EL VIVIENTE HUMANO

Alejandro Serani

Ediciones Universidad de Navarra, Pamplona, 2000

RESUMEN DEL LIBRO por Tomás Austin M, 2009.

 

El autor fundamenta una moral de la biología experimental (en medicina) a partir del pensamiento neotomista de Jacques Maritain.  Es decir, de la adaptación que hizo Santo Tomás de Aquino, para fundar una Teología de la fe, a partir de la filosofía de Aristóteles. La que luego fue usada por Maritain, para establecer su filosofía católica del “respeto integral a la persona humana”.  El texto revisa los fundamentos del pensamiento aristotélico y mariteniano para decir finalmente que todo experimento o consideración científico-biológico debe respetar integralmente la condición de la persona humana del sujeto investigado, sea éste un embrión o un paciente.  Así, el embrión humano será considerado persona desde el momento mismo en que el espermatozoo se introduce en el huevo materno. Estas ideas son productos de una tesis doctoral en Francia  en los 80s.

La expresión “luz filosófica que se juzga a sí misma, en cuanto ciencia, y juzga a las demás".(38) Indica que el autor se sitúa, dentro de la filosofía, entre los que consideran que la filosofía es una ciencia.  La otra corriente dice que la filosofía no es una ciencia, sino un tipo particular de conocimiento, al igual que --o junto a-- el conocimiento vulgar, revelado, artístico y científico.

 

INTRODUCCIÓN.

El problema de base (el que motiva la realización del trabajo) es que las ciencias naturales, en general, y la biología en particular, carecen de las herramientas -conceptos y métodos- que se requieren para comprender el significado de los fenómenos biológicos en un ser pleno de significados como es el hombre.  Ello origina la necesidad de iniciar un proceso conducente a alcanzar los instrumentos conceptuales para llegar a una comprensión en profundidad, no solo de los alcances y límites de la ciencia experimental, sino mucho más importante, del sentido teórico último de aquellas realidades que pretendían agotar por el camino de la ciencia (realidades metafísicas, filosóficas, no científicas) del ser humano (15-16)

El objetivo: desarrollar una biofilosofía deslindada de la ciencia experimental, pero en estrecha relación con sus hallazgos y sus interpretaciones.  (16)

Lo que buscan en establecer un marco filosófico para una ética que permita establecer la moral involucrada en las interpretaciones de experimentos que se encuentran en el límite de lo conocido, pero de la vida humana principalmente, como podría ser lo que hoy se discute respecto de la Eutanasia, o el tema del libro, sobre la interpretación del instante en que surge un embrión humano se convierte en persona.

Lo que sigue “pretende ser  un aporte … a la filosofía de la naturaleza… sobre temas … y opiniones desde la biofilosofía, con prolongación hacia la antropología, que es la única base sólida de una bioética que oriente a las personas de modo seguro, realista y atrayente”.

 

PRIMERA PARTE

Aquí Alejandro Serani examina la biofilosofía y la unidad del saber biológico, mente y cerebro y nuestra idea del hombre, el genoma humano: mitos y realidades y el estatuto antropológico del embrión humano.

 

CAPITULO I

LA BIOFILOSOFÍA Y LA UNIDAD DEL SABER BIOLÓGICO.

Serani va ascendiendo hacia la complejidad epistemológica propia del estudio de los seres vivos. "Ni la biología, ni la física, ni las matemáticas son cuerpos monolíticos y homogéneos de saber, totalmente separados unos de otros, ni es cierto que pueda establecerse un modo único de acceder a la verdad, válido para todas las ciencias, ni siquiera para las ciencias naturales" (29). El estudio racional de los seres vivos no da origen a un saber homogéneo con un método único, como tampoco a una serie de saberes independientes. "El panorama de la biología aparece más bien como el de una articulación de cuerpos de conocimiento interconectados entre sí. Cada una de las partes de este organismo del saber tiene su propia identidad epistemológica, y es posible definir para cada una de ellas un método específico y un cuerpo de conocimiento propio que puede estudiarse con relativa independencia de los demás" (37). Sin embargo, aunque trabajen con una cierta independencia, los límites entre las distintas partes del organismo biológico presentan una cierta continuidad, de manera que, aceptando la distinción formal entre ellas, es necesario afirmar que, más allá de la separación, lo que existe en la realidad es una íntima conexión que tan sólo puede verse bajo una luz que abarque y trascienda la pluralidad, "luz de carácter filosófico que se juzga a sí misma, en cuanto ciencia, y que juzga a las demás" (38).

Por otra parte, al autor le ocupa el problema de la verdad en la ciencia y, en concreto, en la biología. En forma breve expone su opinión acerca de muchos de los esfuerzos epistemológicos contemporáneos, como los de Popper o Kuhn y sobre las principales ideologías que han servido de marco al trabajo de la ciencia experimental, el positivismo y el escepticismo, y se pregunta si "el trabajo de miles de científicos a lo largo y ancho de todo el mundo, y en distintas épocas de la historia, tiene verdaderamente algún sentido o si en realidad no lo tiene" (34).

