Margaret S. Archer - Cultura y teoría social (Resumen)

Nueva Visión, Bs. As. 1997.

(Culture and Agency: The place of agency in social theory.

Cambridge University Press, 1988)

Resumen iniciado el 22 de Octubre del 2007

Un número entre paréntesis (xx) indica el final de la página que se está resumiendo.

Un asterisco al comienzo de un párrafo entre paréntesis indica un comentario mío (*…..)

Este resumen tuvo un curioso desarrollo.  Comencé solo copiando los resúmenes de capítulos descritos por la propia autora, ya que me parecía una buena forma de aprovecharlos. Pero esos resúmenes me llevaron a resumir partes del texto para hacerlos más explícito, al cabo de poco tiempo estaba comprometido en todo un proyecto personal para resumir el libro con bastante detalles, lo que ha tomado unos tres años.

El aparente desorden en el uso o no de abreviaturas es del texto mismo que iene algunos problemas de mala traducción. “sociocultural” viene escrito como Sociocultural, s-c y S-C. Más adelante se resumen los diferentes conceptos usados para la palabra “cultura”, en la que se incluye también el uso de la palabra cuadro, para representarla.

 

ÍNDICE

Prefacio

Parte I. EL RECHAZO DE LA FUSIÓN CULTURAL

Capítulo 1.  El Mito de la Integración Cultural

Capítulo 2. “Fución Descendente”: Sobre Claves, Códigos y Cohesiones

Capítulo 3. “Fusión Ascendente”: El Consenso Manipulado

Capítulo 4. “Fusión Central”: La Dualidad de la Cultura

Las diferentes formas de fusión y sus insuficiencias: un sumario de la Parte I. (No resumido ni reproducido)

 

Parte II. LA RECONCEPTUALIZACIÓN DE LA DINÁMICA CULTURAL

Capítulo 5. El Abordaje del Sistema Cultural

Capítulo 6. Contradicciones y Complementariedades en el Sistema Cultural

Capítulo 7. Interacción Sociocultural

Capítulo 8. Elaboración  del Sistema Cultural

Resumen esquemático de la Segunda Parte.

 

 

 

PREFACIO

El prefacio puede leerse como el abstract del libro:

La tesis principal de este libro es que, … la cultura y la agencia… corren en direcciones paralelas: plantean idénticas dificultades y el método mediante el cual éstas pueden resolverse resulta ser exactamente el mismo.

No obstante los dominios estructural y cultural son sustancialmente diferentes, además de ser relativamente autónomo uno del otro.  Estas dos consideraciones tienen relaciones cruciales con mi tesis principal.  La primera implica que los conceptos utilizados tienen que respetar y al mismo tiempo captar las diferencias sustantivas entre estructura y cultura; de otra manera, éstas simplemente quedarían atrapadas en un vicio conceptual, lo que violentaría nuestro tema por elidir (evitar, dejar de lado) los aspectos materiales e ideacionales de la vida social.  La segunda implica que las teorías formuladas sobre la relación entre estructuras y agentes sociales y entre culturas y actores culturales tienen que reconocer la autonomía relativa de la estructura y la cultura.  En caso contrario, estaríamos perturbando nuestra aptitud para comprender la vida social como el juego recíproco entre intereses e ideas.  En suma, si no se toman en cuenta estas consideraciones, no nos veremos frente a dos problemas paralelos sino que simplemente disolveremos uno dentro del otro” (9)

 

 

Parte I. EL RECHAZO DE LA FUSIÓN CULTURAL

Capítulo 1. EL MITO DE LA INTEGRACIÓN CULTURAL (p.27-48)

 

La cultura “ha exhibido el desarrollo analítico más débil entre todos los conceptos claves de la sociología.”

·         En el nivel descriptivo, la noción de cultura sigue siendo excesivamente vaga, a pesar de lo central que es ella.

·         En el nivel explicativo, su estatus oscila entre el de una variable absolutamente independiente, … y una posición de dependencia supina con respecto a otras instituciones sociales, o sea, un mero epifenómeno.

La cultura no ocupa un lugar claro en el análisis sociológico.

La razón está en el “Mito de la Integración Cultural”, un concepto que M. Archer tomó de Etzioni: Este Mito encarna “una de las falacias más arraigadas de las ciencias sociales (…) el (…) supuesto de un alto grado de consistencia en las interpretaciones producidas por las unidades societales” (Amitai Etzioni, The Active Society, Londres, Free Press, 21968: 146 / La sociedad activa, Madrid, Aguilar, 1980) (28)

* Es decir el mito consiste en que cultura y sociedad son la misma cosa pero con puntos de vista distintos.

(falacia) arquetipo de las culturas como una red perfectamente tejida y que todo lo atrapa, cuya intrincada construcción no hizo más que incrementar su fortaleza. “el Mito pintó a la cultura como un sistema perfectamente integrado en el cual cada uno de los elementos es interdependiente con todos los demás… (como) una organización compacta y coherente (28) Mi énfasis

Se origina en la herencia antropológica. Hay consenso en las propiedades principales de la cultura: establecer un patrón fuerte y coherente, … como un todo integrado.  Resurge en la función de Sorokin y fue consagrada en el sistema parsoniano de valores. …

En el enfoque antropológico convencional, la cultura tenía 2 rama distintas dentro del concepto:

·         La noción de un patrón cultural con una unidad subyacente y una coherencia fundamental.

