopitecino más completo que se conocía era un ejemplar hembra de Australopihtecus afarensis conocido como Lucy, que fue descubierto en 1974 en Etiopía y datado en entre 2,6 y 3,6 millones de años de antigüedad, según las diferentes estimaciones. Sin embargo, Lucy está completa sólo en un 40 por ciento. El homínido completo más antiguo que se conoce es un Homo erectus encontrado en Kenia y datado en 1,5 millones de años de antigüedad.  Se considera que el nuevo espécimen de australopitecino puede aportar informaciones de gran importancia, no sólo por su antigüedad, sino porque la fragmentación de los fósiles desenterrados con anterioridad dificultaba el estudio de factores anatómicos y evolutivos.  Los científicos esperan descubrir datos sobre la capacidad trepadora de los homínidos mediante el examen de las caderas y piernas del ejemplar surafricano y que su cráneo intacto arroje alguna luz sobre otro elemento clave en el puzzle de la evolución humana: la relación entre el tamaño cerebral y la locomoción erguida. También confían en que ampliará los conocimientos sobre su dieta y costumbres. ENCARTA Diciembre 98

3,6 millones

EL SOFISTICADO CAMINAR BÍPEDO DE LOS ANTEPASADOS HUMANOS. Los antepasados humanos que vivieron hace 3,6 millones de años en África, y cuyas huellas que quedaron impresas en el yacimiento tanzano de Laetoli, caminaban dando pasos como hoy lo hacen los 'sapiens' modernos, aunque también eran capaces de trepar por los árboles con gran agilidad.  Una nueva investigación, desarrollada en Estados Unidos, ha confirmado lo que ya muchos paleoantropólogos sospechaban: que los'Australopithecus afarensis' fueron los primeros en erguise de forma vertical y andar por el suelo de una forma mucho más eficiente que sus parientes, los chimpancés.  La certeza del sofisticado bipedismo que ya caracterizó a esta especie, a la que pertenecen los restos de la hembra batizada como 'Lucy', ha sido posible gracias al trabajo sobre las huellas grabadas en Laetoli del equipo de David Raichlen, antropólogo de la Universidad de Arizona. Estas huellas, descubiertas hace 30 años al sur de la Garganta de Olduvai, se preservaron durante millones de años gracias a que encima de ellas se depositaron cenizas volcánicas, dejando todos los detalles impresos, y sólo pudieron ser hechas por los 'A. afarensis' que entonces habitaban la zona.  El esqueleto de 'Lucy', del que se encontraron numerosos huesos, es uno de sus ejemplares y corresponde al de un primate que habría caminado sobre sus dos piernas en la tierra, debido a las características de sus caderas, sus piernas y su trasero. Sin embargo la curvatura en los dedos de todas sus extremidades, así como sus hombros indican que también pasaban tiempo en las ramas, por lo que aún no se consideran del género 'Homo', que surgió hace unos dos millones de años.

EXPERIMENTO BIOMECÁNICO.  Algunos investigadores debatían hasta ahora si aquellos 'A. afarensis' llegaron a andar erguidos o caminaban como los chimpancés, con las rodillas y las caderas dobladas, algo que se rebate ahora en las conclusiones del equipo de Raichlen, publicadas en 'PLoS One'.  Para su experimento biomecánico, construyeron un camino de arena en su laboratorio e hicieron caminar por él a diferentes individuos, algunos de forma erguida y otros agachados, como si fueran chimpancés.  Captaron así modelos tridimensionales de todas sus huellas, gracias al equipo que tiene el biólogo Adán Gordon en su laboratorio evolutivo de la Universidad de Albany. Tras estudiar la profundidad de las marcas dejadas por el talón y los dedos de los pies comprobaron que las huellas de Laetoli eran exactamente iguales que las de los humanos erguidos. Cuando iban agachados, la impresión de los dedos era mucho más profunda.  "Los análisis anteriores indicaban de los 'Australopithecus afarensis' andaban inclinados, pero hemos visto que no es así. Lo hacían como los humanos modernos y es una forma increíblemente eficiente, lo que sugiere que el coste energético en la evolución del bipedismo ya era bajo antes de los orígenes de nuestro género 'Homo'", asegura Raichlen.  Además, como destaca su colega Adam Gordon, este estudio demuestra que, en un momento en que nuestros antepasados tenían una anatomía bien adaptada para pasar mucho tiempo en los árboles, ya habían desarrollado el bipedismo moderno, aunque aún tardarían más 1,5 millones de años en bajar definitivamente a tierra. El Mundo.es 19.3.2010

3.600.000

LAS PISADAS DE ÁFRICA.  El hallazgo en Tanzania de unas huellas de homínido de hace 3,6 millones de años permitió a los paleoantropólogos asegurar que en aquella época nuestros antepasados ya andaban erguidos. El equipo de la prestigiosa arqueóloga Mary Leakey se topó casi por casualidad con el rastro grabado de dos australopithecus afarensis.   Después de una erupción volcánica, las pisadas sobre las cenizas quedaron allí para siempre. Era la evidencia más importante encontrada sobre el momento en que los homínido podían considerarse bípedos, aproximadamente un millón de años antes que las herramientas más antiguas descubiertas.   Las huellas de Laetoli estuvieron a punto de desaparecer, ya que las raíces de unos árboles atravesaron la capa de tierra que los científicos habían depositado encima para su conservación. Sin embargo, gracias a la financiación del Instituto de Conservación Getty se restauró el daño y las huellas se enterraron como medida protectora.   Las pisadas perpetuadas en Tanzania pertenecen a dos ejemplares de la misma especie que Lucy, una hembra homínido que vivió hace 3,4 millones de años en Africa.   La estatura de Lucy superaba por poco el metro de altura, no pesaba más de 30 kilos, su cabeza era similar a la de un chimpancé y las piernas eran proporcionalmente cortas

3.300.000

LA NIÑA MÁS VIEJA DEL MUNDO. Científicos del Instituto Max Plank de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, hallaron en Etiopía el fósil de una niña de hace 3,3 millones de años.  El esqueleto extraordinariamente bien conservado pertenece a la especie Astrolopithecus afarensis, al igual que la célebre "Lucy" encontrada en 1974. "Se trata del esqueleto más antiguo y más completo de un niño jamás hallado en la historia de la paleontología", dijo el doctor Zeresenay Alemseged, del Instituto Max Plank. Las características de los restos indican que el Astrolopithecus afarensis caminó erguido y tenía los brazos similares a las extremidades superiores de los gorilas. Los especialistas recuperaron el cráneo, la dentadura casi completa, el torso y partes importantes de las extremidades superiores e inferiores de la pequeña, de unos tres años de edad. Transición . El hallazgo se realizó en el yacimiento de Dikika, en la misma región etíope de Afar, donde fue encontrada Lucy. Aunque el fósil ha sido bautizado como "la hija de Lucy", la niña australopiteco es 200.000 años más antigua que su "madre". "El fósil de Dikika revelará muchos secretos sobre los australopitecos y otros homínidos primitivos", dijo Alemseged. El experto calificó a "la pequeña Lucy" como uno de los ejemplos más representativos de la evolución de los homínidos al pasar de la vida en los árboles al suelo. "Afarensis es una excelente especie de transición, explicó Alemseged a la BBC. "Esta especie -dijo- tiene una mezcla de características tanto humanas como de los grandes monos que la colocan en un posición clave en la historia de la evolución". Los detalles del hallazgo aparecen publicados en el último número de la revista especializada Nature. BBC Mundo Septiembre 2006.