Procura responder a la cuestión mediante la caracterización de los dos tipos de marcos teóricos que es posible encontrar en la biología: el primero corresponde al de los modelos válidos o teorías útiles, que no van en la línea de la veracidad sino de la verosimilitud; y un segundo modelo de abordaje teórico de la realidad natural correspondería al objeto de la biofilosofía, que se propone reflejar la realidad tal cual es, es decir, que busca la verdad en el sentido de fidelidad a lo real.

Resumen del Texto:

1.      La preocupación por estudiar a los seres vivos nace de que “Los seres humanos se placen en la contemplación de la naturaleza” (22)

2.      Sólo puede entenderse por genuina motivación científica aquella que conserva en su trabajo cotidiano una continuidad vital con la experiencia fundante de la ciencia, la cual se da en la contemplación y en la admiración de la realidad. (24)

3.      Entre el gozo contemplativo y la admiración hay un paso más allá, un ascenso. En el primero el predominio esta dado por la percepción sensible (lo que reciben los sentidos); “en el segundo el equilibrio hacia un plano más intelectual (la reflexión ante lo percibido). (27)

4.      Estos dos pasos dan lugar a una “multiplicidad de preguntas”  que pueden ser respondidas desde diversas disciplinas, y especialidades dentro de un disciplina. “Esta diversificación epistemológica es válida para todas las ciencias naturaleza”. (28)

5.      La complejidad epistemológica anterior, da pie a reconocer la complejidad del saber, además, lo experimental no tiene que ser confundido con lo teórico.

6.      El trabajo de los naturalista, especialmente de los paleontólogos, es de importancia fundamental y el desconocimiento de sus datos ha llevado a los teóricos a generalizaciones antojadizas (El autor prepara el argumento, para el tema de la concepción y posiblemente del aborto). (30)

7.      En el estudio analítico de las partes de los seres vivos [Recordar que el análisis divide al todo en partes menores que se investigan, donde el todo es la suma de las partes], el primer aspecto de la ciencia biológica es la formulación de teorías, [modelos o descripciones de la realidad] hecho de juicios verificables en el plano sensible [de la realidad percibida por los sentidos], con los que se realizan esquemas [modelos teóricos].  Llamada por Maritain ciencias biológicas empirico-esquemáticas.

8.      El segundo aspecto de la ciencia biológica, se dirige a la comprensión de los fenómenos biológicos. Comprensión que es ayudada por la matematización de la naturaleza. De allí que Maritain lo haya llamado fase empírico-métrico o empírico-matemático.

9.      El tercer aspecto esta constituido por los marcos conceptuales o teorías unificadoras, como el sistema nervioso como un sistema de regulación y control o el ADN y su papel de gen que contiene el mensaje. “Nos encontramos en un nivel en el que el componente interpretativo es cada vez más importante e incluso dominante” Aquí la teoría funciona a modo de un modelo. Su validez esta en el orden racional. “Comprender es unificar … y ésta es una función de la teoría” (33)

10.  Se llega aquí a un punto crucial. ¿Existe o no la posibilidad de conocer la realidad? Lo que obliga a responder clara e inequívocamente el grado de verdad de las afirmaciones de la ciencia experimental y las teorías científicas.  El trabajo científico se ha hecho teniendo de fondo al positivismo y al escepticismo.   El autor afirma que, el punto de partida del conocimiento humano es por parte de la inteligencia de su objeto propio: lo que por las apariencias aparece, es decir, la realidad inteligible, el ser de los seres sensibles.(35)  al volver a buscar el valor de verdad de las teorías científicas, encontramos dos marcos teóricos de los modelos válidos de ciencia: el primero es el que buscan tanto la veracidad (la verdad) como la verosimilitud (aceptablemente verdadero).

11.   Un segundo modo de abordaje teórico, no solo trata de ser verosímil, sino que intenta decididamente ser veraz, es decir, reflejar la realidad tal cual es. … En el sentido de la fidelidad a lo real. A diferencia de las teorías verosímiles, ésta intenta alcanzar en sus afirmaciones el plano de la veracidad o más simplemente de la verdadNo solo pretende dar cuenta de los hechos, unificarlos y eventualmente predecirlos; el problema central para este tipo de teoría es si sus juicios son conformes o no con la realidad de las cosas.  Se ve inmediatamente que estamos aquí en el terreno propiamente filosófico. (36)  La pretensión de verdad en este plano es un saber de principios últimos.

