LA PAGINA DEL PROFE.CL

 

 

 

 

 

Edgardo Ulloa Baeza

Cuento inédito

edgardoulloab@gmail.com

Parecía que el planeta Tierra, caminaba cansado alrededor del rey Sol, junto a sus siete compañeros del Sistema Solar. (Son ocho los planetas clásicos, pues Plutón no se considera como tal). Todos cobijados en nuestra galaxia la Vía Láctea, que teniendo forma de plato espiral, nos da lugar en uno de sus brazos inferiores, en una zona marginal, alejados de su verdadero centro.

Nuestra galaxia, contiene más de 100.000 estrellas que la pueblan, siendo el Sol una estrella pequeña dentro de este gran conjunto. Nuestro Sol está ubicado a 250 billones de Km. del centro de la Vía Láctea. Esta galaxia, a su vez, pertenece a una pequeña agrupación de 19 galaxias; la más cercana de las cuales, está a 30 millones de años luz[2].  Se estima que en la inmensidad del cosmos existen sobre 1000 millones de galaxias.. La estimación de la cantidad de estrellas en estas galaxias ronda los 100.000 billones. El poder luminoso de una galaxia, es igual a 400 millones de soles.. Como nuestro pequeño Sol, tiene su propio Sistema Solar con planetas que giran en torno a él en órbitas elípticas; así también otros  “soles” u otras estrellas en lejanas coordenadas siderales, tendrán lo propio; en que seres inteligentes habitarán otros planetas que permiten la existencia de la vida superior al estilo de la humanidad.

Regresando a nuestro planeta; en la historia geológica de la tierra, han aparecido periodos fríos conocido como las glaciaciones, donde aparecen extensas masas de hielo que cubren los polos y parte de su superficie. Gran parte de la topografía de la tierra, extensos valles, áreas de colinas y numerosos lagos tienen su explicación a partir de éstos movimientos de hielos en su avance y retroceso que junto con modificar la faz de la Tierra, influía grandemente en la desaparición y aparición de especies de la flora y de la fauna, como así mismo,  grandes cambios climáticos.

En la época correspondiente al cuaternario[3], los glaciares cubrieron repetidamente la superficie de Europa. Cuatro son las glaciaciones clásicas, separadas por los correspondientes periodos interglaciares que llevan los nombres de localidades alpinas:  Günz  (1.200.000 – 700.000  A.C.),  Mindel  (660.000 – 350.000 A.C.),  Riss  (300.000 – 120.000  A.C.) Y  Würm  ( 80.000 – 10.000  A.C.). Es decir, la última glaciación finalizó 12.000  años  atrás.

Por otra parte, los habitantes de la tierra están algo preocupados. Los informes de los científicos y de los climatólogos no son nada de alentadores; en las últimas décadas se vienen manifestando fuertes descensos de la temperatura promedio del planeta.  Aún las zonas desérticas tradicionales han visto reducida su temperatura en forma alarmante. Se han realizado grandes Seminarios Internacionales sobre el tema, y los polos cual fieras al acecho, han extendido su superficie de hielo en forma amenazante hacia regiones anteriormente pobladas. Los informes de Internet y los noticieros de TV reportan sobre el tema; aparejado también por un consumo desmedido de energía para calefaccionar los hogares con la consabida alza de los combustibles. En todos los ambientes la noticia es una sola:  el fin del actual periodo interglacial.

Se aproxima un periodo de glaciación global, que tiene una característica inusual; no será un proceso de miles de años, sino de un momento a otro. Los científicos hablan de un hoyo negro en la superficie solar que afecta el radio de la Tierra y otros dicen que la galaxia entera se adentra en un área gélida, en que todo cuerpo celeste que atraviesa por ahí se congela si no desprende fotones de helio como el Sol, que aún así no alcanza a proteger a la Tierra. Travesía que según los más conservadores puede durar de 2.000 a 3.000 años. Los gobiernos se preparan, otros se resignan. Los Organismos Internacionales, los gobiernos, los bancos, las principales universidades y hospitales del mundo trabajan en conjunto.