3.000.000

VARIACIONES EN EL CLIMA INFLUYERON EN EVOLUCIÓN CAMBIOS HACE MILLONES DE AÑOS EN EL ESTE DE ÁFRICA.    Complejas variaciones climáticas que habrían ocurrido en el este de Africa de uno a tres millones de años en el pasado habrían sido los responsables, en parte, de la expansión de los primeros homínidos hacia otros territorios y de la posterior evolución de la especie, indica investigadores del Museo de Historia Natural de Londres, quienes publican sus hallazgos en la revista Science. De acuerdo con los investigadores, las bruscas variaciones en el entorno pudieron no sólo movilizar a las poblaciones de homínidos que habitaban Africa en esa época, sino -además- al tener que enfrentar nuevos entornos hicieron frente a estímulos y ambientes que pudieron influir en su especialización y diferenciación de las otras especies de primates. 21-08-2005 La Tercera (Chile)

3.000.000

HÁBITOS ALIMENTICIOS DE LOS HOMÍNIDOS FUERON "RECONSTRUIDOS" GRACIAS A ANÁLISIS DE DENTADURAS.   Hace unos tres millones de años, en el sur de África, los australopithecus comían principalmente vegetales que requerían mucha masticación. En cambio, los paranthropus, que los sucedieron, preferían los granos, afirman científicos estadounidenses en la revista Nature. El antropólogo Peter Ungar y sus colegas de la Universidad de Arkansas extraen sus conclusiones de un examen microscópico tridimensional de dentaduras fósiles de dos especies de homínido: Australopithecus africanus, descrito en 1925, y Paranthropus robustus, conocido desde 1938, que vivió un millón de años después que los australopithecus. La técnica utilizada por el equipo de investigadores consistió en realizar un examen extremadamente minucioso de las superficies de los dientes para detectar hasta los más mínimos rastros de desgaste, a fin de poder identificar qué tipo de alimentos pudo producirlos. A continuación, los científicos compararon las microabrasiones detectadas en los fósiles con la textura de los dientes de dos especies de monos de zonas tropicales de América, el mono capuchino y el mono aullador. Se sabe que el primero come principalmente frutas y granos, y el segundo consume más bien hojas y otros alimentos que resisten más a la masticación. Los australopithecus, según dedujeron los científicos en base a las imágenes obtenidas, parecen haberse alimentado de vegetales coriáceos, mientras los paranthropus comían más alimentos duros y quebradizos, como los granos. Esto no significa -insisten los investigadores- que cada especie se limitara a ese tipo de alimentación. Pero este trabajo, que se publica en la edición de Nature de este jueves, ofrece por primera vez indicios sobre la existencia de netas diferencias en la alimentación de los dos tipos de homínidos. El origen de estas diferencias puede deberse más a las particularidades de las zonas donde vivían que a simples preferencias, señalan. Otro estudio comparativo realizado hace unos años había revelado que los australopithecus consumían también cantidades importantes de carne: según el examen isotópico de su esmalte dental, ingerían casi tanta como las hienas.- eltiempo.com / ciencia (Colombia)Agosto 5 de 2005 París Con AFP.-

2.500.000

UN CAMBIO GENÉTICO EN LA MANDÍBULA HABRÍA PROVOCADO LA EVOLUCIÓN HUMANA   Un estudio realizado por un grupo de científicos de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, causa revuelo en todo el mundo. Es que podrían haber encontrado la mutación genética que separó a los simios de los primeros seres humanos. Según anunciaron, cuando la mandíbula se volvió más pequeña, el cráneo tomó una nueva forma con espacio para un cerebro más grande.  En la investigación, publicada en el último número de la revista científica Nature, se asegura que una reducción en el tamaño de la mandíbula y de sus músculos -adosados al cráneo- permitió el crecimiento del cerebro. Y esto sería lo que le dio al ser hombre la capacidad de desarrollar aptitudes para construir herramientas, comunicarse y otras características de la evolución humana primitiva.  La mutación afectó al gen "MYH16", el encargado de formar una importante proteína de la musculatura mandibular. En el homo sapiens, debido a la modificación evolutiva, este gen no tiene ninguna función. Los investigadores explicaron que esta mutación –situada según sus cálculos unos 2,4 millones de años atrás- coincidió con los primeros fósiles de los humanos prehistóricos que poseen un cerebro más redondo, rostros más planos, dientes más pequeños y mandíbulas menos prominentes.   "No queremos decir que esta mutación por sí sola nos defina como homo sapiens", dijo Hansell Stedman, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania. "Pero los hitos de la evolución (humana) son muy poco comunes. Más de dos millones de años después de la mutación, el cerebro casi ha triplicado su masa. Es una posibilidad fascinante".  Pero este informe, que fue realizado por un equipo de biólogos y cirujanos plásticos de la Universidad de Pensilvania y del Hospital Pediátrico de Filadelfia, no pasó desapercibido entre los científicos. Ya que provocó reacciones de todo tipo entre los científicos especializados en el estudio de los orígenes del hombre.   Mientras el antropólogo Milford Wolpoff -de la Universidad de Michigan- sostiene que la investigación es “estupenda”, otros científicos se mostraron en desacuerdo con la posibilidad de que la evolución humana dependiera de una simple mutación genética que afectó a la mandíbula.  Es contrario a los principios de la evolución" -dijo C. Owen Lovejoy, de la Universidad Estatal Kent- “Ese tipo de mutación apenas suele tener consecuencias".  CLARIN.COM  24.3.2004

2.500.000

EN SU EVOLUCIÓN, EL HOMBRE GANÓ CEREBRO GRACIAS A PÉRDIDA MÚSCULOS.  En el proceso de evolución de los homínidos al hombre actual, el ser humano intercambió potencia en su mandíbula por un cerebro más grande, según un estudio de científicos estadounidenses publicado en la revista "Nature”.  Una diminuta mutación de la herencia genética provocó hace unos 2,4 millones de años un paso enorme del mono al hombre moderno: modificó los músculos de la masticación, con lo que el cráneo adquirió una nueva forma y por tanto más espacio para un cerebro más grande. La mutación afectó al gen "MYH16", encargado de formar una importante proteína de la musculatura mandibular. En el homo sapiens este gen no cumple ninguna función debido a la modificación evolutiva, según concluyeron los investigadores del equipo de Hansell Stedman, de la Universidad de Pennsylvania (Filadelfia). Los músculos para la masticación del hombre moderno son mucho más pequeños y débiles que los de los otros primates como los chimpancés o los macacos, cuya variante del gen está plenamente operativa. Según los expertos, la mutación tiene que haber aparecido hace unos 2,4 millones de años entre los antepasados del homo sapiens. Del análisis de huesos los científicos saben que en esa fecha aparecieron por primera vez los homínidos con un cráneo más redondeado y músculos de masticación más débiles, unos cambios que permitieron el surgimiento de los "homo". Stedman y sus colaboradores creen que como consecuencia del debilitamiento de esta musculatura los huesos del cráneo se volvieron más grandes e hicieron espacio para una mayor masa cerebral. "Es una hipótesis tentadora", opina al respecto el investigador australiano Peter Currie, del Instituto de Investigación Victor Chang de Sydney. Estudios en animales han mostrado que los cambios en la musculatura del esqueleto tienen influencia sobre los huesos que ésta sostiene.  La investigación muestra la posible primera diferencia genética funcional en el genoma humano y el de los primates y describe la forma mecánica en que se produjo la evolución del ser humano. IBLNEWS, DPA  24 marzo 2004

2,4 millones.