12.  De acuerdo a nuestro planteamiento, no es posible concebir a las ciencias naturales en general, y a la biología en particular, como bloques aislados y homogéneos” (el problema de la complejidad) … “La biología parece… una articulación de cuerpos interconectados entre si”  Los límites entre sus saberes no están claramente establecidos, existe una cierta continuidad, “lo que existe en realidad, es una intima conexión entre ellas, (sus saberes, o especialidades) la que solo puede ser vista desde una luz que supere la pluralidad, luz filosófica que se juzga a sí misma, en cuanto ciencia, y juzga a las demás"

En conclusión, hay que concebir a la ciencia natural como interconectadas entre si, al igual que sus objetos de investigación (importante: todo lo biológico estaría íntimamente interconectado) lo que nos permitiría alcanzar una visión más real y más equilibrada de la naturaleza, con una actitud contemplativa (filosófica, del tercer tipo) frente a la naturaleza, para lograr el interés de todos.

 

CAPÍTULO II

MENTE, CEREBRO Y NUESTRA IDEA DEL HOMBRE.

El capítulo tiene como objetivo mostrar que los más modernos descubrimientos de la ciencia, no por sí mismos sino por la concepción filosófica de persona humana que les subyace, pueden desviarse, no orientándose a la persona; por ejemplo, pretender que en el material genético radica la esencia de la vida y que modificar el material genético equivale a transformar la naturaleza última de los seres vivos deriva del planteamiento filosófico que reduce a los seres vivos y, por lo tanto, a la persona humana, a sus componentes materiales. Por otra parte, la naturaleza humana es lo que es, e intentar modificarla al margen de ella misma es tan ilusorio como pretender modificar la ley de la gravedad. "El perfeccionamiento de la naturaleza humana va en la línea de desplegar toda la multitud de sus virtualidades, y ése es el camino de la mejora de la salud física, psíquica o moral de las personas o de las comunidades. Pretender el perfeccionamiento de la naturaleza humana por otras vías es ilusorio" (76).

Resumen del texto:

1.      Ante la afirmación de que la actividad mental se ubica en el encéfalo, el autor lo niega para decir finalmente, que “en definitiva, estas teorías, bajo una apariencia de claridad, no explican sino que más bien complican.”  Además aclara que, “conocer no es experimentar una representación, conocer es aprehender realidades que en sí mismas son sujetos , y no aprehender representaciones de sujetos, que en sí mismos permanece irremediablemente incognoscibles”-  “…lo que caracteriza al hombre es su intento de conocer la realidad de las cosas y no de tomar conciencia actual de los propios mecanismos cerebrales”..  (45)

2.      La relación mente cerebro.  En el mundo anglosajón se ven dos grupos que estudian la relación mente-cerebro: el primer grupo, desde la teoría de sistemas, piensa que la conducta o fenómenos mentales son propiedad emergente de la máquina cerebral (el hardware).  El otro grupo, piensa que la mente es un fenómeno de orden superior causado por eventos de orden inferior, que el cerebro produce la mente como el riñón a la orina y el testículo a los espermatozoides. Un autor lo encuentra insuficiente pero no indica cómo superarlo.  Según el autor las discusiones reciente más interesantes las trae John Searle.  Para él los procesos neurobiológicos causan a la conciencia, aunque de esto hay una “idea muy vaga” reconociendo que aun hay muchas presuposiciones filosóficas.  La visión más aguda la presenta Hans Jonas  quien dice que los cientistas descritos antes asumen un dogma materialista que dice que “es el sistema nerviosos el que produce la actividad mental, afirmación a la que nos están dispuestos a r3enunciar.  Finalmente Serani plantea que “del modo en que están planteadas los problemas, no es para nada evidente el modo como se relaciona la actividad fisiológica encefálica animal y humana con la actividad mental. Ni que los autores consultados ven por dónde se puede avanzar con la solución del problema. (46-79)

3.      Replanteamiento. No se avanzará con el problema si no es replanteado  el problema. Los hechos muestran una estrecha relación entre actividades biológicas encefálicas y vida mental, pero no son epifenómenos. Serani quiere mostrar que el mundo de la mente es un orden de realidad superior al orden puramente físico. Relacionado pero no precontenido en él. “Para reformular el problema es necesario tomar otro punto de partida y comenzar reconociendo la unidad del ser vivo como hecho de observación”  Lo que hay que explicar no es cómo conoce el encéfalo, sino como conoce el sujeto poseedor del encéfalo (como, que el que conoce por su encéfalo es el perro y no el encéfalo por su perro)  Reconocer esto no lleva a que, un tipo superior de unidad (la mente) exige un tipo superior de causalidad. Este tipo superior ontológico (de ser) es lo que los griegos llamaron psiqué, alma.  Esta es la causa que le d la unidad del ser y el operar. (51) Puede dársele otro nombre, pero es la idea.  [En el fondo propone, desde la teoría de sistemas, que la mente es la sinergia del sistema nervioso].

