CARLOS ZÚÑIGA

La Frontera de la Memoria, Relatos de Vida.

Edición Privada, Temuco, Chile 2011.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La idea de un trabajo de este tipo me venía dando vueltas hace muchos años, pero distintas prioridades habían impedido abordar la sistematización de los registros sobre historias familiares, que he venido recopilando en forma metódica, al menos durante los últimos cinco años. A mediados del 2010, en una larga conversación con Cecilia Zúñiga sobre viejas y nuevas historias familiares, me instó a iniciar esta línea de investigaciones con la semblanza de su padre.

Acerca de historias familiares tengo dos recuerdos de infancia que me rondarían el resto de la vida. La historia que mi bisabuelo materno, don Fidel Jara Toledo, me contó tantas veces en los largos inviernos de Villarrica a fines de los 60’. Su primera salida lejos del hogar -o, más bien, como corrigió mi padre muchísimos años más tarde- la primera vez que se fugó de casa. Hacia 1910, Fidel de unos 12 años, viajó con una caravana de comerciantes, traficantes y arrieros, desde La Araucanía hasta algún poblado argentino en la costa atlántica. En la caravana iba un baqueano que se adelantaba a acomodar el campamento. Recogía bosta seca para hacer fuego y ya convertido en una fogata respetable, preparaba un “asado argentino”. En mi mente de niño se quedaron grabadas las imágenes de esos campamentos, con detalles que se iban agregando con cada versión que me relataba el bisabuelo. Las canciones gauchas, las risas, los cuentos de miedo y el olor de la carne asada en la inmensidad de la pampa.

           Un segundo recuerdo, instalado tal vez un poco antes, siendo más pequeño. Mi tía Ramona Guíñez Coke, tal vez en la casa de calle “Matta” en Temuco, me contaba  la historia de su travesía a Panguipulli en 1929 y el extravío de uno de mis tíos paternos. Esas imágenes de lluvia, viento y bosques junto con el esfuerzo infantil de imaginarme a esa tía mayor siendo una niña, se quedaron grabados en mis recuerdos de niño. Y un poco más adelante, tal vez a inicios de los 70’, la tía en algunas de sus cocinas, entre el pan y la sopa, explicándome por enésima vez los enredos familiares.

Esos recuerdos rememorados y conversados infinidad de veces constituyen mi primera aproximación a las historias familiares. Demasiados años después ordeno y sistematizo registros con relatos familiares, instalados en esa perspectiva que me dieron los cuentos de Ramona y Fidel. Entre las dudas y el pudor de observar algo demasiado cercano, o de sugerir alguno de los secretos que se guardaron entre la media voz y el silencio, abordo aquí una narración que quizás debió haber sido más literaria que histórica, más emocional que investigativa.

 En este libro expongo los resultados de una investigación sobre la biografía del empresario Ítalo Raúl Zúñiga Astudillo, realizada siguiendo parámetros metodológicos propios de la Historia oral. Esto marca una diferencia con otro tipo de biografías efectuadas desde la literatura, el periodismo o incluso desde la propia Historia. Esta no es una novela ni un libro de personajes. La diferencia está en la subordinación del escrito a los registros obtenidos con informantes calificados.

El relato construido intenta rescatar la figura de Ítalo desde una perspectiva historiográfica, para ello observamos su vida en una temporalidad mayor, desde inicios del siglo XIX hasta principios del siglo XXI. Ítalo Raúl, hijo de José Eloy Zúñiga y de Rosa Astudillo; nieto de Wenceslao Zúñiga Olave y Dolores Chávez Arriagada; bisnieto de Pedro Antonio Zúñiga y Martina Olave Saldía; tataranieto de Tránsito Zúñiga. Debido a la fragilidad de la memoria sobre la línea materna, privilegiamos la línea paterna. Tal vez por un sesgo patriarcal descubrimos, para este caso, que los relatos sobre las mujeres son aún más incompletos que los de los varones.

Mi hipótesis de trabajo es que existe una continuidad económica que nos marca una transición artesano-industrial durante, al menos, cinco generaciones (Pedro, Wenceslao, Eloy, Ítalo y Marcelo), con los correspondientes co-relatos culturales. Desde Pedro, al que suponemos poseedor de un oficio, hasta la generación actual con marcados rasgos de burguesía industrial. Consideramos, (pese a la falta de investigación sobre el tema) que a diferencia de la zona central, ésta no sería una situación aislada en el sur de Chile. Este escrito se aproxima a ese itinerario.

Carlos Zúñiga Jara

Escrito en las cercanía de Vilcún durante el Invierno del 2011

 

 

 

"SCRIBENTES"

(Blog de Carlos Zuñiga J.)