EL CEREBRO HUMANO CRECIÓ A CAMBIO DE MAXILARES MÁS PEQUEÑOS.    Es la proteína que forma el músculo.  Una mutación de la miosina permitió diferenciar a los seres humanos de los primates  Una mutación genética que ocurrió hace 2,4 millones de años podría ser la razón por la que los seres humanos modernos tienen el cerebro grande y los maxilares débiles, reportó el miércoles un equipo científico.   Los científicos descubrieron que una mutación en un gen, codificado como MYH16, ocurrió más o menos en la misma época en que sus cráneos empezaron a cambiar de forma y a diferenciarse de los de los primates, lo cual permitió el crecimiento del cerebro.  A cambio, sin embargo, los seres humanos desarrollaron mandíbulas más pequeñas y menos poderosas.  "Esta coincidencia en tiempo (...) puede indicar que la reducción de la fuerza y de los músculos en los maxilares disminuyó la tensión sobre el cráneo que, a su vez, eliminó el constreñimiento evolucionario al desarrollo del cerebro", dijo Nancy Minugh-Purvis, miembro del equipo científico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, que fue el que hizo el descubrimiento.  Todos los seres humanos portan la mutación MYH16, pero otros primates, incluidos los chimpancés y los macacos, también tienen dicho gen. A través de millones de años, desde que ocurrió la mutación genética, los cráneos humanos han aumentado tres veces su tamaño original, mientras que los maxilares se han reducido.  Pete Currie, del Instituto de Investigación Cardíaca Victor Chang en Sydney, Australia, cree que el estudio, publicado en la revista científica Nature, podría constituir la primera diferencia genética funcional entre los seres humanos y los primates.  "Notablemente, el momento de la aparición de esta alteración genética, o mutación, coincide aproximadamente con la aparición de las características "humanoides" en los fósiles de homínidos", escribió Currie en la revista.  Minugh-Purvis, junto con Hansell Stedman y otros expertos de la universidad, armaron el complicado rompecabezas después de descubrir que el gen aparecía intacto en primates, pero había mutado en seres humanos.  A menudo se vinculan las alteraciones genéticas con algún tipo de enfermedad hereditaria, pero los científicos están confundidos acerca del tipo de trastorno que podría ser común a todos los seres humanos en el mundo.  Otros estudios revelaron que el MYH16 está vinculado a los músculos que intervienen en la mordida y la masticación, y que codifica a una proteína en los músculos de las mandíbulas de los primates. Esto llevó a los investigadores a sospechar que el trastorno común entre los seres humanos es la mordida débil.  Stedman y sus colegas consideran que una mordida más débil pudo haber relajado la tensión sobre el cráneo para que creciera más y esto concedió mayor espacio al cerebro, por lo que aumentó de tamaño.  "Sólo podemos esperar que este estudio sea la vanguardia de una nueva ola de análisis centrados en la genética de la evolución humana", concluyó Currie. Reuters24 de Marzo, 2004

2.000.000

'AUSTRALOPITHECUS SEDIBA': EL ANCESTRO CON SONRISA HUMANA Y ANDARES DE CHIMPANCÉ.  El homínido que pudo dar lugar a la rama evolutiva del ser humano era un puzle biológico imprevisible con sonrisa humana y andares de chimpancé. Hasta que su descubrimiento en 2008 permitió a los investigadores reconstruir la anatomía de la especie 'Autralopithecus sediba', la comunidad científica daba por asumidos algunos rasgos que debía tener el ancestro que dio paso al género Homo (al que pertenece la especie humana actual, Homo sapiens). Sin embargo, el estudio de los restos fósiles de tres individuos -dos bastante completos y una tibia de un tercero- encontrados en una sima en Malapa, cerca de Johannesburgo (Sudáfrica), le han dado un vuelco a los prejuicios de los paleontólogos.  Desde la publicación del hallazgo y de las primeras conclusiones en 2010, ya ha habido 11 estudios publicados en la revista 'Science' analizando sus características y las implicaciones que tiene la especie para la evolución humana. Los seis últimos, referentes a la investigación de sus órganos locomotores y de su boca y que se acaban de publicar, suponen una "mirada sin precedentes a la anatomía y la posición en el árbol de la vida de este primitivo ancestro humano", en palabras de Lee Berger, líder de la investigación y autor principal de las seis investigaciones.  "Este último examen nos aporta una visión nueva de una especie que parece un mosaico anatómico que presenta una serie de complejos funcionales que son diferentes tanto a los que pensábamos que eran propios de los Australopithecus, como a los de los primeros Homo", explica este investigador del Instituto de Evolución Humana de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo.

Un mosaico entre humanos y australopitecus

'A. sediba' era una extraña criatura que caminaba erguida, pero de una forma muy primitiva, tenía un cerebro muy pequeño, unas manos hábiles y, sorprendentemente, una dentadura muy similar a la humana. Pero algunas de estas características ya se conocían de anteriores estudios.  Las principales conclusiones que se pueden extraer de las seis investigaciones recién publicadas en 'Science' al alimón son la 'sonrisa humana' y una morfología de su talón parecida a la de los chimpancés actuales que le obligaba a caminar bamboleándose de un lado a otro. De hecho, esta última característica ha sido un descubrimiento reciente hecho por el equipo de Berger durante una reunión en mayo de 2012.  Desde hace muchos años, la comunidad científica se preguntaba cómo podría esta especie caminar erguida. La clave está en el talón preservado en uno de los ejemplares que corresponde con el de una hembra adulta. El hueso está retorcido y tiene forma apuntada, al contrario del humano, que es plano y ancho. Por ese motivo, la especie debía caminar retorciendo el pie tras el apoyo para poder dar el siguiente paso, de una forma parecida a la que usan los chimpancés, haciendo para ello un bamboleo obligatorio.  "Los talones estrechos ofrecen menos mucha menos superficie sobre la que distribuir el peso cuando los pies tocan el suelo", asegura el antropólogo de la Universidad de Boston Jeremy DeSilva, autor principal del estudio sobre el mecanismo locomotor de la especie.

¿Es de verdad el eslabón perdido?

Todos los investigadores coinciden con las conclusiones de Berger y su equipo sobre el modo de andar de A. sediba y remarcan que definitivamente su modo de caminar es muy diferente que el del resto de los homínidos.  Lo que no parece estar tan claro es que esta especie sea definitivamente el eslabón perdido, la pieza clave que falta en la evolución del ser humano moderno. Una mandíbula de 2,4 millones de años de antigüedad encontrada en Etiopía es el primer fósil atribuido al género 'Homo'. Lo que deja la edad de 'A. sediba' -cerca de 2 milones de años- como muy joven para ser el primer ancestro del género. "Sediba es único y muy interesante, pero llegó demasiado tarde a la fiesta como para ser el ancestro", asegura Brian Richmond, de la Universidad George Washington de Washington D.C. Sin embargo, Berger defiende con uñas y dientes la posición en el árbol de la vida de la especie que él mismo descubrió junto a su hijo en una sima cercana a la ciudad en la que viven. Para el investigador sudafricano, esa mandíbula aislada de la calavera o de otros huesos no tiene por qué pertenecer al género 'Homo'. La bonita sonrisa de A. sediba podría haber engañado a los descubridores de la mandíbula de Etiopía haciéndoles pensar que era del género humano.  ELMUNDO.ES 11.4.2013