4.      La mente, existe en los animales solamente, porque tienen comportamientos o conductas. Ésta le da a los animales direccionalidad y significado a su actuar, a) permite la aprehensión a distancia de la realidad (externa). Que se traduce en conocimiento intencional (esto último es la dirección que sigue la atención o interés);  b) En el animal debe surgir un disponerse subjetivamente frente al objeto conocido, como realidad apetecida o repulsiva. Es la inclinación afectiva o apetito; c) Se requieren facultades locomotrices activables en función de la atracción/repulsión.  Estos fenómenos llamados intencionales aparecen como funciones del sujeto total, no como acciones de las partes.  Esto supera la división cartesiana entre mente y cuerpo.  “Estos dos nuevos ordenes de realidad, situados en el plano ontológico de la intencionalidad, son el universo del conocimiento o de la aprehensión intencional de las cosas por un sujeto y el universo de lo apetitivo o de la inclinación afectiva del sujeto hacia las cosas”, revelando la íntima e indisoluble unión del universo de lo psíquico con la conducta.(69)

5.      Lo que hace difícil la comprensión de los seres vivos en materia de regeneración y reproducción es la autoconstrucción humana.  Lo vemos como construcción a partir de materiales, no como autoregeneración, en que lo que “el que construye y lo construido son el mismo sujeto.  El material genético es una de las muchas estructuras que el organismo utiliza para mantenerse y desarrollarse, pero no es el agente que determina en último término el mantenimiento y el desarrollo del individuo. En el material genético no esta la esencia de la vida donde de manera que modificarlo no equivale a transformar la naturaleza última de los seres vivos como se cree. Esta filosofía cree que la vida surge de la materia y no la que la vida pone a su servicio la materia. (70)

6.      Afirmamos que el ser vivo es sujeto y objeto de su propia construcción. Constructor y construido son el mismo. El ser vivo no es su estructura material.(71)   Incluso la estabilidad de la estructura material ha conducido “a muchos a identificar el material genético con el verdadero sujeto de la vida”.  “El ser material genético … es el ser de un instrumento” (72)

7.      El material genético queda revestido de propiedades admirables: almacena información, dirige la construcción de los componentes estructurales del organismo, contiene en sí la esencia de la vida. Es un imaginario mítico. (75)  Urge en consecuencia, recuperar una idea más equilibrada del verdadero sujeto que padece las acciones o manipulaciones; lo que se manipula al manipular el genoma humano no es ni una colección de moléculas inertes, ni tampoco la esencia de la vida, sino al sujeto viviente en el cual residen esos miles de millones de moléculas, en definitiva, la persona humana.  Es en conclusión, a la persona humana a la que primariamente es necesario promover y proteger, y no al genoma.  Si se protege el genoma es en virtud de la persona y no a la persona en virtud del genoma. (76)

 

CAPÍTULO IV

EL ESTATUTO ANTROPOLÓGICO DEL EMBRIÓN HUMANO.

Serani parte de la consideración del interrogante multisecular del comienzo de la vida humana y de los alcances y límites de sus manifestaciones sensibles, invitando a aprovechar los instrumentos conceptuales de la filosofía clásica, que permitió una concepción adecuada de la realidad de la persona humana "concepción que constituye la base cultural de la vida civilizada".  Tras un breve análisis de las posturas modernas y de su giro hacia una consideración subjetivista, Serani responde a las principales objeciones acerca de la humanidad del cigoto, de la naturaleza del embrión humano y de su dignidad personal, postulando que lo que quiera que sea que existe desde el momento de la concepción, es una persona humana, de plena dignidad.

Resumen del texto:

1.      El comienzo de la vida humana.  Según Aristóteles, son seres vivos aquellos seres que desde sí mismos y por sí mismos son capaces de ejecutar activamente sus operaciones propias. Esto es repetido por la ciencia moderna en lenguaje moderno.

2.      Manifestaciones sensibles de la vida.  Desde la filosofía debe distinguirse en todo ente su operar.  Una cosa es el ser vivo individual como sujeto,/otra cosa son las capacidades perceptivas del individuo,/ y otra cosa es el operar actual de esas capacidades.  El problema que genera la aparición de los seres vivo … es que sus propiedades par afirmar su existencia van surgiendo de a poco (79)  Cuando afirmamos que un individuo concreto se encuentra todavía muy lejos de haber manifestado todas sus potencialidades, surge, en consecuencia, la interrogante acerca de cuándo podemos afirmar que estamos ya en presencia de un nuevo ser vivo. [Estos son antecedentes para examinar cuándo un embrión humano pude ser considerado ya como un ser humano] Así que, la dificultad: no hay problema en reconocer la existencia de un sujeto determinado cuando asistimos al despliegue completo de todas sus potencialidades.  En definitiva, invocar hoy a Aristóteles y Tomás de Aquino como base de nuestro argumento, es un anacronismo, pero no constituye tal anacronismo, “aprovechar los instrumentos conceptuales que estos pensadores debieron desarrollar para poder enfrentar el problema con los precarios datos empíricos que ellos poseían”. (80)

