UN NUEVO LIBRO DE JORGE FLORES CLERFEUILLE  
 

 

POR LUIS LABRÍN

Publicado en ElGong.cl el 25.12.2012 Aquí.

A poco andar de Labranza se encuentra la casa de Jorge. Tiene un estilo suizo que él mismo ha ido construyendo paso a paso, ladrillo a ladrillo y tabla a tabla.

Al llegar con el fotógrafo, tocamos su puerta que tiene como timbre una campana, lo bastante sonora como para que se escuche a 20 metros.

Nos saluda afablemente, con su estirpe caucásica, frondosa barba, de lentes gruesos pero mirada rápida. Con 66 años de edad lleva a su haber varios escritos y el libro “HISTORIAS Y CUENTOS DE LA FRONTERA”.

Antes de pasar a la entrevista nos sirve un enguindado que él mismo produce.

Luego, pasamos al segundo piso donde está su estudio. Sus manos manejan el computador con precisión mientras coloca música clásica.

Nos muestra el original de su nuevo libro “CUENTOS ONÍRICOS INFUNDIOSOS”.

  • Jorge, tu literatura es bucólica ¿lárica, digamos?

  • En realidad el primer libro sí, lo reconozco, pero éste, el segundo va más por el realismo fantástico social.

  • ¿Por qué el realismo fantástico social?

  • En realidad uno siempre tiene un sueño fantástico, pero insisto, tiene que tener una parte de realidad; pero decididamente fantástico.

  • ¿Surrealista?

  • Puede ser…

  • ¿Para ti qué es la literatura?

  • Es un oficio permanente y que me place como persona… (Aquí restriega sus manos gruesas de agricultor y mira el cielo raso de su buhardilla)…  Siempre quise escribir. De hecho escribo todos los días algo…

  • ¿Tu literatura es comprometida con alguna causa política, por ejemplo?

  • No tiene una finalidad política, en ningún caso, aunque no excluye lo social. Por ejemplo, los personajes los sacamos de la realidad… ¿no?... y quienes los leen y el que escribe es ciudadano.

  • ¿A qué escritores admiras?

  • Sin lugar a dudas a Juan Rulfo; también a Ciro Alegría y en Chile me quedo con Nicodemes Guzmán.  (A continuación vuelve al tema de la literatura),  literatura, aclarando… mira, son los sueños, las quimeras, los ensueños, que son verdades que están sucediendo, y aunque estén en los pliegues del inconsciente, no cabe duda que están en la memoria, y eso escribo yo, y ese es mi concepto más claro de mi literatura.

  • (Hacemos un alto, el fotógrafo toma algunos daguerrotipos y seguimos…)

  • ¿Para qué sirve la literatura, Jorge?

  • Básicamente para que el hombre entienda y desarrollo su imaginación. Para que, también, se atreva crear su propio mundo como hoy lo creo yo.

  • Para terminar, Jorge, ¿a quién dedicas tus libros?

  • Mi literatura se la dedico: primero, a los que me leen y a esas personas que se atreven a escribir.

  • Deseo que mis futuro lectores se den el tiempo para leer cada vez más. Esto va para los profesores también, ya que nada se haría por la literatura, sin que los profesores inciten a leer.

Terminamos,… no sirve leche asada, también cocinada por el mismo. Luego nos pilla una nubarrada y en su auto Kía nos va a dejar al paradero de Labranza.

Nos despedimos.

Hasta pronto Jorge… chao Tomás… chao Lucho… nos estamos viendo.     

Luis Labrín, Temuco, diciembre 2012. Un día antes del acabo de mundo.

 

Ya que Lucho dice que saqué daguerrotipos, va la foto en sepia.