·         La noción de la acción uniforme, identificada con la anterior y derivada de ella para producir hegemonía social.(30)

Es decir, ver a la cultura como “una comunidad de significados compartidos” implicaba refundir (elidir) a la comunidad junto con los significados”, esto oscurece una distinción vital: … puesto que contiene una confusión analítica básica entre dos elementos que son tanto lógica como sociológicamente distintos. (30)

Se confunden:

La consistencia lógica, que es el grado de compatibilidad interna entre los componentes de la cultura (sin importar cómo se definen estos dos temimos)

El consenso causal, que es el grado de uniformidad social producido por la imposición de la cultura (…) por un conjunto de personas a otro.(31)

De modo que mi proposición básica, dice Archer, es que es esencial distinguir la consistencia lógica de la cohesión causal a fin de obtener una comprensión analítica de los componentes culturales y la dinámica Sociocultural.  Esta distinción sería estrechamente paralela a la existente entre integración sistémica e Integración social, establecida por Lockwood en el dominio estructural.

Así que

CONSISTENCIA LÓGICA = INTEGRACIÓN DEL SISTEMA CULTURAL

COHESIÓN CAUSAL = INTEGRACIÓN SOCIOCULTURAL

 

Lockwood sostuvo que ningún elemento cumplía por sí solo la condición suficiente para el cambio cultural, porque,…

Puede haber: (32)

 

     (Estructura social)         (actores en orden o conflicto)

Integración sistémica baja + elevada integración social   =   El grupo se mantiene estable (no hay cambio)

Integración sistémica alta  + baja integración social        =     Se mantiene.

                                                   (antagonismo grupal)

Mi argumento principal es que: las actuales insuficiencias teóricas del análisis sociológico de la cultura son directamente atribuibles a la fusión de la integración del Sistema Cultural con la integración Sociocultural, … confusión que podría encontrarse en la herencia antropológica, pero que el Mito de la Integración Cultural intensificó en todas sus manifestaciones sociológicas ulteriores.  Por lo que las premisas e implicancias consagradas en el Mito deben desentrañarse y demolerse antes de que la cultura pueda asumir un lugar apropiado en el análisis sociológico.(33-34)

 

Los orígenes del Mito

(1) El Mito se origina en la fuerza del tradicionalismo en las sociedades pequeñas, “donde la resistente rutinariedad de la sociedad primitiva ejemplifica la fuerza de la consistencia cultural”, la que “casi automáticamente” se la atribuye a su incorporación a un Sistema Cultural.

(2) Este es un extraño homenaje  a la influencia del historicismo y el romanticismo alemán, en que relatos como los Azande se hayan convertido en el ejemplo de la integración coherente.  Lo que luego se convirtió en la “concepción de la integración del Sistema Cultural como genérica de las sociedades primitivas”.  Las discrepancias, donde había ejemplos de cultura no integrados, fueron desechadas, aludiendo cierto nivel de complementariedad entre opuestos.

(3) El poder de la permanencia de la teoría de la Integración del Sistema Cultural, a pesar de sus inconsistencias es atribuido a:

  1. La idea persistente de una mentalidad primitiva que no sería capaz de distinguir entre lo legítimamente correcto o no.

  2. Los detractores de esta idea, al tratar de demostrar que son lógicas coherentes a un nivel subyacente (pero no al nivel de los cotidiano, observable) contribuyen a dar a entender que son contradicciones más aparentes que reales.

(4) Una razón aun más abstracta que explica la longevidad del Mito consiste en atribuirle la sólida uniformidad del comportamiento, … a la lógica obligatoria del Sistema Cultural.  En otras palabras, la rutina, la repetición y la reproducción predominantes en la sociedad tradicional se interpretan como propiedades de una alta integración del Sistema Cultural. (38)

En síntesis una alta integración del Sistema Cultural se confunde de manera consistente con una alta integración Sociocultural. (38) (*Mi énfasis)

En otras palabras, se ve a la fuerza de la tradición como la fuerza del sistema de creencias tradicionales más que del modo de vida tradicional.  Por el contrario, yo sostendría que es este último el que promueve la uniformidad y continuidad en los patrones colectivos de comportamiento, en tanto es una ilusión atribuida a la vida tradicional decir que sus regularidades están orquestadas por un sistema Cultural englobador.  Se trata en cambio, de meras manifestaciones de una alta integración sociocultural.  Es decir, dado un ambiente relativamente estable, los individuos podían en gran medida vivir inductivamente desde contextos pasados hasta contextos futuros porque estaban embarcados en actividades inmutables.  Pero esto se debía a la estabilidad del contexto estructurado que promovía una alta integración sociocultural dado que las prácticas habituales seguían funcionado”, más que el hecho de que éstas quedaran a la fuerza en las redes de un sistema de creencias integrado.  Al contrario, debería aventurarse que fue precisamente este alto nivel de viabilidad de las prácticas, día a día y generación tras generación, el que creó una ilusión óptica acerca de la coherencia del Sistema Cultural y simultáneamente desalentó la explotación o exploración exhaustiva de sus contradicciones.(39)

(5) Hay cuatro efectos del Mito original:

1.       Una negativa a reconocer o adjudicar importancia a las inconsistencias dentro del Sistema Cultural.

2.       Falta de disposición a la presencia o ausencia de alternativas en el nivel Sistémico.

3.       Falta de disposición a admitir siquiera un ápice de diferenciación en la población.

4.       Un rechazo de toda condición susceptible de perjudicar la integración Sociocultural. (Págs. 40-47)

 

 

 Sigue en el Capítulo 2. “Fución Descendente”: Sobre Claves, Códigos y Cohesiones