3.      Principios para un intento de respuesta.

a.       3.1. Una distinción capital. Debe distinguirse aquello que nos permite afirmar que un individuo existe, y por otra, aquello que en el individuo se modifica y que nos permite afirmar que ha cambiado. Lo que nos permite decir que el mismo no es lo mismo. (81)  Ninguna modificación podría ser afirmada sin la existencia de un mínimo sustrato de estabilidad. (82)

b.      3.2. Un sujeto que es persona. El fundamento que permite afirmar que existe una comunidad profunda de naturaleza entre los seres humanos es el sujeto.  Si en el individuo humano el sujeto permanece invariante por encima de la diferencias de edad, apariencia, sexo, raza, cultura o posición social, no existe base racional para afirmar ninguna pretensión de discriminación entre seres humanos en cuanto tales.  Todos los seres humanos son iguales en cuanto a la naturaleza fundamental y  específica, e iguales en dignidad y derechos en cuanto seres humanos.  [El sujeto/persona sería el sustrato o elemento invariable del punto anterior]  siendo el ser humano un ser racional [puesto que no esta determinado por motivaciones innatas de los instintos como en el resto de las especies] por ello es libre.  Conocimiento intelectual y libertad es su constitución ontológica “que trasciende la materia corpórea”. El pensamiento clásico llama “persona” a este modo de ser sujeto.  Es persona todo individuo cuyo sujeto es racional e inmaterial en cuanto a su raíz y, en tanto que racional, libre.(83)  Definición que se encuentra entre los pilares de la civilización.  La pregunta de cuándo se es persona y cuándo se deja de serlo, …, debe ser examinada a la luz del origen conceptual e histórico de la noción de persona humana. Pregunta que no puede ser disociada de la pregunta del cuándo se es sujeto humano. Ni existe ni puede existir un sujeto humano que no sea persona humana, ni una persona humana que no sea sujeto humano. La persona es el ser humano como ente natural corpóreo, el sujeto es el ser humano como ser espiritual. El surgimiento de la persona humana en la existencia, al igual que para todo ente natural, constituye un evento instantáneo y no un proceso, por más que el surgir de la vida suponga un proceso. [Con lo que justificará decir que el embrión humano es persona desde el momento mismo de la existencia]

4.      ¿Qué es el embrión humano?

a.       4.1. El sujeto que actúa no se identifica con su actuar. (Primera corriente de pensamiento) En primer lugar, en la modernidad la noción de sujeto ontológico se ha deslizado desde una consideración objetivista, que era la clásica, a una consideración subjetivista, según el significado moderno del término sujeto y que llamaré introspectivista. Esta visión introspectivista “termina reduciendo la persona a aquellos actos en los cuales ésta se constituye como sujeto cognoscente”, luego psicológico, convirtiéndose en una concepción materialista, donde el encéfalo es la mente, “por causa del sentir y pensar, la presencia o ausencia de un encéfalo pasa a constituirse en el criterio empírico de personalidad”.  Y de allí se pasa al argumento que sostiene que solo es posible hablar de persona en relación con el embrión cuando ha habido algún grado de desarrollo del sistema nervioso.

b.      4.2. Individualidad no es indivisibilidad. (Segunda corriente de pensamiento)  Esta corriente sostiene que el producto de la fecundación humana o “conceptus” no sería persona humana hasta la nidación o hasta el momento en el cual ya no sea posible que en condiciones naturales se generen uno o más gemelos verdaderos. Se objeta que el conceptus sea un individuo humano porque aun es posible hacer surgir de él uno m más individuos humanos.  Serani argumenta que “no somos capaces de percibir la fuerza del argumento que sostiene” esta corriente. Porque no se puede descartar a priori que la gemelación no se encuentre predeterminada desde el momento mismo de la fecundación, entre otros argumentos discutidos.

c.       4.3.. ¿Es el zigoto humano un individuo humano? Se trata, sin lugar a dudas, de una célula única, rodeada de membrana, metabólicamente viva. El espermatozoide como tal ya no existe, y el ovocito original se encuentra notablemente modificado, sobre todo tras el fin de la segunda división meiótica.  No vemos (ante ello) más que dos posibilidades: o estamos frente a una célula única o frente a un organismo unicelular.  De ser una célula única, se trataría de una célula original que, como tal no sería parte de ningún organismo. Si se trata de un organismo unicelular, no tenemos duda que se trata de un organismo de la especie humana y que ya posee además características distintivas individualizadotas. [Esta última es la posición propuesta por el autor]. Y si se trata de un individuo humano podemos afirmar la existencia de un sujeto humano que es a la vez un sujeto personal y que en cuanto que tal, ya no variará a lo largo de su existencia, a no ser por la actualización progresiva de sus múltiples posibilidades.  No un sujeto o persona humana en potencia, sino frente a un sujeto o persona humana en acto, (con) despliegue de todas sus virtualidades, incluida la capacidad de reproducirse, ya sea de modo asexuado en las primeas fases de su desarrollo dando origen a gemelos, ya sea de modo sexuado en sus fases más tardías. (87-9)