2.000.000

DOS NUEVOS FÓSILES PONEN EN CUESTIÓN LA CADENA DE LA EVOLUCIÓN HUMANA.La evolución humana en los últimos dos millones de años se ha descrito a menudo como una sucesión lineal de tres especies, del Homo habilis al Homo erectus y de ellos a nosotros, los Homo Sapiens, pero dos fósiles descubiertos en Kenia cuestionan ahora esa teoría. Los fósiles, descritos esta semana en la revista científica británica Nature, "parecen demostrar que el Homo habilis y el Homo erectus convivieron al menos durante medio millón de años en la cuenca de Koobi Fora (Kenia)", explicó la antropóloga Susan Antón, que participó en la investigación. "Esto significaría que el Homo habilis no evolucionó lentamente hacia el Homo erectus formando una línea individual hacia el Homo sapiens", añadió.  Los fósiles fueron hallados durante unas excavaciones llevadas a cabo en el 2000 en la región de Ileret, en el este del lago Turkana, por el Proyecto de Investigación Koobi Fora, un grupo internacional de científicos dirigido por Meave y Louise Leakey, madre e hija, y vinculado con el Museo Nacional de Kenia (NMK).  Se trata de unos fragmentos de la parte superior de la mandíbula del Homo habilis datados hace 1,44 millones de años, los fósiles de menor antigüedad encontrados de esa especie, y un cráneo fantásticamente conservado de Homo erectus una antigüedad de 1,55 millones de años. Pese al reducido tamaño del cráneo, más similar al de un Homo habilis que al de un Homo erectus, los científicos tuvieron claro que pertenecía a esta segunda especie por una serie de características, como la fina articulación de la mandíbula y la forma del área del cuello.  "Su coexistencia hace poco probable que el Homo erectus evolucionara a partir del Homo habilis", explica Meave Leakey, una de las directoras de la investigación en una nota de prensa divulgada por el Proyecto Koobi Fora.  En cambio, ambos homínidos habrían surgido entre dos y tres millones de años atrás, una época de la que se tienen pocos fósiles, y habrían tenido su propia relación funcional con el medio ambiente, "evitando así la competición directa", añadió.  "La conclusión más importante es que hubo más de una especie de hominideos durante un periodo extendido de tiempo en África oriental", consideró, por su parte, Frank Brown, profesor de Geología de la Universidad estadounidense de Utah, que colaboró en la datación de los fósiles.  El cráneo hallado de Homo erectus, que pertenecería a un adulto joven o un adolescente y cuyo buen estado de conservación se debe a que estaba prácticamente encajonado en arenisca, es "llamativo" también por otro motivo, ya que se trata "del más pequeño encontrado hasta la fecha en todo el mundo", según otro de los autores, Fred Spoor.  La variación en el tamaño de los fósiles de ejemplares de Homo erectus del este de África, desde el pequeño cráneo hallado ahora hasta un gran espécimen descubierto previamente en Tanzania, prácticamente rivaliza con la mostrada por los gorilas modernos.  Dado que se cree que ese gran dimorfismo sexual es una característica primitiva o ancestral durante la evolución humana, el nuevo fósil diminuto implica que el Homo erectus no era una especie tan similar a los humanos como se pensaba. EFE-LA TERCERA (Chile) 8.8.07 

2.000.000

DESCUBIERTO UN HOMÍNIDO DE HACE CASI DOS MILLONES DE AÑOS.  La nueva especie puede ser un ancestro de la humanidad o una rama lateral extinguida EL PAÍS Matthew Berger, un niño de nueve años, acompañaba a su padre, el científico Lee Berger, el 15 de agosto de 2008 en una bien planeada excursión por las cercanías de Johanesburgo (Suráfrica) en busca de restos del pasado. Al poco de llegar al lugar elegido para empezar el rastreo, el chico exclamó: "¡Un fósil!". Él no sabía de qué animal era, pero el padre sí: una clavícula, y cuando dio la vuelta al bloque de piedra que había encontrado su hijo con el fósil, inmediatamente identificó otro, una mandíbula con un canino, y eran de homínido, el máximo trofeo para un paleoantropólogo como él. Expediciones posteriores en la zona, estudios minuciosos y muchos meses de trabajo para extraer los antiguos huesos de los bloques en que estaban incrustados, han sacado a la luz dos esqueletos parciales fosilizados de hace aproximadamente 1,8 millones de años. Uno es de un niño o un adolescente (entre 10 y 13 años), el que encontró Matthew; el otro, que se descubrió en septiembre de 2008, es de una hembra al final de la veintena; combinan rasgos antiguos y modernos, y los científicos afirman que son una especie nueva de homínidos desconocida hasta ahora, que ellos han bautizadoAustralopithecus sediba. Es más, Berger y sus colegas plantean que esta especie bien podría encajar en la línea ancestral humana, representando una transición entre los antiguos australopitecos y los primeros individuos del género Homo. Otros expertos (unos 60 científicos han visto ya los nuevos fósiles) prefieren situar A.sediba como una rama lateral -extinguida- a la línea evolutiva humana. De cualquier forma, se trata de un hallazgo sensacional, coinciden unos y otros, que proporciona rica información sobre los ancestros del hombre hace dos millones de años.  "Estos fósiles nos dan una visión extraordinariamente detallada de un nuevo capítulo de la evolución humana, convirtiéndose en una ventana abierta hacia un período clave en el que los homínidos hicieron el crítico cambio desde su dependencia de la vida en los árboles a la vida en el suelo", explica Berger (Universidad Witwatersrand, Suráfrica). "A.sediba presenta un mosaico de rasgos de un animal que se siente cómodo en los dos mundos".

Los dos esqueletos de A.sediba (que significa manantial o fuente en la lengua Sotho de la región) se presentan en la revista Science, que ha rechazado el nombre del joven Matthew entre los firmantes del artículo oficial.  Los científicos han encontrado ya huesos fósiles de al menos otros dos individuos (un niño y otra mujer) de la misma especie en el yacimiento, pero aún no han acabado de estudiarlos y no se dan a conocer de momento.  La hembra y el joven cuyos esqueletos bien conservados se presentan ahora medirían 1,27 metros (aunque el chico seguramente crecería aún algo más); ella podría pesar 33 kilos y él, 27; tenían un cerebro pequeño (unos 420 ó 450 centímetros cúbicos frente a los 1.200-1.600 centímetros cúbicos del nuestro), dientes caninos pequeños, brazos largos, manos fuertes, pelvis avanzada y extremidades inferiores largas. Desde luego caminaban -y seguramente corrían- erguidos. Los fósiles han sido datados mediante diversas técnicas entre 1,95 y 1,78 millones de años. De la cronología y del estudio del entorno del yacimiento se ha ocupado un equipo dirigido por Paul Dirks (Universidad James Cook, Australia). Uno de los cráneos está todavía incrustado parcialmente en un trozo de roca, pero los investigadores han decidido no extraerlo por el riesgo de que se pueda romper, pero lo han estudiado con escáner y han obtenido así una reproducción óptima. Berger y Dirks empezaron su investigación explorando, con la ayuda de Google Earth, una zona de cuevas, Malapa, cerca de Johanesburgo. El fósil que encontró Matthew y el resto estaban en cavidades con sedimentos, y los investigadores han reconstruido el escenario de la muerte de aquella hembra y aquel joven hace casi dos millones de años. Debieron caer, junto con otros animales, a una cueva profunda y luego fueron arrastrados hasta un lago subterráneo. Tal vez era una época de sequía y los animales se acercaban al agua. Los esqueletos, al estar fuera del alcance de animales depredadores, se conservaron muy bien. Por la disposición de los fósiles en el sedimento, los expertos no descartan que los dos homínidos murieran a la vez o muy cerca en el tiempo.  A. sediba entra directamente en los libros y en los debates de los paleontólogos acerca de la evolución de las especies ancestrales humanas. Estos fósiles tienen aproximadamente un millón de años menos que el famoso esqueleto Lucy, una hembra de Australopithecus afarensis considerada una remota antepasada de la humanidad. Pero 1,9 millones de años tiene el Homo erectus, considerado un antepasado del Homo sapiens, con el que los nuevos esqueletos comparten algunos rasgos. La cuestión es si los individuos de A.sedibason los supervivientes de australopitecos anteriores (A.africanus) que al final se extinguieron, mientras evolucionaban las línea Homo, o si se trata de una especie de transición entre esos australopitecos previos y el H.erectus, como sugieren sus descubridores.  EL PAÍS (España) ALICIA RIVERA.  8.4.2010