Entre los varios proyectos diseñados, destacan los de la conservación de las especies y la cultura contemporánea y su historia. Uno de éstos proyectos, en el área biológica, consiste en obtener muchos ovocitos[4] ; otros tantos espermatozoides masculinos. La idea es producir un gameto u óvulo fecundado para su conservación hacia la posterioridad. Este juego es tanto con fertilización in vitro, artificialmente, como in situ en forma natural, en que se extrae el óvulo fecundado de la mujer. El caso es que no faltan voluntarios para este ejercicio y el proyecto prospera. Son miles talvés millones de gametos científicamente aislados y conservados en depósitos especiales, en que serán congelados, juntamente con la glaciación que se avecinda. Entre otras cosas, estos gametos humanos se identifican correctamente y se distribuyen en las principales ciudades del mundo. La idea es salvaguardar la supervivencia de la especie más allá de la glaciación. No se sabe con certeza si esto será posible, pero lo que sí se sabe que debido al enfriamiento brusco, es imposible que la raza humana como especie sobreviva. De hecho no sobreviven, mueren inevitablemente todos y cada uno de los habitantes de la Tierra. Ahorrando palabras y dejando la catarsis apocalíptica a la imaginación de cada uno, el fin ha llegado, todo es hielo, muerte, sombras, desolación y silencio. La civilización actual desaparece por completo y para siempre. ¿Para siempre?.

Pasan 2.000 años sobre la faz de la Tierra, todo está en semi oscuridad; ahora vuelve lentamente el aumento de la temperatura. De la civilización pasada quedan solo ruinas. Los grandes hielos ya se han retirado y puede vislumbrarse el perfil de los continentes. A estos campos desolados llegan unos extraños visitantes del espacio. Aunque se trata de unos expulsados y perdedores, están equipados con grandes tecnologías y poderosas naves. En ocasiones pueden viajar en forma de energía. También tienen dominio  sobre el concepto y la aplicación de la antimateria y el anti-espacio, vencen la fuerza de gravedad, también pueden moverse en la quinta dimensión como así mismo la generación de diferentes tipos de energía. Se trata de los Soteryos, habitantes de un lejano planeta en una desconocida galaxia. Ellos pertenecen a un grupo de perdedores, que deben abandonar su casa, pues son expulsados por el grupo dominante después de perder una revolución cibernética. Así, parten decididos a colonizar y establecerse en otro lugar del basto universo que tienen por delante. Parten todos los viajeros del espacio equipados con cientos y cientos de naves, cual las antiguas escuadras que se hacían a la mar. Tienen el poder de establecer estaciones espaciales acoplando sus naves y vivir allí por un tiempo largo. De hecho, esta técnica es utilizada cuando un grupo especializado de Soteryos, salen de su estación espacial, en su rutina de examinar posibles planetas para establecer la colonia. Es así como llegan al desolado planeta Tierra, saliendo de un proceso de glaciación.

Hay poco tiempo para la investigación y las opiniones de los Soteryos están divididas. Toman muchas muestras de diversos lugares, clasifican muchos artefactos de todo tipo, que asombran por su grado de conservación, especialmente los guardados dos milenios antes para ese fin. Obtienen CD-ROM y DVD, conservados en cajas de plomo al vacío, con sus respectivos reproductores, confeccionadas por los hábiles ingenieros en los proyectos antes de la glaciación. Examinan y recopilan en profundidad todos los antecedentes relativos al ser humano extinguido. Confeccionan un mapa de antecedentes y fechan la última civilización en aproximadamente 2.000 años atrás. Antes de retirarse, se llevan varias muestras de lo más importante, el resto para ellos es chatarra. Siempre le dan mayor importancia a todo lo tecnológico, como así mismo a lo biológico y genético. Por eso, con mucho espero transportan la conservación intacta de gametos, en sus herméticos y gélidos envases, que los científicos habían guardado y distribuido estratégicamente.

Las grandes naves se alejan para siempre. El silencio vuelve a reinar. La Tierra había sido descartada como lugar de residencia de los Soteryos, ellos desean un planeta que nunca haya sido habitado, un planeta virgen. Además la rechazan por ser un planeta con muchas revoluciones alrededor del Sol, lo cual limita el tiempo de existencia. Se van las naves y el infinito cubre de vista este pequeño y apartado lugar en la inmensidad del cosmos.