d.      4.4. Objeciones a la humanidad del zigoto. En el material genético no se encuentra la “esencia” de la vida como algunos han pretendido, el material genético es uno más de los muchos órganos que el ser vivo utiliza con el fin de automantenerse y desarrollarse. Lo importante es saber si está constituido o no un nuevo individuo funcionante.  Para otros autores las células humanas se transformarían en un individuo humano en el momento de la implantación, 5 a 6 días post fecundación. Para otros autores el grupo de células humanas sólo se transformaría en un ser humano el día 14, cuando aparece la estría primitiva, sin que quede claro el fundamento de escoge ese día. (91) En general, Serani rechaza la tesis que dice que, no existe fundamento para afirmar un cierto momento en la creación biológica del ser humano, “los seres humanos no son más que eso: una colección de células, tejido humano complejo al que por convención y prejuicio llamamos ser humano o persona.  En esta hipótesis, el comienzo de la persona humana deja de ser un problema porque la persona humana nunca ha existido ni existirá. La noción de persona humana  --en esta postura—surge de un consenso, y su respeto no puede defenderse en términos de un fundamento racional más allá del consenso”. Esta tesis, dice Serani, se refuta por sí sola. (92)

5. La naturaleza del embrión humano y su dignidad personal.  Desde el momento de la penetración del ovocito por un espermatozoide, existe un ser vivo humano individual (y) existiría, en consecuencia, desde el primer instante, un sujeto humano completo en tanto que sujeto, y que permanecerá individual y específicamente inalterdo e inalterable a lo largo de toda sus existencia, por más que esté sometido a múltiples transformaciones desde el punto de vista de sus determinaciones adventicias.”

 Y si existe un nuevo sujeto humano no puede sino existir una nueva persona humana que, en tanto tal, exige el reconocimiento y el respeto de todo los derechos inherentes a su dignidad”

El zigoto humano recién fecundado sería, en consecuencia, un ser humano en acto, en posesión de todas sus potencialidades, y en ningún caso un ser humano potencial. Las evidencias empíricas y racionales examinadas obligarían a observar las máximas precauciones en cuanto a no atentar contra los derechos a la vida y la integridad física, psíquica y moral de un nuevo ser humano. (92)

 

 

SEGUNDA PARTE

Esta parte comprende una introducción al estudio comparativo de la conducta animal y de la conducta humana., seguido de un estudio sobre la persona humana como animal racional y la libertad y moralidad que les son connaturales; la raíz biológica de la sexualidad humana y el comportamiento sexual humano.  Son ensayos independientes, aunque relacionados en cuanto al tema de fondo.

 

CAPÍTULO 1

INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DE LA CONDUCTA ANIMAL

Aquí, Alejandro Serani se propone mostrar cómo toda conducta animal supone al menos tres elementos que considera básicos. Éstos son: un conocimiento, una inclinación (afectiva) y un desplazamiento, afirmando que, en cuanto más complejo y variado es el conocimiento del animal, más complejas y variadas son sus emociones, lo mismo que sus conductas. Pero ¿qué ocurre con las conductas "internamente generadas o instintivas como, por ejemplo, la construcción de un nido, las migraciones o la elaboración de una telaraña? ¿Cuál es el modo de entender esta dependencia de la actividad psíquica en relación con las estructuras anatómicas? ¿De qué manera exacta se realiza el despliegue de la conducta instintiva? ¿Cómo se adquiere en la historia de las especies y cómo se transmite? Interrogantes, todos éstos, que son tan difíciles de responder hoy como lo fueron para los antiguos filósofos.

1.      Vida vegetativa y vida animal.  Entre la multiplicidad de seres, nos ocupan los seres vivos, lo primero que hace la ciencia es clasificarlos de alguna manera, de forma tal que “en toda clasificación de realidades naturales se encuentra supuesta una distinción ontológica … subyacente la que será más manifiesta cuanto más teórica sea la intención del clasificador.

2.       La vida animal. Lo que distingue a los animales son sus conductas. ¿qué es eso?

a.       2.1. "La conducta. La conducta surge del conocimiento del otro, o de lo otro. Como percepción de una realidad a la que se orienta la acción. De manera que por medio del conocimiento, las cosas están en el cognoscente, no físicamente, sino cognoscitivamente presentadas”. [Quiere decir que la conducta surge como percepción del otro, o lo otro, y al percibir, se convierte en algo conocido, en conocimiento].