2 millones

HALLADA EN EGIPTO LA QUE PODRÍA SER LA HUELLA HUMANA MÁS ANTIGUA DE LA HISTORIA. Arqueólogos egipcios hallaron lo que dijeron podría ser la huella humana más antigua de la historia, en el desierto occidental del país, informó el director de antigüedades de la nación árabe. "Esto podría remontarse aproximadamente dos millones de años", dijo a Reuters Zahi Hawass, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto. "Podría ser el descubrimiento más importante en Egipto", agregó. Los arqueólogos hallaron la huella, impresa en lodo y luego convertida en roca, al explorar un sitio prehistórico en Siwa, un oasis del desierto. Científicos están usando pruebas de carbono en plantas halladas en la roca para determinar su edad exacta, dijo Hawass. Khaled Saad, director de prehistoria en el consejo, comentó que en base a la edad de la roca en la que se halló la huella, podría ser incluso más antigua que el reconocido fósil Lucy, un esqueleto parcial de un antropoide de 3 millones de años, hallado en Etiopía en 1974. La mayoría de los intereses arqueológicos en Egipto se concentran en la época de los faraones. La evidencia arqueológica humana más primitiva en Egipto databa de alrededor de 200.000 años, dijo Saad. El Observador (Venezuela) 20 de agosto de 2007.-

1,8 millones

LOS HUMANOS YA FABRICABAN HERRAMIENTAS COMPLEJAS HACE 1,8 MILLONES DE AÑOS. El Homo erectus utilizaba estas hachas de piedra sofisticadas en África para despedazar animales, 300.000 años antes de lo que se creía.-  Turkana, noroeste de Kenia. Hace 1,8 millones de años. Un Homo erectus alto y espigado, precursor de los humanos modernos, recoge una piedra del suelo y, sí, eureka, piensa qué puede hacer con ella. Tras imaginarse a sí mismo en una violenta escena, despedazando un gran animal para luego devorarlo, fabrica una herramienta con la que lograr su propósito. Investigadores de la Universidad de Columbia en Nueva York han descubierto en un yacimiento de esa región de África unas hachas de piedra de 1,8 millones de años, que sugieren que ya entonces, 300.000 años antes de lo que se creía hasta ahora, nuestros ancestros eran capaces de fabricar semejantes artilugios, utilizando una tecnología compleja. El hallazgo demuestra una capacidad tecnológica desarrollada que, curiosamente, por alguna razón, el Homo erectus no fue capaz de llevarse consigo a Asia. La investigación, publicada en la revista Nature, plantea nuevas preguntas acerca de cómo evolucionaron estos primeros humanos.  El Homo erectus apareció hace unos 2 millones de años y se extendió a través de Asia y África antes de llegar a un posible callejón sin salida evolutivo, hace unos 70.000 años. Algunos investigadores piensan que este homínido evolucionó en África oriental, donde se han descubierto muchos de sus fósiles más antiguos, pero el descubrimiento en los 90 de uno de ellos, igual de antiguo, en Georgia, llevó a los científicos a sugerir un origen asiático. El nuevo estudio publicado en Nature no resuelve este debate, pero sí añade complejidad a la trama. Hace 1,8 millones de años, el Homo erectus de Dmanisi, en Georgia, todavía utilizaba simples herramientas cortantes, mientras que sus hermanos africanos de Turkana, según los investigadores, ya habían desarrollado hachas de mano, picos y otras herramientas innovadoras que forman parte de la industria lítica denominada Achelense.

El más antiguo del mundo.  El famoso antropólogo Richard Leakey encontró en el lago Turkana en Kenia, en el gran valle del Rift -donde las placas terrestres se desgarran y aparecieron por primera vez algunos de los primeros humanos-, al Niño de Turkana, un Homo erectus adolescente que vivió allí hace unos 1,5 millones de años y que sigue siendo el esqueleto humano primitivo más completo hallado jamás. Pues precisamente a pocos kilómetros del sitio del Niño de Turkana, se encuentra el sitio arqueológico de Kokiselei, donde los investigadores de Columbia se dirigieron en 2007 para datar la edad de unas herramientas que habían aparecido. Resultaron, por las pistas dadas por los sedimentos, más antiguas de lo que se creía: 1,76 millones de años.  «Sospechábamos que Kokiselei era un sitio bastante viejo, pero los datos geológicos indican que es el sitio achelense más antiguo del mundo», dice el autor principal del estudio, el geólogo Christopher Lepre. Las herramientas achelenses previamente identificadas aparecieron en Konso, Etiopía, hace unos 1,4 millones de años, y en India, con una antigüedad de entre 1,5 y 1 millón de años. Las últimas encontradas retroceden aún más en el pasado.

Despedazar elefantes.  Las herramientas achelenses son más grandes y pesadas que los cantos tallados utilizados anteriormente, y también tenían los bordes cincelados. Podrían haber ayudado al Homo erectus a despedazar elefantes o los restos de otros animales abandonados por grandes depredadores, e incluso pudo permitir a los primeros humanos cazar semejantes presas ellos mismos. «Podrías golpear una articulación y desplazar el hombro de un brazo, la pierna o la cadera», explica el paleoantropólogo Eric Delson. «Las herramientas permitirían (al Homo erectus) abrir y desmembrar un animal para comérselo».  La habilidad que hace falta en la fabricación de una herramienta semejante indica que el Homo erectus era diestro y capaz de pensar en el futuro. En Kokiselei, la presencia de ambos métodos de fabricación de herramientas -el más simple, denominado Oldowan y el Achelense- podría significar que el Homo erectus y su más primitivo Homo habilis vivieron al mismo tiempo. Los autores creen que el Homo erectus pudo llevar la tecnología achelense al Mediterráneo hace un millón de años. Además, se preguntan por qué, si el Homo erectus pudo haber emigrado a Dmanisi, en Georgia, por alguna razón, «perdió» la tecnología Achelense en el camino.  JUDITH DE JORGE -  ABC.ES – 31.08.2011

1.800.000

DIETA HOMÍNIDA INCLUÍA ANIMALES. Una dieta diversificada gracias al desarrollo de herramientas no habría sido fundamental para el éxito de los humanos. Un estudio que publica hoy "Science" dice que el Paranthropus robustus -que vivió hace 1,8 millón de años y no conocía las herramientas- consumía vegetales y también animales. Esta especie se asociaba con una dieta recolectora y se decía que ella había sido la causa de su extinción. El análisis del esmalte de cuatro de sus muelas obliga a revisar la hipótesis. El Mercurio (Chile) 10 de noviembre de 2006.

1,800.000

LOS PRIMEROS 'HOMO' EMIGRARON DESDE ÁFRICA HASTA GEORGIA  La salida de los humanos de África, hasta llegar a colonizar el planeta, y alcanzar los 7.000 millones de individuos (este mismo año) siempre ha sido tema de discusión científica. Las últimas investigaciones apoyan la hipótesis de que desde su origen el género 'Homo', cuando era más parecido a un chimpancé que a los humanos actuales, ya abandonó el continente que fue su cuna para conquistar nuevas tierras.  Uno de estos trabajos es el que esta semana han presentado científicos de las universidades de Granada y Málaga, que han realizado un estudio comparativo de 14 cráneos de diferentes especies humanas para confirmar que los 'habilis' dejaron África hace más de 1,8 millones de años, que es cuando se han encontrado restos de su descendiente, el 'Homo georgicus', en Dmanisi (Georgia).