Los Soteryos, errantes del espacio, finalmente colonizan un hermoso planeta muy parecido a sus condiciones primitivas de donde ellos salieron derrotados. Instalados en este nuevo hogar, empezaron a desarrollar los proyectos de sus comunidades. Primordial importancia le dieron a revelar el material genético, extraído de aquel lejano lugar en semi penumbras llamado Tierra. Prestaron sus mejores científicos, sofisticados métodos  y sus mejores esfuerzos para lograr algo que todos sospechaban: desarrollar y dar a luz aquella vida encapsulada. Lo lograron, y grande fue su expectación primero, sorpresa después y alegría más tarde, al ver que esos seres cobraban vida en aquellos úteros artificiales con ambiente y todas las variables controladas; líquido amniótico de igual ph al del vientre de una madre verdadera y la multiplicación de células, que por medio de un “cordón umbilical” darían la madurez al ser humano en gestación, hasta que cumpliera su tiempo de nacer. En las primeras partidas de gametos, lograron varios y fructíferos nacimientos de hermosos y robustos niños y niñas; descendientes de un pasado olvidado, en que la avanzada ciencia y la tecnología más el conocimiento, fueron el puente de unión, para preservar la humanidad de una especie extinguida: el hombre.

Estos seres indefensos fueron criados con esmero, dedicación y cariño; pues los antecedentes recogidos por ellos en la Tierra, daban cuenta de todos los requerimientos de la morfología, fisiología y psicología del ser humano en todos sus estadios. Lo cierto, es que junto a los Soteryos, había ahora una nueva comunidad: los seres humanos, de distintas razas que ellos con tanto éxito habían traído a la vida. El resto del material genético que había presentado rechazo al experimento de vida, las perdidas de vidas durante el proceso y todos aquellos que no respondieron a la prueba de respiración celular del oxígeno, no fueron desechados, sino que con gran ceremonia, algo semejante a un rito religioso fueron envueltos en cristales de hielo, sobre los cuales se erigió un pedestal con inscripciones del planeta Tierra, como recuerdo perpetuo en un sitio especial. Pues los Soteryos eran muy respetuosos de todas las formas de vida como del medio ambiente.

Pasado el tiempo, factor al cual ellos tampoco podían escapar; las cosas no fueron tan bellas como al principio. Aunque ellos eran muy respetuosos de la diversidad y de la convivencia pluralista; sujetaron a estos indefensos seres, siempre a trabajos de servicio y desgaste físico en que ellos no participaban sino por necesidad, pues gran parte del trabajo era encargado a la robótica.  En palabras simples, aunque la raza humana “resucitada” a la vida en un lejano y desconocido lugar, había perdido una de sus más grandes características que su Creador le dio, esto es la decisión de tomar opciones por su propia voluntad, es decir, había perdido su libertad. Aquí tenían de todo, nada les faltaba, salvo que eran esclavos de los Soteryos, sus padres adoptivos y eran considerados como una raza inferior.

En una ocasión, todos los humanos reunidos, fueron agasajados con una sesión de música que en CD, también fueron llevados en la gran muestra exploratoria. No se sabe por qué, pero los ojos de los adolescentes humanos se llenaron de lagrimas al escuchar aquellas melodías que nunca habían escuchado. Ya más relajados al escuchar otro tipo de música: las cumbias, la música rock, la salsa, el merenge, el jass y el requetón, muchos de ellos  movían sus cuerpos, cabeza, manos y pies en forma innata al compás de la alegre armonía. Observando esto los Soteryos, se sorprendían grandemente y ellos también quisieron imitar esos movimientos, pero solo obtuvieron torpes remedos.  En otra reunión, los jóvenes humanos quedaron muy impactados, cuando en pantalla gigante, les mostraron un DVD, donde salían las principales ciudades del mundo, hoy desaparecidas y olvidadas: Shanghai, París, Moscú, Amsterdam, New York, Santiago de Chile y junto a ello, muchos paisajes con las maravillas naturales más hermosas del planeta Tierra. Sin embargo, el impacto más fuerte y emocional sobre la pequeña colonia cautiva, fue ver diferentes grupos de personas en sus culturas y ver diferentes personajes actuando, jugando, bailando o simplemente viviendo lo cotidiano en su ambiente natural. Los humanos ya no reían, solo lloraban y no faltaron los muchos que levantados de sus asientos se abalanzaban a las pantallas de plasma, para tocar y palpar esos seres maravillosos que nunca pensarían ver y algo les decía en su interior que ellos, que se movían en la pantalla, eran sangre de su sangre y huesos de sus huesos; sus verdaderos padres.