3.      El fenómeno del conocer.

a.       3.1. La intencionalidad del conocer.  En síntesis del punto: “la representación cognoscitiva, aquella que verdaderamente es instrumental para el conocer, no puede ser concebida como una copia física”.

b.      3.2. Dos modos distintos de estar presente. Lo conocido comparece a nuestra “presencia”, aun cuando lo conocido no se encuentre “presente” sino a distancia.  Así, surgen dos conocimientos: Uno como realidad física y el otro como conocimiento.

c.       Estas dos formas de conocimiento son análogas entre sí. Pero lo que es análogo no es igual, solo hay un parecido.

4.      Causalidad y Ser. Los fenómenos intencionales dependen necesariamente en su ser y en su devenir de un orden de causalidades del mismo orden. Dicho de otro modo, “los fenómenos mentales proceden de una mente cuya naturaleza es semejante a la de los fenómenos que ella produce. Si hemos visto que los fenómenos intencionales siendo reales no son corpóreos, debemos concluir que la mente en su constitución íntima debe ser una realidad no corpórea” [Es decir, la mente no es algo físico, algo que también está en Bateson y su realidad de segundo nivel].

5.      El orden de la afectividad. Existe en todo ser natural una espontánea tendencia … a su propia conservación.  Estas tendencias, afectos, inclinaciones o emociones animales … surgen en el animal respondiendo a una serie de eventos intrínsecos o extrínsecos.

6.      Afectividad animal ¿realidad o antropomorfismo? Si bien es cierto que la atribución de emociones y afectos a los animales no se hace en virtud de una evidencia directa … sino de una inferencia en cuanto a que el animal experimenta emociones.

7.      De todo lo anterior se desprende que toda conducta animal supone al menos tres elementos que considera básicos. Éstos son: un conocimiento, una inclinación (afectiva) y un desplazamiento, afirmando que, en cuanto más complejo y variado es el conocimiento del animal, más complejas y variadas son sus emociones, lo mismo que sus conductas. Si falla uno de esos elementos, la conducta no se realizará.

8.      Sobre la conducta instintiva. No es suficiente decir que se transmite en el material genético. ¿Cómo se realiza el despliegue de la conducta instintiva? No se sabe.

En resumen: la vida animal se reconoce porque éstos tienen una conducta intencional, es decir, conocen algo a lo que dirigen su interés. Conocer es crear una segunda realidad (mental) análoga a lo conocido, pero no físicamente real. Por lo tanto la mente, que es el conjunto acumulado de esa realidad no física, no es tampoco física. La mente es una realidad de segundo orden. Es decir, la mente no es algo físico como las neuronas o el sistema nervioso que la produce.

 

CAPITULO II

LA PERSONA HUMANA COMO ANIMAL RACIONAL: LIBERTAD Y MORALIDAD.

El Capítulo II, examina la vida animal humana, de modo análogo a como lo hiciera con el "paso" de la vida vegetativa a la vida animal, los efectos producidos en la conducta por el surgimiento de un nuevo género de conocimiento y de afectividad, como lo son el conocimiento y la afectividad intelectuales. Para ello, parte de un análisis fenomenológico de la conducta propiamente humana, para preguntarse por la libertad: ¿qué es lo que hace posible la libertad, ese poder radical que lleva al hombre a hacer algo o a no hacer nada, a querer o a no querer, a amar o a odiar? y ¿en qué y hasta qué punto es libre el sujeto humano? Si la voluntad es un apetito de bien (apetito intelectivo) y por ella el individuo se dirige a todas las cosas en cuanto las concibe ligadas a lo que considera que es su bien total ¿cómo es posible que pueda voluntariamente hacer el mal? ¿Cómo se produce la opción por el bien total?

  1. Introducción.  Lo que aquí se estudiará es el conocimiento y la afectividad del intelecto, como efecto de la conducta del animal humano.

  2. El actuar propio del hombre. Se llamará “el andar propio del hombre” a aquellas características que se manifiestan solo en éste.

  3. Fenómenos de la conducta propiamente humana.

    1. 3.1. Primer acercamiento. Como primera característica,  aparece la posibilidad que tiene cada uno de los individuos de tener una vida propia, es decir, que no está determinada por conductas instintivas. Lo más importante parece ser, es que se trata de una actividad de “segundo orden” [algo que no esta en la parte física, biológica, sino que sería el producto de ésta, como el medir el tiempo es un producto de las partes de un reloj, cuando están unidas]

    2. 3.2. Segundo momento descriptivo. Lo propio del animal humano es que tiene dominio sobre sus propias acciones. [La voluntad de Kant, que luego lleva a la necesidad del deber]

  4. Análisis de la conducta humana.

    1. 4.1. El deseo como motor de la conducta.  Lo que hace que el animal humano tenga control sobre su conducta es el apetito o deseo que le provoca aquello que le surge como percepción. [desea algo de lo que percibe]  Es “un nuevo genero de apetitos que están por encima de las tendencias del orden sensible”

    2. 4.2. La existencia de un deseo libre. Ese nuevo género de apetitos son los deseos humanos [¿incluye los valores?] y como el hombre no esta atada o determinado por otras determinaciones, como los instintos, se convierten en un campo en que el hombre es libre de desear, para vivir.