El trabajo, publicado en la revista 'Quaternary International', se centra en la variabilidad en las formas de los cráneos. "De todas las variables posibles hemos escogido tres del cerebro y tres de la cara que sirven para diferenciar claramente a chimpancés, gorilas y humanos", explica Juan Manuel Jiménez Arenas, de la Universidad de Granada. Paul Palmqvist y Juan Antonio Pérez Claros, de Málaga, cofirman el artículo.  Los autores concluyen que, en realidad, sólo hubo tres taxones ("Se podría decir especies", señala Jiménez Arenas) a lo largo de toda la evolución humana, es decir, que sólo tres 'Homo' presentan características muy diferentes. Serían los 'habilinos', cuyos restos más antiguos son de hace 2,5 millones de años; los 'erectus', de hace entre 1,8 millones de años y 40.000 años, y entre los que encuadran a los 'Homo ergaster' y los neandertales; y los 'Homo sapiens'.

Debate científico  Ya en el año 2006, Jiménez Arenas planteó la hipótesis de que los 'habilis', llamados así por su capacidad de fabricar utensilios de piedra, habían llegado hasta Georgia, pero hasta que en 2007 no se encontraron restos del cuerpo de los homínidos de este yacimiento no había pruebas. Aún hoy es tema de debate entre los especialistas. En este trabajo, los autores observan que hay características de esta primitiva especie, como su reducido tamaño del cerebro, los dientes grandes, la cara muy robusta y la musculatura de masticación muy desarrollada, que cuadran con la de los habitantes de Dmanisi.  Otro factor determinante es que las herramientas de piedra encontradas en Eurasia, y fabricadas hasta hace 600.000 años, están talladas con la tecnología de Modo I u Olduvayense, que utilizaban los 'Homo habilis', cuando en África hacía mucho tiempo que había aparecido un método superior, el Achelense o Modo 2: se ha documentado en África hace 1,6 millones de años, un millón de años antes.  Los autores plantean que el Odluvayense pudo perdurar en Eurasia porque los felinos que había aprovechaban muy bien la carne, dejando menos carroña para los humanos arcaicos, pero plantean también otra posibilidad: puede que las poblaciones euroasiáticas fueran todas descendientes de los primeros homínidos emigrantes, hasta que fueron reemplazadas por las de otra especie con útiles más sofisticados. EL MUNDO.ES 2.8.2011

1.700.000

HALLAZGOS EN ATAPUERCA LLEGAN A LOS 1,7 MILLONES DE AÑOS. Los fósiles de homínidos podrían llegar al pleistoceno. El yacimiento de Burgos añade miles de nuevas piezas de gran valor paleontológico. BURGOS.- Los trabajos realizados en la campaña de excavaciones de Atapuerca han permitido identificar sedimentos de 1,7 millones de años, lo que bate el récord de antigüedad en los hallazgos efectuados en los yacimientos.  El complejo arqueológico de de Atapuerca, declarado Patrimonio de la Humanidad, se convierte en uno de los más importantes de Europa, según ha asegurado uno de sus codirectores, Eudald Carbonell. El científico ha señalado, en la presentación de los resultados de campaña de excavaciones que ahora termina, que esta datación "da pie" a pensar que en el futuro se podrían encontrar también restos de homínidos más antiguos, "próximos al inicio del Pleistoceno". De hecho, Carbonell ha adelantado que las próximas campañas se reforzarán en los estratos más antiguos, en un intento de completar la secuencia de la evolución humana.  EL MUNOD.ES   Julio 27. 2008.

1.700.000

ENCUENTRAN FÓSILES DE PRIMER ANCESTRO HUMANO.  Washington (DPA).  Un cráneo casi completo y un fragmento de otro, hallados en excavaciones en Damanisi, república de Georgia, representarían el primer ejemplar humano conocido en Eurasia y pertenecerían a una de las primeras especies de hominideos salidas de Africa, según recientes investigaciones.  Los restos de 1,7 millones de años, probablemente una niña y un adulto joven, serían los fósiles más antiguos descubiertos en Eurasia, fuera del continente africano, y que, además muestran claros signos de tener antepasados africanos, dicen los autores.  Su edad y características anatómicas relacionan los cráneos de Dmanisi al llamado Homo ergaster, especie que, según algunos investigadores, sería la versión africana del Homo erectus.   Especie de hominideos.  Muchos científicos creen que el Homo erectus fue la primera especie del continente africano, pese a que durante décadas se ha debatido la identidad exacta de esos viajeros ancestrales y el momento en que salieron de su tierra de origen.  Según un escenario ya clásico, el Homo erectus, provisto de herramientas de piedra talladas del tipo Acheulino, habría sido la primera especie humana capaz de enfrentar el cambiante entorno fuera de su cuna africana. Diario Austral (Temuco, Chile)  Domingo 4 de Junio 2.000

1.500.000

ÁFRICA: AL PRINCIPIO ERA EL FUEGOLos ancestros de la especie humana pudieron haber controlado el fuego hace 1,5 millones de años en África. Esa es la conclusión de expertos de Estados Unidos y Sudáfrica que examinaron un conjunto de huesos quemados por homínidos en el sitio arqueológico sudafricano de Swartkrans. Los especialistas presentarán el resultado de su investigación en la reunión de la Sociedad de Paleoantropología, que se efectuará en marzo próximo, en Montreal, Canadá. Los huesos fueron examinados mediante la técnica de resonancia de espín del electrón (ESR, por sus siglas en inglés) que permite el análisis de moléculas producidas por una variedad de procesos, entre ellos el fuego. Éstas podrían ser las primeras evidencias de utilización del fuego por humanoides, ya que al parecer los huesos fueron quemados usando intencionalmente altas temperaturas. Sin embargo, los científicos no saben qué tipo de homínidos pudo haber originado el fuego en Swartkrans, donde se estima que había dos especies hace millón y medio de años. Las especies son el Australopitecus, que caminaba erguido y trepaba a los árboles, y el Homo Erectus, que ya se caracterizaba por ser totalmente bípedo.  Hasta ahora las evidencias más antiguas de utilización del fuego por los ancestros del hombre proceden de Zhoukoudian en China, y datan de entre 400.000 y 250.000 años atrás. (BBCMundo) 24/Mar/04

1.500.000

DOCUMENTAL REVELA LA HUELLA HUMANA MÁS ANTIGUA DESCUBIERTA EN ÁFRICA.  Paleontólogo chileno formó parte del equipo desenterró una serie de huellas dejadas en el norte de Kenia por un antepasado humano. En el norte de Kenia, a orillas del lago Turkana y muy cerca de la frontera con Etiopía, un equipo internacional de investigadores descubrió una serie de huellas que se conservaron en perfecto estado durante 1.5 millones de años. Estas pisadas presentan fuertes semejanzas anatómicas en relación al pie humano moderno, revelando que nuestros antepasados lejanos ya caminaban sobre sus dos piernas como nosotros.  Estas conclusiones se presentaron tiempo atrás en la revista científica Science, obteniendo incluso la portada principal de esta prestigiosa publicación. Sin embargo, para muchos pasó inadvertido que uno de los investigadores detrás del hallazgo es el paleontólogo chileno René Bobe.  Bobe, radicado en Estados Unidos, ha participado durante varios años en excavaciones que se realizan en Ileret, al norte de Kenia, en la orilla oriental del Lago Turkana, donde se desenterraron las pisadas de 1.5 millones de años de antigüedad y ha tenido a su cargo la reconstrucción del clima y de la fauna extinta que rodearon a estos antepasados del ser humano.  LA TERCERA (Chile) 22.5.2010