Viendo los “psicólogos” de los Steryos, que estas sesiones de música y videos ancestrales, nada bien le hacían a los humanos (en vez de mostrar sumisión a ellos como que mostraban más rebeldía) decidieron no hacerlas nunca más. Respecto a este tipo de materiales, los dieron por bloqueados y borrados; pero en realidad los ocultaron para siempre del alcance de los humanos. Muchos quedaron conforme con estas explicaciones; no tanto por ellas mismas, sino que los Soteryos, tenían la facultad de producir o inducir el olvido en forma artificial, como quien borra la parte de una cinta que no desea reproducir. A esta sesión de olvido fueron sometidos todos los que habían participado anteriormente en las reuniones de música y videos. Pero a pesar de ser meticulosos y detallistas, a estos grandes sabios se les escapó un pequeño grupo de humanos, que no pasaron por la sesión de olvido artificial. Entre este pequeño grupo había un hermoso joven llamado Toregat, nacido entre los Soteryos que desde pequeño había mostrado grandes habilidades y destrezas en todo cuanto hacia.  Aparte de su apuesta figura, en que destacaban sus vivos ojos negros, cuando se ponía su casco de protección cósmica, poseía fuerza, múltiples capacidades y una inteligencia y sabiduría superior.

Lo primero que hizo este grupo, al darse cuenta que sus hermanos todo lo habían olvidado, fue formar una sociedad secreta, en que participarían solamente aquellos no afectados por la inducción del olvido artificial. La sociedad secreta era para mantenerse a salvo de los Soteryos y más tarde incorporar a sus demás hermanos. También tenían un temor, que sus anfitriones, aburridos de ellos, no los dejaran multiplicarse, los utilizaran como conejillos de Indias en sus bastos laboratorios biotecnológicos o simplemente los desterraran a un planeta, sin tecnología, abandonados a su propia suerte. Tal ves, nada de eso harían los Soteryos; pero, a todos ellos los unía un solo ideal, regresar un día a ese lejano y hermoso país mostrado por un error de los Soteryos. Para cumplir este ideal, se prepararían en secreto, lo mejor que pudieran cada uno de ellos, siendo su líder natural, el propio Toregat, produciendo una aceptación de todos sus hermanos, es lo que se conoce como: “La rebelión de Toregat”.

Este Toregat sabía ocultar muy bien sus pensamientos, pasiones o anhelos, frente a sus instructores y jefes locales, de hecho, era muy amado por los científicos Soteryos.  Es así, como un especial grupo de jóvenes, Toregat y sus amigos pasaron a un nivel superior de los servicios, a ser preparados en la gran ingeniería espacial de sus benefactores. Les enseñaron las principales técnicas  de la cibernética de ellos, los conceptos y aplicación de técnicas del dominio de espacio y antiespacio, materia y antimateria, la detención del movimiento atómico, para atravesar murallas y reducir edificios al tamaño de una avellana, vivir en la quinta dimensión en que uno va y regresa al mismo tiempo, vencer la fuerza de gravedad de los planetas para movilizarse en pocos minutos sin utilizar energía, pues es el planeta que gira y el individuo suspendido baja simplemente a donde quiere llegar y así cositas por el estilo. También se licenciaron en producción de energía y principalmente Toregat y un pequeño grupo en navegación espacial. Hicieron su práctica, en continuos y prolongados viajes de reconocimiento y captación de isótopos de uranio y mercurio, que ellos utilizaban para sus procesos productivos. Al poco tiempo Toregat y sus amigos eran perfectos oficiales de navegación, a tal punto que reemplazaron con buen éxito a los propios pilotos Soteryos, como también superaron al grupo robótico, altamente especializado. Maravillados por este éxito, los expertos, descansaron en ellos, encomendando a este grupo especial, varias misiones de reconocimiento. Más tarde, enfrentaron programas al espacio exterior, que duraban varios “días”, para ir a abastecer una lejana estación sideral, puente de contacto de los Soteryos, no se sabe con que lejana civilización, conque ellos continuamente se comunicaban y aparentemente recibían apoyo técnico y logístico.