    3. 4.3. La raíz de la libertad. Lo bueno y lo malo, es lo deseable y lo indeseable … para un apetito. Pero hay apetitos de lo natural (los petitos sensibles) y de lo intelectual. Este otro orden de apetitos, que son intelectivos, es la voluntad.

  5. Un apetito difícil de colmar. La voluntad, es esa segunda capacidad de deseo, que opera en paralelo con los apetitos sensibles. El hombre comienza a vivir una vez satisfechas sus necesidades básicas.  El resto del artículo deriva hasta dejar en claro que la única forma de satisfacer correctamente este segundo orden de apetitos intelectuales, es tratar de alcanzar el bien total del ser humano, lo que se alcanza solo persiguiendo el bien común. [que a mi ver, se alcanza solo en la medida en que las reglas de convivencia estén claras para todos, y sean aceptadas por todos].

  6. Breve introducción al problema de la moralidad. Los individuos deben permitir que su inteligencia opere libremente en la búsqueda del bien, eso los hace responsable ante el bien,  de lo contrario son responsables de llegar a conclusiones equivocadas respecto de éste.  “El verdadero tema de la ética se refiere a saber qué hacer con esa libertad”. (130)

Mi resumen: que lo que hace humano al animal humano, es su habilidad intelectual, que le concede libertad para actuar, en la búsqueda de su supervivencia, pero está en una trampa, no tiene otra opción porque lo otro sería que actuara llevado por sus instintos, pero entonces sería una animal inferior. Esta libertad de acción, lo obliga a aplicar su voluntad para elegir entre lo bueno y lo malo para el ser como totalidad, y ese es el fundamento de la ética.

 

CAPÍTULO III

RAÍZ BIOLÓGICA DE LA SEXUALIDAD HUMANA.

Capítulo III profundiza en la raíz biológica de la sexualidad humana, procurando un acercamiento primario y fundamental a una realidad que es, para la filosofía y para la ciencia, un fenómeno extraordinariamente interesante, a la vez que altamente complejo.

Para ello, el autor divide el capítulo en dos partes: en la primera describe el surgimiento de la sexualidad en la historia de los seres y hace un análisis de las razones tentativas, científicas y filosóficas de su aparición; “Pensamos que, en sentido teológico fuerte, lo más probable es que la sexualidad haya surgido en el curso de la evolución para posibilitar el proceso de individualización y autonomización creciente, que los datos nos muestran que de hecho se produjo, y no que la sexualidad haya sido un accidente fortuito en el curso de la filogénesis”. (139)

En la segunda parte describe la conducta sexual del mundo de los seres vivos y su relación con la conducta sexual humana. El dominio de la vida no es coextensivo con el dominio de la sexualidad [anti Freud]  Pero aunque la conducta sexual parezca una conducta libre, su fin último es solo la reproducción. Otra cosa no tiene cabida.  (Resumen del capítulo en el Nº 6, Pág. 142.)

 

CAPITULO IV

EL COMPORTAMIENTO SEXUAL HUMANO

Capítulo IV estudia específicamente el comportamiento sexual humano, examinando cuáles son los elementos nuevos que se agregan a los ya constatados en los primeros niveles de la vida, para conocer cómo se articulan entre ellos, concluyendo que la conducta sexual humana es, y debe ser, un encuentro entre personas en el que se deben cumplir determinadas exigencias de carácter antropológico y ético. Sólo así, "la sexualidad humana termina superando, a través de la unidad de vida posibilitada por el amor conyugal, la división de la especie en sexos complementarios, división que la Naturaleza produjo en el corazón mismo de la vida biológica" (159).

El ser humano no posee instintos sino más bien pulsiones … conductas incoadas, pro cuya realización acabada no se encuentra filogénicamente determinada, sino que corresponde a la cultura determinada.” (152)  “La mayor parte de las conductas humanas … deben ser culturalmente determinadas”.(153)

En resumen la conducta sexual esta determinada por su libertad (ausencia de instintos) por lo que depende de su voluntad, pero ésta debe considerar que la sexualidad solo tiene por finalidad la reproducción.  “la sexualidad y su ejercicio se encuentran, por naturaleza, ligados … a la reproducción.  Esto quiere decir que todo acto con sentido sexual está necesariamente ligado de facto a la reproducción” (157).

Alguien podría objetar que todo camia si ambos sujetos libres están de acuerdo en entregarse el uno al otro en calidad de objetos.  En realidad el problema de fondo es el mismo; consentirse entregarse al otro en calidad de puro objeto es vivir una ficción con respecto a  sí mismo. Y, ya lo hemos visto, no es sano vivir de ficciones. (156)

En otras palabras no debe haber sexo fuera del matrimonio, y solo debe existir para procrear.