1.500.000

CIENTÍFICOS DESCUBREN QUE EL HOMBRE YA COMÍA CARNE HACE 1,5 MILLONES DE AÑOS. Analizando un antiguo cráneo encontrado en Tanzania, los expertos pudieron concluir que los primeros homínidos necesitaban consumir carne para sobrevivir. Nueva evidencia indica que los primero humanos eran carnívoros antes de lo que se pensaba. Basándose en un cráneo de 1.5 millones de años encontrado por investigadores españoles en Tanzania, los científicos lograron descubrir que el humano a la cual le pertenecía, un niño pequeño, tenía signos de anemia al momento de morir, lo que sugiere que los primeros homínidos tenían una dieta regular de carne. Este descubrimiento entrega nuevas pistas acerca de la fisiología humana y el desarrollo del cerebro. El cráneo fue descubierto en Olduvai Gorge, en Tanzania, y tenía los signos de deficiencias nutricionales comúnmente causadas por una falta de carne en la dieta. El descubrimiento sugiere que los humanos necesitaban carne para vivir. Previos estudios habían demostrado que los homínidos comían carne, pero se desconocía si era una parte regular en la dieta o si la consumían de manera ocasional. Manuel Domínguez-Rodrigo, de la Universidad Complutense de Madrid y autor de la investigación, cree que las lesiones al hueso presentes en el cráneo son evidencia de que los humanos primitivos necesitaban una dieta basada en carne para sobrevivir.  Las deficientes nutricionales, tales como la anemia, son comunes cuando los bebés dejan de alimentarse de leche materna, pues su dieta cambia drásticamente. Domínguez-Rodrigo sugiere que el infante posiblemente murió cuando el o ella recién comenzaba a alimentarse de comidas sólidas y su dieta no incluyó suficiente carne. Charles Musiba, profesor de Antropología de la Universidad de Colorado y quien ayudó a realizar la investigación, señaló que "Comer carne siempre ha sido considerado una de las cosas que nos hicieron humanos, con la proteína contribuyendo al crecimiento de nuestros cerebros". De acuerdo a Musiba, la pregunta que queda ahora es qué impulsó a los homínidos a comer carne en primer lugar, "¿fue un cambio en el ambiente? ¿Una expansión del cerebro? Todavía no lo sabemos". La Tercera (Chile) – 4.10.2012

1.300.000

DESCUBREN EN ATAPUERCA LA PRUEBA MÁS ANTIGUA DE CANIBALISMO ENTRE HUMANOS. Los antepasados humanos de hace 1,3 millones de años que habitaron Europa se comían a sus congéneres. Un fragmento de húmero, encontrado en la Sima del Elefante, en la sierra de Atapuerca, muestra las marcas típicas realizadas cuando los primitivos homínidos trataban de sacar la médula del interior de los huesos, lo que le convierte en la prueba más antigua de canibalismo humano hallada hasta ahora. El hallazgo, realizado por la joven paleontóloga Gala Gómez Merino, tuvo lugar hace unos días en el nivel 9 del yacimiento, en el que en 2007 ya se localizó una mandíbula, que fue portada de la revista 'Nature'. Al año siguiente la falange de una mano de un individuo de hace 1,3 millones de años, el más primitivo de Europa encontrado hasta ahora. Tras un primer análisis, los paleontólogos observaron que el húmero presentaba marcas de descarnación realizadas con utensilios de piedra, iguales a las de los fósiles de otros animales encontrados en el mismo nivel. "Está claro que alguien trataba de sacar la médula del hueso, muy apreciada en la alimentación, y que se trataba de una humanidad muy primitiva, 400.000 años más antigua que el 'Homo antecesor de la cercana Gran Dolina", explica José María Bermúdez de Castro, codirector en las excavaciones de Atapuerca. Casos de canibalismo ya están bien documentados en el nivel 6 del yacimiento al que se refiere el paleontólogo. De hecho, los investigadores se plantean ahora una posible relación entre los homínidos de ambos lugares, aunque estuvieran tan separados en el tiempo. "Existe la posibilidad de que tuvieran un origen común en Próximo Oriente y que luego llegaran hasta esta sierra y sean unos descendientes de otros. Otra posibilidad, que me parece más factible, es que tuvieran un origen común, pero llegaran hasta aquí en diferentes oleadas", argumenta Bermúdez de Castro. En el caso de la Gran Dolina se sabe que esta práctica de comerse a los congéneres, que también han practicado otras especies humanas, se debía a una lucha por un territorio que, hace 900.000 años, era más cálido y contaba con mucha agua, por lo que había una gran competencia por conservarlo. Una vez que mataban a los competidores, se los comían. Los investigadores están convencidos de que, debido a la inclinación del nivel 9 de la Sima del Elefante, muchos más restos de este individuo se acumulan bajo el camino de la Trinchera del Ferrocarril, que divide el lugar. De hecho, la Junta de Castilla y León tiene un proyecto realizar un puente que permita excavar en ese lugar sin impedir el acceso a otros yacimientos de la Sierra, lo que, sin duda, dará lugar a nuevos hallazgos sorprendentes en Atapuerca de aquellos primeros europeos. Rosa M. Tristán | Madrid 16/07/2009 El País (España)

1.200.000

ATAPUERCA. EL HOMBRE MÁS ANTIGUO DE EUROPA. Por S. Basco. Madrid. Durante la muy fructífera campaña de excavación de 2007, el equipo investigador de Atapuerca, codirigido por Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, realizó en junio un descubrimiento trascendental. Se trataba de un diente, el segundo premolar inferior de un homínido que fue datado, en una primera estimación, en 1,2 millones de años. Fue presentado en público el 29 de junio como el resto humano fósil más antiguo de Europa con gran diferencia.  Un día más tarde, 30 de junio, las espátulas y pinceles de los investigadores sacaban a la luz una mandíbula humana, asociada en jornadas posteriores a diversas herramientas de sílex de tradición Olduwaiense. Tras seis meses de complejos y exhaustivos trabajos de identificación y datación, los investigadores han llegado a la certeza de que aquel diente pertenecía a esta mandíbula, y que efectivamente su antigüedad es de 1.200.000 años. Se confirma, pues, que se trata de los restos humanos más antiguos encontrados jamás en Europa.

En la Sima del Elefante.  El hallazgo se produjo en el nivel TE9 del yacimiento de la cueva denominada Sima del Elefante, que forma parte de la Trinchera del Ferrocarril, apenas a dos centenares de metros del yacimiento de la Gran Dolina, donde en 1994 se encontraron los primeros fósiles de Homo antecessor.  La Sima del Elefante, además, está situada a apenas mil metros del yacimiento de la Sima de los Huesos, en el que durante los últimos años se han localizado más de 6.000 restos fósiles de la especie Homo heidelbergensis. La descripción e interpretación del fósil humano -etiquetado con las siglas ATE9-1- así como de la industria lítica hallada junto a él, amén de los datos geológicos, geocronológicos y biocronológicos que demuestran la antigüedad de este hallazgo, son publicados hoy con honores de portada por la revista «Nature». Es la segunda para los investigadores de la sierra de Atapuerca, tras la que merecieron en 1993 por el hallazgo del famoso «cráneo 5» de la Sima de los Huesos.  El equipo investigador ha estado formado en esta ocasión, en su mayor parte, por científicos del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), de Burgos, y del Institut Catalá de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES), de Tarragona.