La sociedad secreta continúo con sus reuniones, que eran ocasiones de compartir y de gran alegría para la pequeña colonia humana. Si bien es cierto, cada uno de ellos le debía su vida a los Soteryos, a su gran capacidad “científica”, su evolucionado pensamiento y su convivencia pluralista; deseaban ardientemente regresar a sus raíces. Esto era muy marcado en el grupo selecto de Toregat y sus amigos, que no habían sido sometido a las terapias de blancura u olvido espiritual. Esas visiones de su lejana Tierra y las vivencias de sus seres queridos que los levantó de sus asientos para estrellarse en las paredes de iones congelados, que se ubicaban antes de las pantallas de plasma líquido, no se borraba de sus mentes, pero sobre todo no se borraba de sus corazones. Estaban planeando el éxodo paso a paso. Esto se vio coronado cuando uno del grupo especial, trajo a las manos de Toregat, el mapa sideral con las coordenadas exactas de la galaxia en la que se encontraba el planeta Tierra. Era lo que ellos estaban esperando por mucho tiempo y allí supieron que la galaxia donde estaba su Tierra, se llamaba Vía Láctea. Por cierto, para evitar toda sospecha, obtuvieron varias copias para dejar la original en su exacto sitio. En sus momentos libres dentro de los laboratorios astronómicos, lo primero fue ubicar, la galaxia llamada Vía Láctea. Grande fue su sorpresa al comprobar que dentro de los radares electrónicos de los Soteryos, no figuraba dicha galaxia. La razón era sencilla, la Vía Láctea había quedado muy atrás en el viaje sideral y por ser una zona marginal, no revestía mayor interés para los Soteryos, salvo por su trofeo de entes humanos que ellos con tanta abnegación lograron criar. Este detalle complicaba las cosas, porque un viaje de fuga, requería una cantidad indeterminada de energía y naves especiales, no consideradas en los planes primarios. ¿ Y si se perdían en el infinito del espacio sideral?.  Nunca más podrían volver al seno de los Soteryos, porque sin duda serían muertos por la alta traición o ser sometidos a una esclavitud perpetua. Por lo tanto, tenían plena conciencia que este sería un viaje sin retorno. Pero esta rebelión ya estaba muy internalizada en el corazón de Toregat y sus amigos, cuya influencia era grande en el resto de sus compañeros.

El gran momento de la partida llegó. Se trataba de una gran reunión de los Soteryos, que celebraban una ceremonia de sus orígenes, por lo que estaban muy contentos y relajados, con grandes proyectos en su nuevo ambiente. El grupo especial de los humanos quedaría de turno al cuidado de las grandes naves. Con Toregat como jefe del grupo tenían que realizar viajes de rutina, por lo que estaban dadas las condiciones para la gran fuga. Se reunieron todos los hermanos en la extensa planicie de las naves. Se requirieron cuatro naves medianas, que tenían la propiedad de acoplarse en el espacio y eras las que tenían una capacidad infinita de vuelo, porque se autoabastecian de energía. Una de ellas en su totalidad, estaba equipada con todo tipo de provisiones para el largo viaje, además de contar con herramientas e implementos tecnológicos de todo tipo. Cuando todo estuvo listo y los tripulantes a bordo, con sus comandantes y oficiales respectivos, se abrieron las grandes bóvedas hacia el espacio exterior, el inmenso universo estaba otra vez  frente a ellos. Era necesario activar varias claves, que Toregat y sus oficiales sortearon con gran éxito; a la vez, que borraron toda frecuencia de salida del viaje, para impedir ser seguidos por los Soteryos y desactivaron todo tipo de alarmas de control de las barreras exteriores al gran espacio.

Ahora comenzaba la prueba más difícil: unos pequeños argonautas en el espacio infinito con un camino incierto. Dentro de las naves se fraguó una gran fraternidad humana; todos se amarían como verdaderos hermanos de origen y sí llegaban a la Tierra, se propusieron a sí mismos crear una nueva sociedad, basada en el amor, el respeto, la tolerancia, la justicia y la libertad.

La travesía fue larga y penosa; pero continuamente recobraba nuevas fuerzas con la esperanza de llegar a su querida Tierra, que a pesar de todos los daños que había sufrido, era aún su anhelado hogar. Por lo que prometieron ser parte de ella y no sus dueños absolutos, para lucrarse de sus recursos y producir tremendos daños y contaminación en el medio ambiente. Después de mucho viajar y sin saber noticias de los Soteryos, encontraron las coordenadas presentes en los mapas siderales, enfilando por la sonda correcta hacia el grupo de las 19 galaxias. Pronto estuvieron en la Vía Láctea, que a pesar de su central belleza, continuaron viaje hacia unas espirales periféricas, donde como un puntito celeste estaba nuestro Sol con sus fieles planetas alrededor. Así al fin, encontraron su querida Tierra, de donde salieron un día. No les fue difícil aterrizar, los hielos se habían retirado a los polos y se apreciaba la nitidez de los continentes limpios por la nieve, para comenzar un nuevo eón[5] .

Luego de instalarse y adaptarse a una rígida cuarentena, empezaron la  recolección de cientos de materiales aún guardados, por las generaciones anteriores en compactas cajas de plomo al vacío. De allí pasaron al análisis muy meticuloso y reflexivo de todos los contenidos expuestos, tarea que les demoró varios meses, pues no estaban interesados en comenzar una civilización por la parte  material, sino primero reconstruir la historia y la antropología, principalmente en lo referente a las relaciones humanas, la protección del medio ambiente y la justicia social. De estos materiales recobraron toda la historia de la humanidad: los vicios, las guerras, los abusos, la marginación, la pobreza, las brechas digitales, la intolerancia religiosa o ideológica, las desigualdades, la discriminación, los fundamentalismos, las dictaduras militares, el terrorismo, la extinción de las especies, la contaminación del medio ambiente, el capitalismo salvaje, la mala distribución del ingreso y todas las tragedias de la tierra. Quedaron consternados y perplejos, otros indignados, por lo que es muy difícil que reprodujeran este modelo. También conocieron de los valores presentes en los credos religiosos y en la formación ética del hombre. Se maravillaron del arte, la arquitectura, la música, los sistemas de salud, la educación, los diversos idiomas y el conocimiento de las culturas que los habían antecedido.  Pero era necesario comenzar de nuevo y lo harían sobre la base del amor, la justicia y la libertad; apoyándose en la ciencia la tecnología y el conocimiento; pero todo ello al servicio del ser humano, para crear una sociedad más justa y más digna.  Y así lo hicieron.


[[2] Recuérdese  que un año luz es la distancia  que recorre la luz en un año a la velocidad de 300.000 Km. por segundo.

[3] Cuaternario: El segundo y ultimo de los periodos en que se divide la era cenozoica y cuya duración abarca los dos a tres últimos millones de años.  Comprende el pleistoceno o época de las glaciaciones y el holoceno o época actual. La era cuaternaria, se caracteriza por un profundo cambio de clima que da lugar a la alternancia de épocas muy frías (glaciares) con otras calidas (interglaciares), la presencia de una fauna precursora de la actual y la aparición del hombre.

[4]Ovocito: Óvulos  maduros de la mujer propensos de ser fecundados.

[5]Eón: Periodo en la tierra de extraordinaria duración.

EDGARDO ULLOA BAEZA

edgardoulloab@gmail.com

BISMARCK 275  FREIRE - IX REGION

 

LA PAGINA DEL PROFE.CL     --     WEB DE EDGARDO ULLOA