Una datación laboriosa. El proceso de datación ha sido muy laborioso. El estudio paleomagnético sobre el terreno reveló que los niveles inferiores de la Sima del Elefante presentan magnetización inversa, observándose un cambio a polaridad normal en el nivel TE17. Esto significa que los niveles desde TE7 hasta TE16 se formaron en época Matuyama, en el Pleistoceno Inferior, hace entre 780.000 y 1.780.000 años.  Los fósiles de los mamíferos asociados a la mandíbula humana y a los utensilios de sílex, en particular un mustélido (Pannonictis nestii) y un múrido (género Castillomys), así como otras especies de roedores, acotaron un poco más la escala temporal, ya que indican una antigüedad para el nivel TE9 de hasta 1.400.000 años.  Dicho estrato o nivel TE9 fue datado de nuevo mediante otro método -análisis de núclidos producidos por exposición a los rayos cósmicos-, que midió el balance isotópico del aluminio y el berilio presentes en granos de cuarzo obtenidos en este nivel. Este cronómetro geológico, de una gran exactitud, determinó definitivamente una datación de 1,2 millones de años -con un margen de error de ±160.000 años- de antigüedad para el nivel TE9. La datación refrendaba sin lugar a dudas los datos obtenidos por el paleomagnetismo y los aportados por la biocronología.

Herramientas de sílex. Las herramientas de sílex, hasta un total de 32 piezas, fueron probablemente elaboradas en el interior de la misma cueva a partir de piedras de sílex de los periodos Neógeno y Cretácico, que se localizan en abundancia en un radio menor a dos kilómetros en torno al yacimiento.  El estudio publicado en Nature detalla que la técnica de producción de estas herramientas es muy sencilla y que su objetivo era obtener mediante percusión lascas simples de entre 30 y 75 milímetros de longitud. Con ellas, estos hombres del Paleolítico Inferior desgarraban la carne de los grandes herbívoros, como muestran las marcas que los útiles dejaron sobre algunos huesos.  En cuanto a la mandíbula hallada, la pieza fósil consiste en la sínfisis, o parte de unión frontal, de una mandíbula que conserva en su lugar algunos dientes. «La morfología de su cara anterior es primitiva y recuerda a la de fósiles africanos del Pleistoceno Inferior, como el Homo habilis y el Homo rudolfensis. En particular -precisa a ABC Bermúdez de Castro-, presenta muchas similitudes con las mandíbulas encontradas en el yacimiento de Dmanisi (República de Georgia), que datan de hace 1.700.000 años. Por el contrario, la cara posterior de la sínfisis tiene un aspecto que recuerda más al de ciertas mandíbulas halladas en yacimientos asiáticos».

Especie genuinamente europea

De forma provisional, los investigadores han asignado la mandíbula ATE9-1 a la especie Homo antecessor, y esperan que “posteriores estudios certifiquen esta adscripción, lo que reforzará nuestra idea de que se trata efectivamente de una especie genuinamente europea», dice Bermúdez de Castro.  El codirector de Atapuerca, en este sentido, estima que «la posibilidad de que el Homo antecessor sea el ancestro común de neandertales y sapiens está por comprobar, aunque en mi opinión es muy remota y hay datos que así lo avalan”. Bermúdez de Castro se inclina por pensar que se produjeron, al menos, tres grandes migraciones sucesivas desde la cuna del hombre, en África. La primera quedaría reflejada en los restos de homínidos hallados en Dmanisi (Georgia), de más de 1,7 millones de años de antigüedad. A la segunda gran oleada, hace entre 1,2 y 1,4 millones de años, pertenecería el Homo antecessor hallado en Atapuerca. Finalmente, el Homo sapiens habría salido del continente africano en una postrera migración, hará unos 90.000 años.  Eudald Carbonell, también codirector de Atapuerca, estima por su parte que «de momento, no sabemos si este probable Homo antecessor evolucionó más adelante en Europa hacia los neandertales o si desapareció, pero estamos convencidos de que en 30 ó 40 años el árbol evolutivo europeo estará completo».  Y como unas gotas de especulación son siempre inevitables en Antropología -así lo reconoce Bermúdez de Castro-, el artículo de Nature, junto a los numerosos datos aportados sobre la presencia inequívoca de homínidos en el sur de Europa en una fase muy temprana del Pleistoceno Inferior, sugiere también que esta primera población europea atravesó el Oriente Próximo, cruce de caminos entre África y Eurasia, para originar después por «especiación» en el extremo más occidental de Europa el linaje humano del Homo antecessor, representado por los fósiles del nivel TD6 de Gran Dolina, de casi 900.000 años de antigüedad -conforme acreditarán los investigadores con la próxima publicación de un nuevo estudio-, y por este nuevo fósil del nivel TE9 de la Sima del Elefante, datado en 1.200.000 años. La sierra de Atapuerca sigue dando frutos. ABC.ES 27.3.2008

ATAPUERCA En otro de los yacimientos del entorno, en El Elefante, donde el año pasado se encontraron un trozo de mandíbula y un diente de hace 1,2 millones de años, es decir, de los europeos más antiguos conocidos, la sorpresa de 2008 ha sido un hueso de mano, una falange, de esa misma antigüedad. La pieza no se ha presentado aún oficialmente y en la excavación se intenta mantener el secreto hasta dentro de unos días. Lo que está claro es que el pequeño fósil indica que puede haber muchos más. Quizá un esqueleto entero.  (…)  Tres de los grandes yacimientos de Atapuerca son cuevas cortadas por una trinchera que se hizo hace un siglo para tender un ferrocarril. Gracias al corte vertical de las oquedades del terreno afloran ahora varios metros de tierra cuajada de restos de plantas y animales, incluidos homínidos y sus herramientas prehistóricas. Uno de los cortes más famosos es El Elefante. Allí aparecieron el año pasado los dos primeros fragmentos de homínido de hace 1,2 millones de años, los más antiguos por ahora de Europa Occidental, y este año el hueso de la mano. EL PAIS, España, 23 julio 2008.

1.000.000

ENCUENTRAN UNA CAVERNA SUDFAFRICANANA CON LOS PRIMEROS RESTOS DE FUEGO DEL HOMBRE. Nuestros antecesores comenzaron a utilizar el fuego 300.000 años antes de la fecha que barajaban los historiadores.  Un salto de 300.000 años. Nuestros antecesores comenzaron a utilizar el fuego hace un millón de años, en el Paleolítico inferior, 300.000 años antes de la fecha que barajaban los historiadores.  El estudio, publicado por la revista Pnas, se ha realizado sobre los restos de fuego de una caverna de WonderwerK, en Sudáfrica, y ha sido dirigido por un grupo de la Universidad de Toronto y la Universidad Judía de Jerusalén.  Los restos microscópicos de madera quemada han sido descubiertos en la caverna junto a fragmentos de huesos carbonizados e instrumentos de piedra. Los análisis muestran que estos materiales fueron quemados en ese mismo lugar y no han sido transportados a la cueva ni por el viento ni por el agua.  El fuego, encendido con hierbas, ramas y hojas podría haber sido usado para cocinar carne, como sugieren los restos de huesos, según los investigadores.  Los autores del estudio -liderado por el italiano Francesco Berna- señalan que se trata de la primera prueba de combustión en un contexto arqueológico y coherente con la hipóteis de que los antecesores del hombre, a partir del Homo Erectus, podrían haber adoptado una dieta a base de alimentos cocinados.  La caverna de Wonderwerk se encuentra en la frontera en el desierto del Kalahari y ya ha proporcionado espectaculares evidencias arqueológicas con anterioridad.  ABC.es  3.4.2012

1.200.000

   750.000

Glaciación de Gunz 

La glaciación conocida en Europa como de Günz y en (Norte)América como de Nebraska comenzó hace 1,1 millones de años y finalizó hace 750.000. Se considera la primera glaciación del Cuaternario. Wikipedia.

LA PAGINA DEL PROFETabla 2: 1,2 Milones a 10.000 A.C. Años